Bulgaria

Bulgaria quiere reactivar el oleoducto transbalcánico

Las autoridades de Bulgaria negocian con Grecia para construir un oleoducto que transporte crudo desde el puerto de Alexandroupolis hasta el puerto de Burgas.

Bulgaria quiere reactivar un proyecto de oleoducto transbalcánico para garantizar el suministro de crudo a su única refinería del mar Negro, controlada por la rusa Lukoil, declaró el martes el presidente búlgaro, Rumen Radev.

Las autoridades búlgaras mantienen conversaciones con Grecia para construir un oleoducto de 300 kilómetros que transporte crudo desde el puerto griego de Alexandroupolis, en el mar Egeo, hasta el puerto búlgaro de Burgas, en el mar Negro, según Radev.

Bulgaria ha conseguido una exención de dos años de la prohibición de la Unión Europea de importar crudo ruso, impuesta a raíz de la invasión de Ucrania.

Sin embargo, el país del sureste del continente europeo necesita asegurarse suficiente crudo para mantener en funcionamiento su refinería del mar Negro, con una capacidad de 196.000 barriles diarios, una vez finalice la exención del crudo ruso en 2024, según representantes del Gobierno de Bulgaria. La refinería suministra más del 75% de los combustibles para el mercado local.

En 2011, Bulgaria abandonó por motivos económicos y medioambientales el proyecto de oleoducto, que entonces pretendía bombear hasta 50 millones de toneladas de crudo ruso al año a través de su territorio hasta Grecia. Su coste estimado entonces era de 1.000 millones de euros (1.080 millones de dólares).

"Hemos acordado con el primer ministro griego y con la presidenta griega reanudar de la manera más rápida posible el proyecto Burgas-Alexandroupolis, pero esta vez los suministros deben fluir de Alexandroupolis a Burgas", declaró Radev en un foro energético.

El suministro de crudo a la refinería búlgara del mar Negro podría complicarse debido a la congestión del estrecho del Bósforo, lo que convierte el proyecto de un oleoducto con Grecia en una opción atractiva y más rentable, según las autoridades.

Hay que recordar que el consumo de petróleo en Bulgaria depende por completo de las importaciones de Rusia y la única refinería del país balcánico funciona exclusivamente con crudo ruso.

“Bulgaria tendrá un párrafo separado en el acuerdo final, con una excepción para nosotros hasta finales de 2024. Se nos da la posibilidad de ajustar nuestra única refinería para que pueda funcionar con un crudo diferente al ruso”, declaró el primer ministro búlgaro, Kiril Petkov.

El problema del funcionamiento es tanto tecnológico como ecológico, ya que la refinería tendrá que ajustar sus instalaciones si pasa a funcionar con otros crudos y este proceso durará entre seis y doce meses, asegura el Gobierno búlgaro.

En esta nota

Comentarios