YPF

¿Cuánto aportan las socias de YPF?

Las compañías en asociación con la petrolera controlada por el Estado nacional en diferentes bloques de Vaca Muerta aportarán inversiones por u$s 1100 millones este año.

Vaca Muerta tiene su zona caliente liderada principalmente por YPF, pero para hacerse de tecnología y espalda financiera tuvo que sellar contratos con compañías de diversa índole, todas jugadoras de las grandes ligas a nivel global.

Todo empezó en Loma Campana, donde se unió a Chevron. En El Orejano está con Dow Chemical, en La Amarga Chica con Petronas y recientemente sumó dos grandes socias para reactivar Bandurria Sur, como lo son Shell y Equinor. Existe una “trinidad del shale oil” que la componen Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur (entre las tres produjeron 66.369 barriles por día en enero último).

Entre todas las socias de YPF en los bloques de Vaca Muerta, las inversiones para 2021 llegarán a u$s 1100 millones que se sumarán al desembolso de la petrolera controlada por el Estado nacional. El anuncio de YPF de inversiones para la provincia fue de u$s 1500 millones, por lo que junto al aporte de las diferentes sociedades la cifra asciende hasta los u$s 2600 millones.

Este fue el dato que aportó el CEO de YPF, Sergio Affronti, en la visita que realizó junto al presidente de la compañía a Añelo, donde además de inaugurar una estación de servicio se brindaron detalles de las inversiones y la puesta en marcha de 13 perforadores y cuatro sets de fractura.

Las asociaciones de YPF con estos gigantes han permitido el despegue del shale neuquino, al punto de convertir a Vaca Muerta en uno de los proyectos industriales más importantes del país y que está bajo la mirada del mundo.

YPF es la operadora con mayor peso en Vaca Muerta, más allá de que es una de las empresas más grandes del país. Sin embargo, en la industria es indispensable sumar tecnología para el desarrollo de los yacimientos.

En Vaca Muerta, la asociación con Chevron implicó traer a la Argentina “los secretos” de la incipiente industria del shale, que apenas tenía desarrollo en Estados Unidos y algo en Canadá.

En los últimos diez años, la industria hidrocarburífera en la Cuenca Neuquina vio evolucionar su curva de aprendizaje. Es así que hoy puede hablarse de un shale argentino o un shale neuquino, toda una industria con su propia impronta que incluso ha exportado soluciones a Estados Unidos.

YPF también participa en otros bloques como socio no operador, por lo que también se puede ver su participación junto a concesiones que administran otras empresas gigantes del sector como Total Austral, Pan American Energy o Pluspetrol.

Los pozos horizontales son más productivos por rama lateral que muchos de los que están en actividad en las formaciones Permian o Eagle Ford.

Pese a la coyuntura, con la crisis de la pandemia y los desafíos para encontrar mercados, Vaca Muerta se posiciona para exportar petróleo y gas (a países vecinos, en principio, como Chile y Brasil), además de satisfacer la demanda interna que será tan importante este año a medida que se pueda ir saliendo de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

torre loma campana.jpg

Socia desde los comienzos del shale gas

dow chemical.png

En el 2013, Dow Chemical firmó un acuerdo con YPF para el desarrollo de lo que sería el primer piloto de shale gas en Vaca Muerta, específicamente en el bloque El Orejano. A partir de 2015, las compañías renovaron el compromiso y avanzaron hacia el desarrollo masivo del área.

Dow Chemical trabaja en la Argentina desde 2001 y colaboró con empresas como Petrobas y Mega en la separación de gas, como parte de uno de sus principales negocios de la petroquímica. Es así que la compañía opera una planta dedicada a la separación de gas natural desde Loma La Lata, el yacimiento convencional más conocido de producción gasífera en Neuquén.

En el país, Dow Chemical cuenta con oficinas en la Ciudad de Buenos Aires, con una planta en la ciudad de Puerto General San Martín en la provincia de Santa Fe y tiene la administración del complejo petroquímico más grande de América Latina ubicado en la localidad de Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires.

