petroleros

Acuerdo petrolero: tope salarial de 60.000 pesos

Las cámaras empresarias petroleras definirán por cuánto tiempo rige, si por dos o tres meses. El acuerdo es para el personal que está en cuarentena.

La negociación entre los sindicatos petroleros y las cámaras empresariales por la Fase 2 del acuerdo salarial en el contexto de la pandemia cerró los detalles económicos, mientras que el sector empresario se ponía de acuerdo en el tiempo de extensión de estos compromisos. En concreto, los trabajadores petroleros cobrarán lo mismo que en la Fase 1: básico, zona, diferencial de turno y una vianda. Sin embargo, el sindicato de base aceptó un tope para los salarios de $60 mil.

La videoaudiencia realizada en la tarde de este martes ultimó los detalles de la que podría denominarse Fase 2 del acuerdo salarial, el dinero que recibirán aquellos que deban estar en stand by por la baja de actividad petrolera, y que venía con negociaciones desde la semana pasada. Este acuerdo condiciona al acta firmada entre petroleros privados y la Federación de Cámaras de Empresas del Sector Energético (Fecene) el viernes último.

Desde el sindicato que conduce Guillermo Pereyra indicaron que hay 17 mil trabajadores en stand by en toda la Cuenca Neuquina, un volumen enorme de petroleros que no tienen actividad por el derrumbe de la industria ante la reducción de movilidad de la población para prevenir el nuevo coronavirus. El tope de $60 mil apuntaría a un sector de petroleros que sobrepasan ampliamente esa suma.

Si bien no es lo ideal, en el gremio entienden que no es el mejor escenario y van por garantizar los puestos de trabajo para cuando haya reactivación y los beneficios de obra social y salud, primordiales en estos tiempos donde el COVID-19 acapara la agenda en los segmentos políticos, económicos y sociales.

Las negociaciones del frente sindical fueron con la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) y la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE). Una de las novedades es que se aplicaría el pago a la organización sindical de parte de las operadoras, previsto en un 2% sobre los ingresos, para no desfinanciar los servicios que prestan los gremios a través de obras sociales y clínicas.

A las cámaras les quedó pendiente un tema clave: por cuánto tiempo se extenderá el acuerdo. Podría ser una extensión por dos meses más, igual periodo que la Fase 1, o por tres meses. Si bien la intensión del gremio a cargo de Pereyra era que sea hasta fin de año, terminó por proponer un plazo de tres meses y así “aguantar” la crisis sanitaria y los efectos de la pandemia en la industria hidrocarburífera.

En rigor, el acuerdo salarial es para todos los trabajadores que sean contemplados como stand by y reubicados a medida que se reactiven los equipos en los yacimientos. Según confirmaron fuentes sindicales, implicaría un salario equivalente al 60% de lo percibido en febrero, el ítém de zona, el diferencial de turno (que es un 33% extra sobre el básico) y una vianda (que ronda los 11 mil pesos). Sin embargo, queda ajustado al tope de 60 mil pesos por operario suspendido.

Las pymes de Vaca Muerta nucleadas en Fecene también firmarán el mismo acuerdo una vez homologado por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Según conoció +e, el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa perdió 158 millones de pesos por el acuerdo de abril y mayo, puesto que no se contemplaban los aportes que tienen que hacer las empresas de un 2% sobre los ingresos que van directo a la organización y sirve para sostener toda la estructura de servicios, incluidos los de salud con clínicas y los descuentos en los medicamentos, algunos al 100%.

LEÉ MÁS

Acuerdo petrolero: una suma fija y sostener los puestos

En esta nota

Comentarios