IEASA licitará y será el concesionario del Gasoducto Néstor Kichner

Desde el gobierno nacional indicaron que la empresa estatal e YPF aportarán parte del financiamiento y el resto provendría de las productoras que carguen gas. IEASA se quedaría con la concesión de transporte.

El gobierno nacional busca avanzar en la obtención del financiamiento del nuevo gasoducto troncal, denominado Presidente Néstor Kirchner, que permitirá potenciar el desarrollo de Vaca Muerta, cuyo crecimiento hoy se ve limitado por un sistema de transporte que se encuentra al límite de su capacidad. Ahora, la opción que se maneja es que la obra sea licitada por IEASA, quien sería la concesionaria y aportaría parte de los fondos para su concreción, junto con YPF.

Tal como alentó +e, para la Secretaría de Energía esta obra es prioritaria, pero se enfrenta al desafío de conseguir un financiamiento del orden de los 2.200 millones de dólares. El Gasoducto Néstor Kirchner iría desde Tratayén (Neuquén) hasta el sur de la provincia de Santa Fe, pasando por Salliqueló. Permitiría transportar 40 millones metros cúbicos diarios de gas adicionales y generar un ahorro de u$s 1.600 millones en divisas por año.

Una parte de los fondos provendrán de partidas del presupuesto nacional (u$s 530 millones) y parte de los ingresos del impuesto a las grandes fortunas (u$s 480 millones) que recibieron YPF y la estatal IEASA, según informaron fuentes del gobierno nacional al portal Infobae. La información indica que el resto provendrá de aporte de las productoras privadas interesadas en transportar gas. Los cargadores pactarían contratos libremente con IEASA. YPF tendría prioridad. Para manejar esos fondos se crearía un fideicomiso financiero.

El subsecretario de energía, Federico Basualdo, indicó a Infobae que “la inminente restricción de transporte de gas desde cuenca neuquina, limita la posibilidad de expandir las inversiones en Vaca Muerta, por sobre lo ya comprometido en el Plan Gas; por eso mismo se analizaron distintos proyectos de inversión en producción de gas en Neuquén y se llegó a la conclusión que es sumamente necesario invertir en proyectos de infraestructura para ampliar la capacidad de transporte desde Neuquén”.

federico basualdo.jpg

“De esta manera se aseguraría el cumplimiento del espíritu de la Ley de Aporte Solidario trabajando conjuntamente IEASA e YPF en el diseño del mejor proyecto de inversión, luego de tantos años de paralización del gobierno de Cambiemos en el sector, atrayendo conjuntamente inversiones de otros actores que acompañaran seguramente dichos objetivos en pos de mejorar y ampliar la capacidad de transporte del sistema en general”, indicó.

“IEASA aportaría los fondos que le corresponden por el aporte, y licitaría la construcción del gasoducto, siendo luego el concesionario de transporte una vez operativo el gasoducto”, agregó Basualdo.

El presidente de YPF, Pablo González, dijo que “la decisión estratégica del gobierno nacional de construir un nuevo gasoducto va en el camino correcto de generar previsibilidad y dotar de infraestructura la producción, en línea con el camino que se trazó a partir de la implementación del Plan Gas.AR”.

Pablo González _ YPF (en alta).jpg
Pablo González, presidente de YPF.

Pablo González, presidente de YPF.

Por su parte, el presidente y CEO de IEASA, Agustín Gerez, indicó que desde la empresa, “en colaboración con las autoridades del Poder Ejecutivo, buscamos recuperar el rol estratégico por el cual fuera creada en 2004, articulando con el sector privado las acciones que permitan un crecimiento genuino del sector energético. Es por ello que, el nuevo destino del aporte solidario al mejoramiento y creación de infraestructura resulta una herramienta esencial para la expansión y crecimiento del país con energía competitiva involucrando decididamente durante la obra a miles de trabajadores y a sectores madres de la industria como la construcción, siderurgia y metalurgia, utilizando de manera eficiente los fondos obtenidos en el marco de la ley 27065”, concluyó en sus declaraciones a Infobae.

De esta manera, parece estar descartado el financiamiento proveniente de China. A principios de año, el gobierno nacional firmó un Memorándum de Entendimiento con un consorcio de empresas de ese país, encabezado por Power China, que ya elaboraron los proyectos ejecutivos del proyecto.

Sin embargo, como informó +e, los tiempos de los chinos son más extensos que las necesidades de la Argentina, por lo cual esa opción ya venía quedando relegada.

Comentarios