De Malasia a Neuquén, con objetivos claros

Petronas.png

En 2018, YPF y Petronas, la empresa estatal de hidrocarburos de Malasia, firmaron el acuerdo para comenzar con el desarrollo masivo de La Amarga Chica. De esta manera, el bloque se convirtió en el tercer proyecto que YPF logró pasar a la etapa de desarrollo masivo, luego de Loma Campana (en la primera etapa en sociedad con Schlumberger y ahora con Shell-Equinor) y El Orejano (donde la asociatividad es con Dow Chemical).

El primer pozo no convencional realizado por esta sociedad en el área de shale oil fue en 2015, luego de firmar con la empresa de Malasia un memorando de entendimiento con las condiciones de la inversión en el yacimiento con objetivo en la roca Vaca Muerta.

La Amarga Chica está ubicada al noreste de Loma Campana, una zona de 187 kilómetros cuadrados con potencial para shale oil. Dada su cercanía y analogía geológica con Loma Campana, forma parte del conjunto de áreas consideradas como la “zona caliente de Vaca Muerta”.

El perfil inversor de la gigante de Noruega

equinor.png

Equinor, antes conocida como Statoil, es la empresa que controla el Estado del Reino de Noruega. La compañía nórdica es una de las mayores del mundo tanto en la explotación de petróleo y gas como en las inversiones en investigación y desarrollo de energías renovables. De hecho, en la Argentina tiene participación en un parque solar en San Juan.

En Bajo del Toro es socia de YPF, mientras que en Bajo del Toro este y Águila Mora Noreste son áreas con potencial en Vaca Muerta y que explora en conjunto con Gas y Petróleo de Neuquén (GyP), la empresa estatal-provincial que tiene en carpeta la autorización de su explotación.

Sin embargo, la gran apuesta de Equinor fue la asociación a través de una UTE con Shell Argentina para quedarse con el 49% de Bandurria Sur, uno de los tres bloques con más producción de shale oil de YPF que tiene la operación. Corría enero de 2020, previo a la crisis de la pandemia, cuando las tres compañías cerraron el acuerdo después de la salida de Schlumberger del negocio.

En el corazón de la formación Vaca Muerta

chevron.jpg

Chevron es la compañía socia de YPF más conocida por su participación en Loma Campana, nada menos que el mayor yacimiento de shale oil del país y uno de los que más petróleo aporta al país. YPF había sido recientemente renacionalizada, en concreto el 51% de las acciones pasaban a manos del Estado nacional y se expropiaba a Repsol.

La Argentina y su siempre compleja macroeconomía llevaron a buscar a Chevron, que esquivaba varios juicios ambientales en Ecuador y otras partes del mundo. Así se elaboró un andamiaje de empresas offshore para despistar a los fondos buitres que pudiera afectar tanto al país como a la empresa y que las inversiones llegaran a la roca de Vaca Muerta.

Chevron fue clave para traer al país los secretos de la incipiente industria de los hidrocarburos no convencionales.

Actualmente, además de su rol en Loma Campana tiene la concesión de El Trapial-Curamched, en Neuquén, donde también busca shale oil y gas.

Con la mirada puesta en la zona caliente

shell (1).jpg

Shell Argentina tiene la operación de las concesiones Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Bajada de Añelo en la provinca de Neuquén. Todas ellas ubicadas en la “zona caliente” de Vaca Muerta, cerca de otros bloques importantes como Loma Campana, el emblema del shale oil en la formación geológica.

No obstante, la angloholandesa tiene un rol destacado con YPF al asociarse con equinor para Bandurria Sur. Este bloque, gracias a las últimas inversiones realizadas tuvo un salto de producción: pasó de 125.500 barriles en 2016 a 2,6 millones de barriles acumulados en 2020, una suba del 2086% -las inversiones recientes son la clave de esta suba extravagante-. En cantidad de pozos shale, pasó de 8 a 28. Junto a Equinor exportó shale oil el año pasado a una refinería que tien la noruega en Dinamarca.

Shell también es una de las primeras empresas que comenzó la reactivación tras la crisis de abril del año pasado, con más movimiento de sets de fractura y perforadores.

En esta nota

Comentarios