gasoducto

Para Nación, el Gasoducto Néstor Kirchner es prioritario

La Secretaría de Energía rechaza la idea de construirlo en etapas. Demandará u$s 2.300 millones. El financiamiento chino se demora y Economía busca otras opciones. Con aportes del Tesoro y de IEASA habría disponibles u$s 600 millones para iniciar las obras.

La construcción de un nuevo sistema de gasoductos que apalanque el desarrollo de Vaca Muerta y permita al país ahorrar 2.000 millones de dólares al año es una cuestión estratégica para el Gobierno Nacional, que busca fuentes para financiar las obras que demandarán una inversión global de 3.300 millones de dólares.

Hay varios proyectos en carpeta que son complementarios, pero cuál se iniciará primero dependerá de la capacidad de los funcionarios de conseguir los fondos necesarios.

Según explicó el secretario de Energía, Darío Martínez, en diálogo con +e, la opción más óptima es la construcción del denominado Gasoducto Néstor Kirchner, que iría desde Tratayén (Neuquén) hasta el sur de la provincia de Santa Fe, pasando por Salliqueló. La obra demandaría unos 2.300 millones de dólares. Permitiría transportar 40 millones metros cúbicos diarios de gas adicionales y generar un ahorro de u$s 1.600 millones en divisas por año. En la Secretaría de Energía rechazan la idea de construir la obra en etapas, la primera hasta Salliqueló, porque anularía la posibilidad de inyectar gas en el sistema con el barco de GNL de Bahía Blanca.

Por lo tanto, el Gasoducto Néstor Kirchner se convierte en la opción más cara, y por ende más compleja de financiar. En busca de fondos para su construcción, el gobierno nacional firmó un Memorándum de Entendimiento con un consorcio de empresas chinas, encabezado por Power China, que ya elaboraron los proyectos ejecutivos del proyecto. Sin embargo, los tiempos de los chinos no son los mismos que los argentinos. En la Secretaría de Energía pretenden licitar la obra este año y el consorcio chino recién daría los primeros pasos a partir de 2022.

gasoducto region sur.jpg

Una segunda opción, menos costosa es la construcción de un gasoducto entre La Mora y Tio Pujio, que demandaría 800 millones de dólares y permitiría incrementar la capacidad de transporte en 12 millones de metros cúbicos diarios y ahorrar u$s 400 millones anuales en divisas.

Semanas atrás, el Gobierno Nacional modificó el presupuesto y asignó partidas para esas obras de transporte de gas.

Entre aportes del Tesoro y fondos que podría aportar IEASA a través del Impuesto a as Grandes Fortunas, la Secretaría de Energía contaría con unos 600 millones para iniciar alguno de esos grandes proyectos. El Ministerio de Economía está trabajando para obtener mayor financiamiento. No se descarta evaluar propuestas del sector privado.

"Tenemos que ir en camino de sustituir la mayor cantidad de importaciones y hacer un gasoducto o dos, y un sistema de almacenamiento. Son dos asuntos tanto estratégicos como prioritarios", afirmó Martínez a +e.

Este tipo de obras también están contempladas en el proyecto de ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas que el presidente Alberto Fernández enviará en los próximos días al Congreso.

La ampliación del sistema de gasoductos permitiría ahorrar 2.000 millones de dólares al año en divisas que se van para comprar GNL, gas de Bolivia y combustibles líquidos para la generación térmica. Sin embargo, conseguir 3.300 millones de dólares para financiar las obras no es tarea sencilla en el contexto macroeconómico del país.

En esta nota

Comentarios