gas

Los precios del gas neuquino no repuntan en pleno invierno

A través de la subasta de gas natural organizada por MEGSA, hubo 28 ofertas de las cuales 20 fueron de Neuquén. El precio promedio fue de u$s 2,54.

El Mercado Electrónico de Gas (MEGSA) realizó una nueva subasta de gas natural para el aprovisionamiento de gas natural destinado a la generación eléctrica durante agosto de 2020, a solicitud de Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA).

En esta oportunidad hubo 28 ofertas, de las cuales 20 fueron realizadas por productoras de Neuquén. El puñado restante llegó desde Tierra del Fuego y Santa Cruz. Entre todas sumaron un total de 26,7 millones de metros cúbicos. Una vez más se destaca el dato de la menor cantidad de interesados: en mayo fueron 32 ofertas, en junio alcanzaron las 29 y ahora fueron 28.

El precio promedio al que se vendió el gas fue u$s 2,53 el millón de BTU punto de ingreso al sistema de transporte. Es decir, se mantiene estable con relación al valor del mes pasado cuando el promedio fue de u$s 2,54 el millón de BTU. El gas puesto en el anillo del Gran Buenos Aires, que involucra el costo de transporte hasta allí, tiene un precio promedio de u$s 3.

Estos precios siguen siendo bajos para el desarrollo de proyectos en Vaca Muerta. En la industria consideran que tendrían que rondar los u$s 3,50 en boca de pozo para permitir el despegue de las áreas, para luego apuntar a un esquema de paridad con los precios intenacionales si el país fortalece su rol exportador. Estos planes ahora parecen lejanos por la pandemia, pero era un proyecto de visión para el shale argentino.

En pleno invierno, el abastecimiento sigue siendo motivo de preocupación. Las importaciones de GNL, principalmente de Qatar, contribuirán a paliar el faltante para el consumo residencial. La pandemia frenó la actividad y empujó hacia número negativos a todas las industrias, por lo que el consumo de las generadoras no sería elevado. Este contexto atravesado por el COVID-19 y la incertidumbre de la "nueva normalidad" afecta a la economía argentina.

Además, el golpe de la pandemia a la industria de los hidrocarburos hizo retroceder todos los planes de desarrollo de petróleo y gas. Recientemente se vio una mejora en la producción de crudo con la reapertura de pozos, pero significa levemente volver a bombear y no más actividad. Lo mismo para el gas, donde las operadoras empiezan a ponderar sus proyectos gasíferos a la vez que esperan la aplicación del Plan Gas 4.

El valor más bajo que se pagó el gas neuquino en la subasta de este jueves 23 de julio fue de u$s 2,55 el millón de BTU, en tanto que el más alto fue u$s 2,67.

En esta nota

Comentarios