offshore

Disponen los beneficios impositivos para el offshore de Tierra del Fuego

Las inversiones petroleras quedarán eximidas de impuestos nacionales y tasas a las importaciones. Se beneficiará el proyecto offshore Fénix de Total, PAE y Wintershall DEA.

La Secretaría de Energía dispuso hoy que los nuevos emprendimientos hidrocarburíferos de Tierra del Fuego entrarán dentro del Área Aduanera Especial (AAE) de dicha provincia, que exime del pago de impuestos nacionales a las actividades además de quitar las tasas a las importaciones, con el objetivo de fomentar el desarrollo de nuevos proyectos e inversiones.

De esta manera, se hará viable el proyecto offshore Fénix, que sumará 10 millones de metros cúbicos diarios de gas por parte del consorcio integrado por Total, Pan American Energy (PAE) y Wintershall Dea, y que tendrá una inversión de unos 700 millones de dólares.

A través de la resolución 625/2022 publicada hoy en el Boletín Oficial, la Secretaría especificó qué tipo de proyectos se contemplan dentro de dicho régimen, que exime, entre otros tributos, del Impuesto a las Ganancias.

En mayo de 2012, con el objetivo del lograr el “autoabastecimiento de hidrocarburos”, se quitaron los beneficios impositivos y aduaneros previstos en el Régimen Especial Fiscal y Aduanero de la Ley 19.640 para las actividades de producción de gas y petróleo en Tierra del Fuego.

Dichos beneficios fueron reinstaurados en 2018 para los nuevos emprendimientos en el área a través del Decreto 1049 para “fomentar el desarrollo de nuevos proyectos e inversiones tendientes a incrementar la producción de petróleo crudo y gas natural".

Otro motivo para su reinstauración es la presencia en el territorio de la Cuenca Austral, en la cual se desarrolla una importante producción de gas.

No obstante, la decisión nunca entró en vigencia plenamente ya que para su aplicación se necesitaba especificar qué se define como “nuevos emprendimientos hidrocarburíferos”.

En el decreto de hoy se dispuso que como “nuevos emprendimientos” se considerará a aquellos con una inversión mínima de US$ 250 millones en un plazo máximo de cuatro años o de US$ 10 millones para el mismo plazo en áreas situadas costa adentro.

Del mismo modo, se contemplarán a aquellas inversiones que revisten la “incorporación y el desarrollo de reservas con la construcción de nueva infraestructura productiva, la ampliación de la capacidad de producción, compresión y tratamiento de plantas existentes o la instalación de nuevas plantas para el acondicionamiento necesario para el transporte y comercialización de la producción de petróleo y gas”.

También se considerará inversiones en infraestructura de transporte de hidrocarburos líquidos y/o gaseosos, incluyendo la licuefacción o regasificación de éstos.

Además, todos los proyectos que produzcan hidrocarburos costa afuera deberán recibir tratamiento o acondicionamiento integralmente en Tierra del Fuego, aclara la normativa.

Las inversiones deberán cumplir uno o más de todos estos requisitos, según señala la reglamentación, y las mismas serán evaluadas por la Secretaría de Energía que se expedirá acerca de su categorización dentro del régimen.

En esta nota

Dejá tu comentario