Energía

La energía nuclear se expande y abre un nuevo mercado

Fue una de las observaciones de Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Destacó el proyecto de reactores modulares que hace CAREM.

El sector de la energía nuclear sigue en expansión y es cada vez más importante en la matriz energética, consolidando su espacio y apoyando al suministro de electricidad al país. Se convierte así en una fuente de energía clave para Argentina, solo comparable con el salto que dieron las renovables.

Argentina, además de tener una historia de desarrollo nuclear, está trabajando en los reactores de baja potencia, que serán cada vez más demandados en el mundo, en especial en aquellos países que darán un salto de crecimiento como los de África.

Según datos oficiales, reportados por el Instituto Argentino de la Energía General Mosconi, en el período de los últimos doce meses corridos -desde octubre- la generación nuclear y renovable muestra un crecimiento positivo con una variación del 44,2% y 69,1% respecto de igual periodo del año anterior.

“Lo que estamos viendo es una consolidación del lugar de la energía nuclear en la matriz energética de muchos países. Hoy vemos una revalorización en la medida en que es una energía de carga inmediata y de enorme sustentabilidad y confiabilidad”, afirmó Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y diplomático argentino, en una disertación para el Programa de Estudios sobre Energía Nuclear e Innovación (Progeni) de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref).

“Estoy haciendo un esfuerzo importante porque el OIEA y, a través nuestro, la energía nuclear esté presente en los foros del cambio climático, cosa que era tabú hasta hace poco tiempo. La energía nuclear no era bienvenida, se la consideraba una energía sin futuro, una tecnología vieja, una cantidad de clichés que no tienen nada que ver con este mundo real que les estoy describiendo ahora, donde la energía nuclear empieza a aparecer como una alternativa interesante”, indicó.

Por último, Grossi destacó el futuro que tendrán los desarrollos nucleares como los reactores medianos y pequeños (SMR), donde la tendencia es la de construir reactores con una capacidad de potencia de 100 y 150 megas.

Así, se vuelven más accesibles desde el punto de vista financiero en espacios geográficos alejados de los grandes centros económicos.

En ese sentido, el referente de la OIEA se refirió al proyecto del reactor modular argentino CAREM.

“No somos los únicos, hay 70 proyectos de reactores medianos y pequeños. La gran ventaja que tenemos nosotros es que gracias a la gestión de varios gobiernos esto se está haciendo, se puede tocar, se ve, está ahí el CAREM”, describió en su presentación ante el Progeni.

Grossi apuntó que esta variante de reactores son los que más van a demandar los países. “Argentina tiene un nicho interesante y ha demostrado, en el caso de los reactores de investigación sencillos, que pudo ser competitiva y ganar licitaciones en todos lados. Los reactores medianos y pequeños son una vía tecnología muy interesante para el país”, concluyó.

En esta nota

Comentarios