Hoy

Petroleros: un día clave en la negociación con las empresas

Hoy retoman el diálogo en la conciliación obligatoria. Las petroleras se reunieron para llevar una posición al cónclave de hoy.

Los gremios petroleros de todo el país y las compañías nucleadas en la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) tendrán hoy otra cita en la conciliación obligatoria convocada por el ministerio de Trabajo de la Nación.

La reunión llega luego de una serie de indefiniciones en el contexto de esta negociación, luego de 20 días en los que ambas partes no acercaron posiciones.

Por un lado, las empresas reclaman una mejora del 30% en la productividad en las áreas de Vaca Muerta, como condición indispensable en un contexto de caída económica del país y el sector, para establecer condiciones que permitan recuperar los niveles de actividad.

Los sindicatos de la Cuenca Neuquina respondieron a esa demanda poniendo sobre la mesa un reclamo de recomposición vinculado a inflación pendiente de la paritaria del 2019: se trata de un pedido de aumento del 16,2%.

En la negociación que tuvo lugar la semana pasada las petroleras, de acuerdo a lo que informó el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, ofrecieron cancelar esa recomposición en tres cuotas, algo que fue rechazado en la mesa de negociaciones por la entidad sindical y el los Petroleros Jerárquicos, el otro sindicato con injerencia en Vaca Muerta.

En un primer momento, las compañías se habían negado a la aplicación de una suba salarial (los gremios pidieron también a Trabajo de Nación que habilite la paritaria del 2020; pretenden una suba del 43%).

Hay un frente político en el sector energético que también tiene incidencia en la mesa de negociaciones. Es un trasfondo de definiciones pendientes que juega aunque no esté en primer plano. Las empresas vienen mencionando a los sindicatos el contexto de incertidumbres en el sector como algo que afecta sus finanzas.

Por un lado, las grandes productoras esperan que el gobierno nacional anuncie el nuevo Plan Gas, el precio estímulo a la producción argentina. El secretario de Energía, Darío Martínez, sostuvo hace dos días que octubre será un mes importante para el nuevo plan para apuntalar la producción de gas.

Se trata de un nuevo valor para la producción interna de gas, golpeada por la falta de inversiones y un mercado argentino caracterizado por los cuatro meses con mayor consumo. La señal de precios llegaría en la forma de un aporte estatal que se inyectaría a la manera de un subsidio a consumidores.

YPF, la principal productora del país, dio una primera señal a los sindicatos. De hecho, nada de este diálogo se explicaría sin su rol central. En los últimos 15 días trajo nuevos equipos a las áreas de Vaca Muerta, donde es la principal desarrolladora.

Fue un compromiso que, en la etapa anterior a la conciliación, el CEO Sergio Affronti, había hecho público como una señal ante los pedidos de reactivación que realizan los sectores sindicales.

Como cuestión de fondo, al margen de un conflicto sindical, lo que está en juego en la mesa de negociaciones es el esbozo de un posible contexto en los niveles de actividad del futuro de corto y mediano plazo. Sobre todo en Vaca Muerta, que venía canalizando inversiones por entre 3000 y 5000 millones de dólares anuales hasta el 2019.

La industria viene de uno de sus peores semestres de la historia a nivel global. La cuarentena del coronavirus hizo estragos en los niveles de consumo de combustibles. En Argentina, eso impactó en que hoy, en el mayor momento de demanda luego de la expansión del COVID-19, se consuma el 60% de los combustibles respecto del último mes normal, marzo pasado. Esto, de acuerdo a los datos oficiales de las principales empresas refinadoras.

Sin las oportunidades de exportaciones, que llegaron en un momento al 40% de la producción provincial, el escenario doméstico habría sido todavía más duro.

Hoy unos 17 mil empleados permanecen en sus hogares. Las petroleras reclamaron reeditar el artículo 223 de la Ley de Contrato de Trabajo, que permite que estén suspendidos, con acuerdo de las partes, cobrando un sueldo parcial. El gremio que conduce Guillermo Pereyra sostuvo días atrás que solo lo aceptará en el caso de compañías que estén trabajando en las cuencas productoras.

Hoy desde las 14 ambos sectores vuelven a verse las caras. De no haber una definición, a pedido de las partes, podría haber una extensión de 5 días en los plazos de la conciliación.

En esta nota

Comentarios