Mundo

Rusia marcó récord en petróleo y gas condensado

La producción llegó a su máximo nivel al cierre del 2019.

La producción de petróleo y gas condensado de Rusia alcanzó un máximo histórico de 11,25 millones de barriles por día (bpd) en 2019, superando el volumen récord de 11,16 millones de bpd anotado el año anterior, dijo el jueves en un reporte el Ministerio de Energía.

Las cifras muestran que Rusia continúa acelerando su producción de crudo y gas condensado a pesar del impacto de una crisis de petróleo contaminado el año pasado, que redujo la extracción y se sumó a recortes voluntarios de suministros en colaboración con un acuerdo global para sostener los precios del barril.

El ministerio no separó las cifras de producción de crudo y gas condensado, que se excluye de las cuotas de recortes de suministros según los términos del acuerdo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La producción de crudo ruso ha estado escalando en la última década gracias al inicio de operaciones de nuevos yacimientos y al uso de nuevas tecnologías en depósitos maduros.

En toneladas, la producción de petróleo y gas condensado de Rusia se empinó a 560,2 millones de toneladas el año pasado, por encima de las 555,84 millones de toneladas en 2018, ya que las firmas de energía más pequeña aceleraron su actividad de bombeo.

Según los datos, la producción de crudo y gas condensado de las empresas más pequeñas avanzó el año pasado en casi 3%, a 83,612 millones de toneladas, o 1,68 millones de bpd.

En diciembre, el bombeo total de petróleo y gas condensado del país se mantuvo en 11,262 millones de bpd, un aumento frente a los 11,244 millones de bpd de noviembre, según los datos del gobierno.

El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, ha dicho que espera que la producción de crudo y gas condensado del país se sitúe en entre 555 millones de toneladas y 565 millones de toneladas en 2020, el equivalente a entre 11,12 millones y 11,32 millones de bpd a una tasa de conversión de 7,33 barriles por tonelada de petróleo.

En esta nota

Comentarios