producción

Nuevo derrumbe de las etapas de fractura en Vaca Muerta

La crisis del precio interno del crudo y la falta de certezas para el sector mantiene el freno en los yacimientos.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

Las etapas de fractura volvieron a derrumbarse en el primer mes del año, al alcanzar un piso de 346 en todo Vaca Muerta. La nueva caída se asemeja a uno de los peores registros de los últimos tiempos, con valores asimilables a 2017, un momento en que el shale transitaba su despegue.

El indicador es la principal referencia de los niveles de perforación en las áreas no convencionales y esta vez muestra un duro pantallazo de los yacimientos golpeados por la falta de inversión del último semestre, con el freno al precio interno del crudo como argumento para contener la inflación.

Al mismo tiempo, la falta de inversión en los yacimientos de gas, por la lógica del ciclo estacional del consumo interno, y la falta de inversiones, dibuja este escenario que ya tuvo impacto en el nivel de recaudación de regalías provinciales.

La caída en el nivel de actividad llega después de un repunte en diciembre pasado, cuando las principales operadoras habían sumado en total 537 etapas de fractura en conjunto. Esa levantada no terminó sosteniéndose.

De acuerdo a los datos del revelamiento realizado por NSC Multistage, en enero YPF volvió a erigirse como la petrolera con mayor actividad en la Cuenca con 179 realizadas. Vista Oil & Gas con 98 y PAE con 56 completan el podio de las que más actividad desarrollaron en el segmento no convencional. Se les suma Shell, con otras 13, para el total de 346.

Todas estas empresas registraron asimismo bajas respecto del mes anterior.

Los datos van en paralelo a los indicadores de producción que viene informando Neuquén, que alcanzó los 155.000 barriles de crudo, una suba que se explica por el rendimiento de pozos perforados en meses precedentes. Lo concreto es que, también, el gobierno provincial esperaba para el primer mes de este año 10.000 barriles más de crudo, una cuenta que había realizado antes de la baja de la actividad.

Por fuera del límite al barril de crudo vía precio de las naftas, las restricciones en la movilidad de divisas para las petrolera son un factor que para algunas fuentes sigue tallando, si bien el Banco Central de la República Argentina flexibilizó ese marco.

El futuro de corto plazo sigue sin ser claro, algo que todas la cuencas productoras están pagando en su conjunto. Otra variable de la falta de certezas se relaciona con la baja de una veintena de equipos en la Cuenca Neuquina y también el conflicto gremial originado por los telegramas de despido, frenados y en medio de una negociación que cuenta con la mediación del gobierno nacional.

En esta nota

Comentarios