Petronas

Petronas, un gigante malasio que pisa fuerte en Argentina

La compañía estatal tiene presencia en 40 países y pretende fortalecerse en América, con proyectos upstream y de GNL en Canadá, Argentina y Surinam.

Petronas será la aliada de YPF para el estudio y desarrollo en la construcción de una planta de licuefacción con el objetivo de exportar gas natural cruzando el océano Atlántico. Esta compañía es estatal, controlada por Malasia, y es una de las mayores del mundo en el sector hidrocarburífero, con experiencia en upstream y también en el gas natural licuado (GNL).

La alianza estratégica de Petronas con YPF comenzó en 2014 a través de su asociación en La Amarga Chica, uno de los yacimientos con más producción de shale oil de Vaca Muerta con un promedio de 40.000 barriles por día y 1 millón de metros cúbicos de gas por día.

Ese bloque productivo está dentro de la trinidad del shale oil de Vaca Muerta junto a otros dos operados también por YPF como son Bandurria Sur (junto a Shell y Equinor) y Loma Campana (con Chevron).

La producción neta de crudo de Petronas en La Amarga Chica tiene chances de salir por Puerto Rosales hacia clientes en todo el mundo, ubicándose como una de las empresas que más exporta petróleo en la provincia de Neuquén.

“La experiencia de Petronas en GNL integrado y yacimientos no convencionales agregará valor a la intención y la sinergia de ambas partes para explorar más oportunidades potenciales de GNL en Argentina, aprovechando los vastos recursos de gas no convencional de Vaca Muerta”, dijo tras la firma Datuk Tengku Muhammad Taufik, CEO de Petronas.

Además de este acuerdo, YPF y Petronas firmaron un memorando de entendimiento (MoU) para la colaboración en Argentina en la producción de petróleo, petroquímica y soluciones de energía renovable.

De las mayores del mundo

La empresa es considerada una de las nuevas “Siete Hermanas” (como se conocía a las mayores petroleras en tiempos de la Standard Oil): Petronas comparte ese podio con Saudi Aramco (Arabia Saudita), CNPC (China), Gazprom (Rusia), NIOC (Irán), PDVSA (Venezuela) y Petrobras (Brasil). Esta nómina la hizo Financial Times en 2008, excluyendo a Pemex por la caída de la producción en esa época.

La empresa malasia cuenta con una planta de GNL en Bintulu, en el estado de Sarawak, siendo uno de los complejos más grandes del mundo en una sola ubicación. Además, Petronas cuenta con dos instalaciones flotantes (para producir a partir de reservas de gas difíciles de alcanzar, mientras se encuentra en alta mar).

Petronas extiende sus negocios a Australia, uno de los países que empezó a jugar fuerte en el GNL incluso llegando a superar a Qatar en varias oportunidades. En Gladstone Island, este proyecto de Petronas es uno de los más importantes por los acuerdos comerciales que tiene la isla continente con clientes en la región Asia Pacífico, que es la mayor demandante de este tipo de combustible.

Otro de los activos de Petronas está en Egipto, con una estratégica ubicación a 90 kilómetros del río Nilo.

Con la mirada en América

Además de Argentina, Petronas está presente en Canadá con exploración de shale gas en la Columbia Británica. Allí también tiene como proyecto el diseño, construcción y operación de una planta de GNL.

Y como parte de su expansión en América, Petronas recientemente logró un pozo descubridor offshore en Surinam. La zona es cada vez más explorada por los importantes hallazgos y puesta en producción de ExxonMobil en Guyana en el subsuelo marítimo.

“Nos sentimos alentados por este logro y seguiremos enfocados en hacer crecer nuestra cartera internacional, especialmente en las Américas”, manifestó el vicepresidente de exploración de la compañía, Mohd Redhani Abdul Rahman.

Argentina GNL

La disparada de los precios del GNL por la invasión de Rusia a Ucrania, pero también otros inviernos en el Hemisferio Norte donde hubo valores altos, aceleraron esta propuesta, que siempre estuvo en la cabeza de referentes de la industria.

En otros tiempos, el objetivo era Asia, pero ahora el apetito por el gas está en Europa. Además de Argentina, otros países quieren buscar esos mercados. La industria local y la política tendrán que apurar el paso.

En esta nota

Comentarios