petróleo

Todas las miradas en el petróleo Brent

El alza de las últimas semanas del precio del petróleo del mar del Norte da buenas señales a los inversores. La pregunta sobrevuela a los mercados: ¿llegará a u$s 60 por barril?

El Brent es el petróleo del mar del Norte, en las costas de Noruega y Dinamarca. Les marca el ritmo a los mercados europeos porque cotiza en Londres y, al ser más estable que su par estadounidense, el WTI, es utilizado como referencial en buena parte de los países productores de América Latina, como la Argentina.

Después de la crisis más dura que tuvo que atravesar la industria de los hidrocarburos por la pandemia, en las últimas semanas el precio del petróleo tomó un camino alcista. De hecho el Brent, que en septiembre del año pasado luchaba para no caer por debajo de los u$s 40 por barril, gozaba esta semana de un precio de entre 55 y 56 dólares por unidad.

El valor podría llegar a los u$s 60 si quedan alineados algunos factores como un control de la segunda ola de COVID-19, el avance de los laboratorios con la vacuna o un incremento de la demanda de combustibles. No es ninguna locura llegar a estas conclusiones ahora, con todas las posibilidades tan cerca. Pero hacía unos meses estos pronósticos parecían formar parte de la imaginación más optimista.

Distintos bancos y financieras consideraban en nada menos que mayo de 2020 que en 2021 el precio se recuperaría hasta los u$s 50. Sin embargo, algo que nos enseñó el 2020 es a no apurarse a las planificaciones. Cualquier inconveniente que altere la demanda o que preocupe a las bolsas podría reducir algunos dólares el precio del barril del Brent.

Así lo vio recientemente una analista citada por Reuters. “Este retroceso del precio -por el jueves, cuando bajó 12 centavos-, aunque podría durar más de un día, no debería ser prolongado y violento”, dijo Tamas Varga, de PVM, a la agencia de noticias.

“El estado de ánimo optimista entre los inversores, junto con las señales positivas en el lado de la oferta y la demanda, están prestando apoyo”, señaló, por su parte, Commerzbank.

La voz más reciente fue la del ministro de Petróleo de Irak, Ihsan Abdul Habban, que espera un crudo en torno a los u$s 60 en el segundo trimestre del 2021, según dijo en una entrevista televisiva.

Mientras los gobiernos de Europa anuncian confinamientos por el coronavirus, en China se reportó su mayor avance diario de casos de COVID-19 en más de 10 meses. Sin embargo, hay empresarios que creen que la demanda mundial de petróleo se recuperará entre 6 millones y 6,5 millones de barriles por día en 2021.

Otra de las variables que se observa con atención es la evolución del stock de petróleo de Estados Unidos, que sirve de parámetro de cómo se mueven la industria y el consumo en el mundo. En tanto, China aprovecha a robustecer su almacenamiento: las importaciones de petróleo del gigante asiático tocaron un récord en 2020.

“Esto, junto con el aumento de la demanda de refinerías estatales, debería resultar en un gran aumento en las llegadas de crudo en enero-febrero con respecto a los niveles de diciembre”, explicó, en declaraciones a Reuters, Chen Jiyao, de China FGE.

Refinería de Francia.jpg

¿Una nueva shale revolution?: EE.UU. podría volver al ruedo, dice la OPEP

CHEVRON-PERMIAN.jpeg
Foto de archivo. Bomba de petróleo opera cerca de Midland, Texas, EEUU. 21 de agosto de 2019. REUTERS/Jessica Lutz.
Foto de archivo. Bomba de petróleo opera cerca de Midland, Texas, EEUU. 21 de agosto de 2019. REUTERS/Jessica Lutz.

El shale en Estados Unidos recupera algo de optimismo por el alza de los precios del petróleo. Es así que se espera que la producción crezca en la segunda mitad del 2021, de acuerdo con un reporte elaborado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Estados Unidos fue uno de los países que más fuertemente vio golpeada su industria petrolera, después de haber pasado por una shale revolution sin precedentes, con fuertes inversiones en las formaciones shale que tiene el país de América del Norte.

A fines de abril, ante las especulaciones de los mercados y la caída de la demanda -incluso con el cuello de botella en el stock de crudo-, el barril tipo West Texas Intermediate (WTI) llegó a venderse en negativo: -38 dólares.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar