San Antonio

El origen de la crisis de San Antonio, la proveedora de perforadores de Vaca Muerta

La compañía de servicios petroleros atraviesa una delicada situación financiera. Solicitó un plan de alivio para saldar su deuda ante la AFIP.

Asediada por una crisis que arrastra desde hace tres años y una deuda de más de $2.800 millones con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), San Antonio Internacional, la principal empresa de servicios petroleros que opera en la Argentina, anunció a sus más de 3.400 empleados el pago de los haberes correspondientes al mes de octubre en dos cuotas.

A través de una nota interna, la compañía informó que “la crisis sin precedentes” que atraviesa desde el año pasado por la pandemia “está generando dificultades financieras que nos imposibilitan el pago de la totalidad de nuestras obligaciones”. El esquema adoptado para cumplir con los salarios consiste en un anticipo del 70% hoy jueves, en tanto "la compañía continúa realizando todos los esfuerzos posibles para acreditar el saldo restante durante la semana del 15 de noviembre”.

La compañía controlada por el fondo de riesgo Lone Star arrastra una complicada situación financiera que tiene su génesis en agosto de 2018, cuando el gobierno de Mauricio Macri congeló el precio del barril del petróleo en el mercado interno pro la brusca devaluación producida tras la derrota en las elecciones primarias de aquel año. La medida produjo un fuerte impacto en la actividad petrolera que perjudicó las operaciones de San Antonio Internacional.

San Antonio es una empresa clave en la industria, tanto en yacimientos convencionales como en Vaca Muerta. La firma presta servicios de equipos de torre, de perforación, workover y pulling. También brinda servicios que los pozos necesitan durante su etapa de terminación y mantenimiento, tales como cementación, estimulación y fracturas, entre otros.

San Antonio - Vaca Muerta 3.jpg

> La deuda

La crisis se acentuó durante 2020 luego de la paralización de gran parte de las operaciones de perforación y terminación de pozos por varios meses por el aislamiento social. De 86 servicios de torre que tenía en actividad antes de la pandemia, pasó a 16 y los servicios on call bajaron a cero. Ante esa situación, se vio obligada a reestructurar su deuda. Hoy tiene 3.400 empleados y 60 equipos en todo el país.

En una nota enviada al Ministerio de Trabajo de la Nación por parte del CEO de la compañía, José Edgardo Lorenzo, a la que accedió +e, San Antonio Internacional detalló que solicitó a la AFIP que le otorgue un plan de facilidades de pagos de 84 cuotas para refinanciar el saldo remanente de planes de pago con vencimientos en el corto plazo en concepto de impuestos y cargas sociales, por un total de $ 2.835.091.853.

La nota menciona que el proyecto de Ley de “Alivio Fiscal para Fortalecer la Salida Económica y Social a la Pandemia Generada por el COVID-19”, recientemente aprobado el Congreso de la Nación, posibilitará a San Antonio refinanciar únicamente el 60% del saldo remanente de sus planes de pago de corto plazo existentes al 31 de agosto de 2021, lo cual “no resulta suficiente para evitar el colapso”. La empresa señala que quedaría fuera una suma de $1.123.021.108 que no pueden ser refinanciados y deben ser pagados durante los próximos cinco meses.

perforador.jpg
Los petroleros lograron que los equipos incorporen más personal.

Los petroleros lograron que los equipos incorporen más personal.

> Sindicatos en alerta

El sector sindical de todo el país está en alerta. Los principales secretarios generales están en Buenos Aires para continuar las conversaciones con la perforadora. En la cuenca neuquina son 2000 los puestos de trabajo en vilo, de 3400 a nivel nacional, según indicó el dirigente Guillermo Pereyra. Buena parte del resto están en la Cuenca del Golfo San Jorge, que tiene la representación del sindicalista chubutense Jorge Ávila.

La compañía detalló que “por carecer de liquidez monetaria suficiente para atender la totalidad de las obligaciones comprometidas, el salario correspondiente al período mensual de Octubre del 2021 del personal dependiente de ambas compañías deberá ser abonado de la siguiente forma: El 70% a los 10 días del mes de noviembre; y el 30% restante en la oportunidad que sea posible”.

"Acá hay que encontrar cómo se sale de toda esta situación. Yo no estoy peleando que SAI siga, yo estoy peleando que me garanticen donde va a trabajar la gente”, sostuvo Ávila en declaraciones a FM La Petrolera de Comodoro Rivadavia. “No podemos pensar en estar quemando cubiertas para las Fiesta de Fin de Año, cuando tenemos un barril a 85 dólares”, definió.

En esta nota

Comentarios