regalías

Regalías: se estancaron los fondos del sector petrolero

Las provincias productoras reciben más fondos que en el peor tramo de la pandemia, pero hubo un leve freno mensual durante febrero.

Las regalías hidrocarburíferas que perciben las provincias productoras sufrieron una leve caída durante febrero, aunque se mantienen a los niveles previos a la pandemia. Neuquén fue una de las menos afectadas debido a los niveles de producción alcanzados por las operadoras en Vaca Muerta que impulsaron la obtención de los mayores volúmenes de petróleo de los últimos 15 años.

A nivel nacional, las regalías de crudo presentaron una leve desaceleración durante el segundo mes del año, al alcanzar los 91 millones de dólares y caer un 1,4% respecto de lo ingresado en enero, según datos de la consultora Aerarium a los que accedió +e. En términos interanuales, la caída fue del 2,7% (-2,5 millones de dólares).

Si bien los precios mantuvieron su tendencia alcista al superar los 54 dólares por barril, un 8,1% más en la variación mensual y 5,5% año a año, las cantidades extraídas cayeron un 8,5% respecto del mes previo (-1,2 millones de barriles) y un 7,4% a nivel interanual (-1 millón de barriles).

Medidas en pesos, las regalías se ubicaron en $8045 millones, un 1,7% más con respecto a enero. La suba se dio por el efecto de la devaluación del 3,1% de la moneda local, según explica la consultora. A nivel interanual la mejora fue 40,7%, es decir $2325 millones más, aunque estuvo por debajo de la depreciación acumulada del 44,5% en el tipo de cambio oficial.

Consolidando el resto de actividades, los ingresos por la producción de petróleo y gas de las provincias totalizaron en febrero 122 millones de dólares y alcanzaron su pico máximo desde febrero del año pasado, aunque cayeron un 0,1% si se las compara con el mes anterior.

“No obstante, tanto en moneda constante como en dólares, la dinámica sigue presentando tasas negativas (-4,5% y -7,1% interanual, respectivamente)”, destaca el informe de Aerarium.

En términos acumulados, en enero y febrero de 2020, las regalías ascendieron a $21.598 millones, un 29,8% por arriba del primer bimestre de 2020 (+$4,961 millones), aunque con variaciones negativas en moneda constante (-7%) y en dólares (-9,8%).

Yacimiento Petróleo Chubut.jpg

Neuquén y Chubut, las que menos sufrieron

Si se desagrega por jurisdicción, se observa que ninguna provincia mostró un crecimiento positivo en moneda constante. Chubut y Neuquén tuvieron mejores cifras, aunque la caída en términos reales fue del 1,7% y del 2,3%, respectivamente.

La pandemia de coronavirus hizo estragos en la industria hidrocarburífera, con la paralización en las actividades de perforación y terminación de pozos y una busca caída de la demanda, que obligó a almacenar petróleo y a cerrar varios campos productores, la mayoría en Vaca Muerta.

Para abril de 2020 la crisis era total, con una baja del 56% de las regalías petroleras (apenas 36 millones de dólares) con respecto a marzo, mes en que inició el aislamiento social.

El contexto hizo que la Casa Rosada decidiera salir al rescate de las provincias productoras a través del decreto que reinstauró el barril criollo en el mercado doméstico.

Pese a esa medida, en 2020, las provincias productoras perdieron ingresos por 557 millones de dólares en comparación con 2019. Recién en diciembre los ingresos comenzaron a recuperarse a niveles de la prepandemia, con la flexibilización más amplia en los niveles de restricción de las cuarentenas del coronavirus.

Zona Fernandez oro, Allen (4).JPG

El impacto en las finanzas neuquinas

las provincias productoras, durante la pandemia, quedaron más atadas que nunca al impacto de las regalías en sus cuentas. Tan solo Neuquén dependerá en el 2021, de acuerdo con el presupuesto provincial, en un 30% de los recursos que obtenga de la producción de crudo y gas.

El 29,9% de la masa de fondos que componen sus recursos implican los ingresos por producción de este segmento, unos 54421,6 millones de pesos, que son parte de los fondos totales que recibirán, en el orden de los 182.577,8 millones de pesos.

La estimación de los recursos implicó una mirada conservadora, signada por cierto grado de incertidumbre que sigue imponiendo el efecto del COVID-19 sobre la producción posible este año.

Por un lado, la demanda de combustibles parece estabilizarse en torno a unos 10 puntos porcentuales por debajo de los consumos de la prepandemia. Al mismo tiempo, queda por ver qué impacto tendrá la producción de gas, que podría comenzar a revertir el proceso de declinación durante el 2021, a partir del Plan Gas.Ar, un motor que se sentirá en los campos productores de Neuquén.

El país necesita revertir ese proceso de caída de la producción interna, ya que implicará una chance de girar más dólares al exterior, con el consiguiente impacto en la macroeconomía. Es lo que podría afianzar también los ingresos neuquinos.

En esta nota

Comentarios