financiamiento

Gasoducto: entre la urgencia y la falta de financiamiento

Para la Secretaría de Energía es prioritario construir todo el Gasoducto Néstor Kirchner (Vaca Muerta-Santa Fe) pero faltan fondos. Por ahora, hay disponibles unos u$s 600 millones de IEASA y de aportes del Tesoro.

La construcción de un nuevo sistema de gasoductos que apalanque el desarrollo de Vaca Muerta y permita al país ahorrar divisas por 2.000 millones de dólares al año es una cuestión estratégica para el Gobierno Nacional, que se enfrenta al complejo desafío de conseguir financiamiento para las obras que demandarán una inversión global de 3.300 millones de dólares.

Los técnicos de la Secretaría de Energía diseñaron un proyecto que incluyó un sistema de gasoductos sumado a obras para potenciar la capacidad de transporte e ir tras los objetivos de sustituir importaciones de GNL, reemplazar el uso de líquidos en las centrales térmicas de generación eléctrica, el declino de la producción de Bolivia, incrementar el número de usuarios, y potenciar las exportaciones de gas.

El denominado “Sistema de Gasoductos Transport.Ar Producción Nacional” está integrado por el nuevo Gasoducto Néstor Kirchner entre Tratayén (Neuquén) y el sur santafecino pasando por Salliqueló; la potenciación del Gasoducto Centro Oeste entre Tratayén y La Mora junto al nuevo Gasoducto La Mora-Tío Pujio; la ampliación del Gasoducto General San Martín; la reversión del Gasoducto Norte; la repotenciación y finalización del GNEA; el nuevo Gasoducto Mercedes-Cardales, otros tramos finales en GBA y en Ordoqui; y la repotenciación de la red hasta Uruguaiana.

Según explicó el secretario de Energía, Darío Martínez, en diálogo con +e, la opción más óptima para las necesidades de Vaca Muerta sería construir el denominado Gasoducto Néstor Kirchner, que llevaría producción desde el epicentro del desarrollo del shale hasta los grandes centros de consumo de Buenos Aires y el sur de la provincia de Santa Fe. La obra demandaría entre 2.000 y 2.300 millones de dólares. Permitiría transportar 40 millones metros cúbicos diarios de gas adicionales y generar un ahorro de u$s 1.600 millones en divisas por año, según los cálculos oficiales. En la Secretaría de Energía rechazan la idea de construir la obra en etapas, la primera hasta Salliqueló, porque anularía la posibilidad de inyectar gas en el sistema con el barco regasificador de GNL de Bahía Blanca para atender los picos de consumo de invierno.

Por lo tanto, el Gasoducto Néstor Kirchner se convierte en la obra de transporte más cara, y por ende más compleja de financiar. En busca de fondos para su construcción, el gobierno nacional firmó un Memorándum de Entendimiento con un consorcio de empresas chinas, encabezado por Power China, que ya elaboraron los proyectos ejecutivos. Sin embargo, los tiempos de los chinos no son los mismos que los argentinos. En la Secretaría de Energía pretenden licitar la obra este año y el consorcio chino recién daría los primeros pasos a partir de 2022.

Una segunda opción, menos costosa, es la construcción de un gasoducto entre las localidades La Mora (Mendoza) y Tio Pujio (Córdoba), que demandaría 800 millones de dólares y permitiría incrementar la capacidad de transporte en 12 millones de metros cúbicos diarios y ahorrar u$s 400 millones anuales en divisas.

Hace un mes, el gobierno hizo una reestructuración del presupuesto 2021 y destinó para lo que resta de 2021 y para 2022, nuevas partidas por el equivalente a 1.559 millones de dólares en obras de transporte y a 398 millones de dólares en obras de distribución de gas. El ministro de Economía, Martín Guzmán, está definiendo de qué fondos puede disponer y a qué obras destinarlos.

Según averiguó +e, entre aportes del Tesoro y fondos que podría aportar IEASA, recaudados a través de la ley que estableció el Impuesto a las Grandes Fortunas, la Secretaría de Energía contaría con unos 600 millones para iniciar alguno de esos grandes proyectos. El Ministerio de Economía está trabajando para obtener mayor financiamiento. Si bien no se descarta evaluar propuestas de empresas privadas, es difícil que ese sector pueda interesarse en ese tipo de inversiones por el complejo escenario macroeconómico que atraviesa el país. La falta de acceso al financiamiento externo obliga al gobierno encontrar soluciones locales.

“Tenemos que ir en camino de sustituir la mayor cantidad de importaciones y hacer un gasoducto o dos, y un sistema de almacenamiento. Son dos asuntos tanto estratégicos como prioritarios”, afirmó Martínez a +e. Este tipo de obras también están contempladas en el proyecto de ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas que el presidente Alberto Fernández enviará en los próximos días al Congreso.

La ampliación del sistema de gasoductos permitiría ahorrar 2.000 millones de dólares al año en divisas que se van para comprar GNL, gas de Bolivia y combustibles líquidos para la generación térmica. Pese al consenso que hay en el gobierno acerca de las ventajas económicas de las obras, conseguir 3.300 millones de dólares para financiar las obras no es tarea sencilla en el actual escenario.

> Tren Norpatagónico: otro proyecto clave que no tiene avances

Al igual que sucedió con el proyecto del nuevo gasoducto troncal desde Vaca Muerta, el Tren Norpatagónico es otra de las obras de infraestrucura claves cuya licitación fracasó en el gobierno de Mauricio Macri y que la actual administración intenta reflotar, aunque sin avances evidentes hasta el momento. En este caso, se reitera el interés de capitales chinos, pero por ahora los fondos no aparecen.

El proyecto del Tren Norpatagónico planea recuperar 664 kilómetros de vías del Ferrocarril Roca que conecta los puertos de Bahía Blanca con Añelo, tras atravesar las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Río Negro. Demandaría una inversión de 784 millones de dólares. Una de las interesadas en la obra es la empresa CMEC (China Machinery Engineering Corporation).

Permitiría transportar los insumos para la explotación de hidrocarburos desde el Puerto de Bahía Blanca hasta la zona de desarrollo de Vaca Muerta. En su camino de regreso, se podrán transportar derivados de explotación minera y productos de las economías regionales, los frutícolas.

> La producción presiona sobre el sistema

Cuenca neuquina, al límite. La producción volvió a crecer eeste año de la mano del nuevo Plan Gas. Se estima que para 2022 la capacidad de transporte quedará colmada.

Récord del shale. En julio se produjeron 64,9 millones de metros cúbicos por día de gas no convencional, la cifra más alta alcanzada en la historia de Vaca Muerta.

Más zonas con gas. La ampliación de gasoductos de transporte deberá ir acompañada de obras de distribución que permitan llevar el servicio de gas natural a amplias zonas del país que aún no tienen acceso a la red.

Nueva Ley petrolera. La Ley de Promoción a las Inversiones Hidrocarburíferas plantea un “Régimen Especial de Promoción para Proyectos de Exploración, Producción, Industrialización, Almacenaje y/o Transporte de Hidrocarburos”.

En esta nota

Comentarios