petróleo

Las claves que llevaron al petróleo Brent a u$s 50

Era el pronóstico de varios consultores del mercado y entidades financieras. El 2021, con el antídoto contra el COVID-19, la demanda podría recuperarse.

El petróleo Brent superó la barrera de los u$s 50 dólares, después de varios meses de estar luchando entre los 35 y 45 dólares por barril. Mientras duraba la cuarentena en la Argentina, el gobierno nacional aplicó un "barril criollo" a 45 para contrarrestar la volatilidad del mercado internacional, sin embargo los pronósticos de muchos analistas terminó dándose en el cierre de la bolsa de Londres el jueves por la tarde.

A mediados de este 2020, el Bank of America consideró que el Brent, el crudo del Mar del Norte que cotiza en Londres, oscilaría entre 50 y 55 dólares hacia el 2021. Era el verano en el hemisferio norte, Europa veía una caída en los contagios. "Debería surgir un patrón de caída de los inventarios en la mayoría de las regiones cuando avancemos al segundo semestre de 2020”, apuntaba. Por su parte, Goldman Sachs pronóstico que el Brent en 2021 cotizaría a u$s 55.

En la Argentina, Daniel Gerold, una voz escuchada en la industria y director de G&G Energy Consultants, manifestó en una conferencia que 50 dólares era una posibilidad. Esto lo dijo en mayo, cuando el Brent peleaba por salir de la franja de los u$s 35 y después del desplome negativo del WTI. "Lo que viene es una industria menos ambiciosa que va a tener que atravesar adecuaciones de sus inversiones y activos", decía en el Energy Forum.

Un Brent a u$s 50 es clave para buena parte de los productores del resto del mundo, entre ellos la Argentina que utiliza ese referencial para su mercado interno. En particular para Vaca Muerta que con las chances de incrementar su producción también podría generar una cuota exportable, tal como ocurrió a mediados de año cuando varias compañías, entre ellas Shell y Pampa Energía, hicieron sus primeros envíos de un blend de Medanito con crudos shale.

Las campañas de vacunación en Europa, como la que aplica actualmente el Reino Unido con la propuesta de Pfizer, aceleró al resto de los países para que en enero empiecen con sus estrategias. En la Argentina, comenzarán con la Sputnik V de Rusia, aunque están sellándose acuerdos con otros laboratorios. Esto podría cambiar el escenario, reemplazando la "nueva normalidad" por una normalidad más parecida a la que teníamos previamente al COVID-19.

"El optimismo por las vacunas parece continuar ileso debido a las aprobaciones consecutivas que están obteniendo las fórmulas y al despliegue más rápido de lo que se pensaba de las primeras campañas en mercados clave", dijo Paola Rodríguez-Masiu, analista de Rystad Energy.

Oil Barrel _ 1.jpg

Los prometedores resultados de ensayos clínicos de vacunas ayudaron a levantar los ánimos del mercado, afectados por el creciente número de infecciones y muertes de coronavirus en todo el mundo.

Aún así, el stock de crudo almacenado es algo que miran de cerca los mercados. Un fuerte aumento de las existencias de petróleo la semana pasada en Estados Unidos sirvió como recordatorio de que aún hay abundantes suministros disponibles en el mercado, aunque el informe fue pasado por alto por inversores con fuertes posiciones alcistas en energía.

Es por eso que el sector comercial de almacenamiento de petróleo de China, que emergió como un comprador clave en medio del desplome de los precios del crudo a comienzos de este año, está definiendo planes para crecer de nuevo en 2021, respaldando un nuevo auge de las importaciones. "En vista del lucrativo negocio de almacenamiento en 2020, todos intentarán mejorar su capacidad de guardar petróleo", dijo Liu Yuntao, analista en China de Energy Aspects.

A partir de ahora, habrá reuniones mensuales donde se irá fijando la política petrolera del grupo conformado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia. Pese a que en dimensión se trata sólo una modesta reducción de sus recortes al bombeo -500 mil barriles diarios es lo que produce la Argentina-, los operadores esperan una disminución del abundante stock de crudo que presionan al mercado.

Previamente, el grupo de países exportadores y sus aliados, principalmente Rusia, aplicó un recorte del bombeo de 9,7 millones de barriles por día entre mayo y julio, nada menos que el 10% del consumo mundial. La pandemia le daba un fuerte golpe al sector. "Nuestra industria está sangrando", llegó a decir Mohammad Sanusi Barkindo, secretario general de OPEP.

PETROLEO-OPEP-ARGELIA.jpeg
Imagen de archivo del logo de la OPEP antes de una reunión informal de los miembros del grupo en Argel, Argelia. 28 septiembre 2016. REUTERS/Ramzi Boudina
Imagen de archivo del logo de la OPEP antes de una reunión informal de los miembros del grupo en Argel, Argelia. 28 septiembre 2016. REUTERS/Ramzi Boudina

Los precios del petróleo bajaban el viernes, aunque estaban en vías de cerrar una sexta semana consecutiva de ganancias.

Ante los movimientos de OPEP+ y las señales expuestas en esta nota, el precio del petróleo Brent alcanzó el jueves su punto más alto desde marzo. Este viernes, la apertura de los mercados lo vio a partir de u$s 49,99 y en alza, en una de sus mejores semanas del año. Las estrategias para enfrentar al COVID-19 dan esperanzas a los inversores de una recuperación de la demanda a lo largo de 2021.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar