Vaca Muerta

Vaca Muerta: las obras para dar el salto exportador

El petróleo de Vaca Muerta necesita inversiones en infraestructura en transporte y tratamiento para aprovechar el crecimiento de la producción y generar más exportaciones.

Los sistemas de transporte y de tratamiento de petróleo de la Cuenca Neuquina se ven presionados por el fuerte crecimiento de la producción de Vaca Muerta. La mejora del precio del barril, la apertura de mercados de exterior y la acelerada evolución de la eficiencia de las operaciones generan la necesidad de nuevas obras de infraestructura.

La extracción de crudo de Neuquén ya ronda los 190 mil barriles por día (bpd), la cifra más alta en 16 años; y el gobierno provincial estima que en 2021 cerrará en el orden de los 235 mil bpd, con lo cual durante 2022 se generarán mayores saldos exportables.

Una obra fundamental para aprovechar el potencial exportador de Vaca Muerta es la rehabilitación del Oleoducto Transandino SA (Otasa), cuyas tareas de reacondicionamiento fueron iniciadas por la empresa Oldelval (Oleoductos del Valle), en el lado argentino.

El ducto entre el yacimiento Puesto Hernández y la ciudad chilena de Talcahuano dejó de operar en 2006. Desde 2010, el oleoducto se utilizó de forma excepcional para almacenar crudo de YPF, que tiene la concesión hasta 2027.

Otasa y Oldelval firmaron un contrato para la inspección, adecuación y puesta en servicio del ducto, con el objetivo de abrir nuevos destinos para el petróleo de Vaca Muerta. Desde el gobierno neuquino buscan empujar la aceleración de los trabajos, que del lado chileno aún no se han iniciado y que en territorio argentino se vieron demorados por la pandemia. En la Gobernación consideran que es fundamental contar con el caño desde el próximo año para no retrasar inversiones en los principales desarrollos del shale.

Otasa permitirá exportar no solo hacia Chile, un mercado menor para el potencial de Vaca Muerta, sino hacia otros países desde el Pacífico. A partir del año pasado, el crudo de Vaca Muerta comenzó a conquistar el mercado de la costa oeste estadounidense, donde operan las principales refinerías de ese país.

Exportar por los puertos chilenos sería más competitivo que hacerlo -como sucede hoy- desde la terminal de Puerto Rosales, vía el estrecho de Magallanes, para llegar a EE.UU. por el Pacífico.

El ducto de Otasa tiene una capacidad de 113 mil barriles diarios y debe transportar el 30% de ese volumen para poder ser puesto en operación.

Oleoducto _ Loma-Campana - Lago-Pellegrini.jpg

Por otro lado, el principal oleoducto de la cuenca, la red de transporte de Oldelval que atraviesa cuatro provincias desde Rincón de los Sauces en el noroeste neuquino, y Plaza Huincul en el este, hasta Puerto Rosales (Punta Alta), ha sido reacondicionado en los últimos años para incrementar su capacidad. Aún cuenta con un remanente ocioso de más del 30% para hacer frente al crecimiento de producción de Vaca Muerta. Sin embargo, es necesario continuar su ampliación para alcanzar los 240 mil barriles diarios en el corto plazo y superar los 400 mil barriles en los próximos años y evitar el cuello de botella.

A su vez, serán necesario construir un nuevo loop entre las estaciones de bombeo de Medanito y Lago Pellegrini.

Mientras que las operadoras también tienen planificadas obras para transportar el petróleo crudo de los principales desarrollos de Vaca Muerta hasta el sistema troncal. Shell Argentina construirá un oleoducto desde Sierras Blancas que tendrá dos tramos: uno hasta Lago Pellegrini y otro hasta Allen.

Vista Oil & Gas proyecta otro ducto desde el yacimiento Borde Montuoso, en el área Bajada de Palo Oeste, hasta el sistema de Oldelval, que será operado por su subsidiaria Aleph Midstream.

SHELL CPF 3.jpg

> Plantas de tratamiento

En los próximos meses se sumarán obras de infraestructura que permitirán incrementar el tratamiento de crudo en la Cuenca Neuquina en unos 153 mil barriles diarios.

Días atrás, Shell inauguró una planta en Sierras Blancas con una capacidad de procesamiento de 30 mil barriles diarios.

En agosto, YPF pondrá en marcha una planta de tratamiento de crudo (PTC) en La Amarga Chica, con una capacidad de 50 mil barriles diarios, y otra en Bandurria Sur, para procesar 29 mil barriles.

Además, en septiembre, la compañía nacional tendrá lista la ampliación de la planta de Loma Campana, que sumará capacidad por otros 38 mil barriles diarios más. YPF también inaugurará, entre agosto y septiembre, cuatro baterías con una capacidad cada una de 18 mil barriles diarios.

A su vez, ExxonMobil pondrá en funcionamiento en septiembre una planta de producción temprana en Bajo el Choique y Los Toldos Sur I, de 6 mil barriles diarios de capacidad.

En esta nota

Comentarios