petroleras

Petroleros: la conciliación tendrá capítulo 2

Los gremios de la Cuenca Neuquina tuvieron un primer encuentro en la órbita de Trabajo de Nación, luego de la amenaza de paro en Vaca Muerta la semana pasada.

La conciliación obligatoria para todos los gremios petroleros del país tendrá un nuevo capítulo, luego de la primera ronda de negociaciones que se realizó esta tarde bajo la órbita del ministerio de Trabajo de la Nación.

Las partes llegaban hoy a un nuevo ámbito de diálogo, luego de la convocatoria surgida sobre el final de la semana pasada, que logró poner freno a posibles medidas de fuerza en áreas productoras de Vaca Muerta, algo que había quedado latente después una negociación previa entre las petroleras y los sindicatos de la Cuenca Neuquina.

Según informó extraoficialmente el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, en el encuentro de hoy hubo una situación menos tensa.

Sin embargo, no hubo propuesta alguna de las empresas petroleras: los gremios con incidencia en Vaca Muerta reclaman una actualización salarial del 16,5%. Se desprende del acuerdo salarial que alcanzaron en el 2019. Plantean que se dispare una cláusula que implica una variación salarial atada a la inflación oficial desde entonces.

Los gremios la pusieron el reclamo sobre la mesa ante el pedido de mayor productividad que vienen realizando la petroleras, una condición sin la que no creen factible volver a niveles de actividad previos a los de la pandemia, una vez que haya condiciones en el mercado local, caracterizado por la caída de la demanda interna de crudo y la crisis de mercado y precios del gas en Argentina.

Como telón de fondo están miles de puesto de trabajo. YPF y el gremio de base firmaron un preacuerdo de reactivación, con distintos ajustes en los costos laborales, que permitiría incorporar paulatinamente a estos operarios a sus tareas en los yacimientos y bases.

Luego de la entrada en el tramo más duro de la cuarentena, unos 17 mil trabajadores quedaron en sus viviendas cobrando una proporción de su sueldo. Los gremios rubricaron dos acuerdos para sostener los empleos con los sueldos diezmados, en el actual contexto de crisis.

El último de ellos quedó sin efecto el 31 de agosto pasado. Desde entonces, ambas partes entraron un tira y afloje en el que también se juega en buena medida cómo serán las condiciones en el principal desarrollo energético del país en los próximos meses.

LEÉ MÁS SOBRE ESTE TEMA

Un diálogo para poder evitar el mal mayor

Pereyra: "No se asusten cuando los llenemos de paros"

En esta nota

Comentarios