flowback

La gestión del agua de flowback de Vaca Muerta

El volumen de agua utilizada en operaciones como el fracking creció en sintonía con el aumento de la producción. Las operadoras pueden tratar esos fluidos para su reúso en otra actividad o inyectarlos en alguno de los 163 pozos sumideros.

El crecimiento de la producción de hidrocarburos por el boom de explotación de Vaca Muerta está provocando en simultáneo un aumento de los residuos, entre ellos el agua de retorno o flowback. En concreto, estos desechos están identificados como el agua que viene con los hidrocarburos o aditivos químicos propios de la industria y que debe atravesar un tratamiento previo antes de su disposición final.

Para el período entre mayo de 2021 y abril de 2022, las empresas generadoras que tienen operaciones en yacimientos dentro de la provincia del Neuquén han declarado el envío a plantas de tratamiento de residuos especiales un total de líquidos contaminados (agua con hidrocarburos y flowback) del orden de los 140.000 m3. Es decir, unos 389.000 litros diarios.

Los datos corresponden a las estadísticas de monitoreo y control que tiene la Subsecretaría de Ambiente de Neuquén y a las que accedió +e. Allí se describe también que la empresa con más residuos contaminantes es la que más producción tiene: YPF acapara el 35,7% de la generación de flowback.

set de fractura fracking.jpg

El agua que utiliza la industria petrolera es principalmente para el fracking (en mayo se hicieron un total de 1180 etapas de fractura). Al regresar, esa agua puede ir a una planta de tratamiento externa o a un pozo sumidero, pero también está la posibilidad de darle un tratamiento interno para su reutilización tanto para fracturar otros pozos como para implementarla en un proyecto de recuperación secundaria (una técnica ampliamente empleada en los pozos maduros con muchos años de explotación).

Las compañías tienen esas opciones para gestionar el agua de retorno, siempre atadas a su disponibilidad de infraestructura y características del yacimiento. Algunas optan por la inyección a un pozo sumidero (hay 163 de ellos en las distintas concesiones de la provincia), pero en los casos de exploración, donde el desarrollo de las facilities es poco elevado, puede llevarse la carga en camiones hasta alguna de las plantas de tratamiento.

En producción de flowback, a YPF le sigue Shell Argentina con el 16,4% del total, Tecpetrol con el 13% y EMEA con el 10%. Más atrás están Pampa Energía (7,1%), Pan American Energy (6,3%), Pluspetrol (3,5%), TotalEnergies (3,4%), Vista (1,8%) y Phoenix Global Resources (1,4%). Completan la tabla de productoras Capex (0,7%), Chevron (0,5%) y Wintershall Dea -en enero dejó de ser operadora en la cuenca- (0,2%).

Las plantas autorizadas

Cuando el fluido ingresa a las plantas de tratamiento, es sometido a procedimientos que tienen que ver principalmente con la incorporación de productos estabilizantes, la separación de diferentes fases y, de esta forma, el control de los parámetros que se persigue.

Alcanzado esto, el proceso final puede incluir una eliminación de la fase acuosa a través de la evaporación en piletas o mediante el proceso de lavado de gases de hornos para tratamientos térmicos, así como también su utilización para controlar la dispersión de material particulado en humectación de celdas o su devolución al generador para que, en cumplimiento de lo establecido por el Decreto 1483/12, defina su gestión.

En función de los acuerdos comerciales de cada empresa operadora o concesionaria, las aguas contaminadas son enviadas a los puntos de tratamiento autorizados. En el período mayo 2021-abril 2022 se registraron un total de 4800 viajes realizados por diversos transportistas autorizados, entre el punto de generación y los sitios de tratamiento.

planta de tratamiento de residuos vaca muerta comarsa.jpg

El 46,5% de estos residuos van a Treater, el 20,4% a Indarsa, el 12% a SAN y el 11,1% a Comarsa, de acuerdo con los datos del informe de la cartera ambiental neuquina.

Los pozos sumideros

Para los casos en que el generador implemente la inyección en pozo sumidero, esa información queda registrada en el Manifiesto Electrónico de Residuos Especiales (MERE), un mecanismo de la Provincia que permite acceder a la trazabilidad y el destino de esa sustancia.

El permiso de vuelco del flowback a los pozos sumideros, que generalmente van a la base de la formación Centenario (que opera como una suerte de “esponja”, de acuerdo con sus características geológicas), lo otorgan la Subsecretaría de Hidrocarburos y la Dirección de Recursos Hídricos.

De los 163 pozos sumideros vigentes en la provincia de Neuquén, YPF tiene 71 en sus diferentes bloques productores, pero todas las principales empresas del shale neuquino tienen su pozo habilitado por la autoridad ambiental.

> Glosario

  • Flowback: el fluido que retorna luego de fracturar y cuando el pozo es puesto a fluir. Está constituido por el agua inyectada más los retornos de tapones rotados, cemento, agente sostén y fluido de fractura degradado.
  • Agua de producción: el agua de formación más el agua que se pudo haber inyectado en procesos de estimulación o de recuperación asistida y que es traída a superficie cuando se producen hidrocarburos.
  • Agua de formación: agua entrampada en las formaciones. Como ha estado en contacto con el reservorio por largo tiempo, ha alcanzado un equilibrio físico-químico de minerales y de gases disueltos a la presión y temperatura.
  • Pozo sumidero: instalación destinada a inyectar agua residual en formaciones que poseen las condiciones de entrampamiento estructural y de roca sello, imposibilitando su vinculación con las aguas subterráneas dulces.

En esta nota

Comentarios