trabajadores

Petroleros dice que 3000 trabajadores arreglaron su retirada

El gremio informó la cantidad de trabajadores que salieron de la industria durante la pandemia. El jueves vuelve la conciliación obligatoria.

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, afirmó esta mañana que unos 3000 trabajadores acordaron su renuncia con empresas y pymes del sector en el transcurso de la pandemia.

El número surge en medio de una tensa negociación que vienen manteniendo con las empresas del sector, a las que le reclaman una suba del 16,2%, mientras las compañías apuntan a mejorar las condiciones de productividad en los campos petroleros y gasíferos de Vaca Muerta.

El dato lo hizo conocer esta mañana el secretario administrativo de la entidad sindical, Marcelo Rucci, en una entrevista radial, algo que fue confirmado a +e por fuentes del sindicato.

Según se informó, el panorama proviene de los propios registros sindicatos y de los acuerdos que fueron homologados en Neuquén por escribanos que participaron durante los arreglos a los que arribaron empleados con empresas y pymes del sector hidrocarburífero.

La cifra da un tenor acerca del impacto de la crisis inédita en el nivel de actividad de toda la cadena de valor petrolera. Marzo fue el punto de inflexión para el actual ciclo de caída mundial, que en el país tuvo un impacto central en el desarrollo de las áreas shale, un motor económico para Neuquén y Argentina que había mantenido niveles de inversión en torno a 3000/5000 millones de dólares en los últimos cinco años.

A ese contexto su suma un escenario de un año de complicaciones en la macroeconomía que desalentaron inversiones en el sector energético.

En ese escenario, el gobierno nacional convocó a todos los sindicatos con representación en el sector a una conciliación obligatoria, que tendrá un nuevo capítulo el jueves próximo. En la última reunión las partes no lograron acercar posiciones.

La Cámara de Producción y Exploración de Hidrocarburos (CEPH), que representa a las compañías del sector, ofreció pagar en cuotas la suba del 16,2% de los salarios del sector, una variación que se desprende de la paritaria del 2019 que implica un actualización de los salarios según la inflación acumulada desde el último acuerdo.

Al mismo tiempo, las petroleras llevaron a la negociación su intención de reeditar el artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, que permite mantener dotaciones suspendidas a cambio de un sueldo parcial.

El gremio suscribió dos acuerdos de este tipo en el transcurso de la cuarentena. El secretario general de la entidad, Guillermo Pereyra, manifestó que solo aceptaría esta condición para el caso de empresas que no estuvieran produciendo, en medio de un reclamo que para las empresas normalicen la situación en los yacimientos.

En Argentina, el nivel de producción cayó durante la pandemia producto de la menor demanda de combustibles y derivados por la baja en la circulación de vehículos: los últimos datos de la cadena de refinación dan cuenta de un desplome promedio del 40% en el los combustibles en septiembre. Dicho de otro modo: se comercializa el 60% de naftas comparado con los niveles de la prepandemia.

Respecto a la negociación con los sindicatos, el gobierno hizo una convocatoria una vez que los gremios de Vaca Muerta, el conducido por Pereyra, y el de los Petroleros Jerárquicos, a cargo de Manuel Arévalo, amenazaran con ir al paro luego de que las petroleras declinaran otorgar, en un primer momento, la suba de la cláusula gatillo vinculada a inflación.

LEÉ MÁS

Las pymes están lejos de levantar cabeza en septiembre

Los siete equipos de YPF llegan en clave de ajedrez

En esta nota

Comentarios