Equinor

Shell y Equinor exportan 470 mil barriles desde Vaca Muerta

Se trata de la segunda venta desde junio. Es shale oil del área Bandurria Sur, donde ambas petroleras adquirieron posiciones en enero pasado.

Shell y Equinor realizaron su primera exportación de crudo desde el área Bandurria Sur, sobre la formación Vaca Muerta. Se trata de 470 mil barriles de petróleo, que tienen como destino una refinadora de la empresa noruega en Dinamarca.

Es el segundo envío de crudo desde la Cuenca Neuquina desde junio pasado, en plena pandemia del coronavirus, con el mercado interno cruzado por la misma crisis que atraviesa a toda la industria petrolera mundial. La operación, confirmada hoy por Shell Argentina, había sido anticipada por +e la semana pasada.

Ambas empresas, de este modo, comienzan a obtener réditos desde el área en el que se habían asociado con YPF en enero de este año, al adquirir sus actuales posiciones. Esa operación marcó el récord del precio por acre en la industria shale argentina.

Shell y Equinor son socias en bloque operado por YPF, cada una con el 30% de participación.

Bandurria Sur forma parte del corazón de los no convencionales neuquinos, y es catalogada dentro de la industria petrolera argentina como una de las áreas que podrían impulsar un incremento de la producción del país.

Se trata de un tramo de la formación Vaca Muerta de características similares a las de Loma Campana, el principal desarrollo de shale oil de América Latina, segunda área productora del país.

En Junio, un grupo de petroleras logró realizar ventas en el exterior equivalentes al 20% de la producción neuquina de ese mes.

Esa primera tanda de exportaciones que concretaron Pampa Energía, ExxonMobil, Tecpetrol, Vista Oil & Gas y Petronas fue por un total de 850.000 barriles.

Shell y Equinor ahora realizan entre ambas una venta al exterior por el equivalente al 50% de ese primer envío.

Para las productoras la salida al exterior es una opción en las actuales condiciones de precio de cotización del Brent.

La franja de cotización por encima de los 40 dólares por barriles les permite atenuar el impacto de los descuentos, en torno a los diez dólares en total, que se aplican por el rendimiento del shale oil, lo que se suma a los gastos de transporte, impuestos y otras variables.

En medio del derrumbe global del mercado que caracteriza el actual ciclo iniciado a fines de marzo, para algunas compañías es un paliativo que les permite tener ingresos en una coyuntura con excedentes de producción.

Tanto Shell como Equinor, dos gigantes mundiales del sector, son de las empresas que se mostraron más ambiciosas en los dos últimos años al sumar acres a su plan de negocios en Argentina, a la espera de las condiciones macroeconómicas que permitirían la continuidad de sus planes de inversión.

Por caso, el presidente de la anglo-holandesa, Sean Rooney, se había manifestado a favor de apostar a Vaca Muerta, cuando en 2018 anunció el pasaje a desarrollo masivo de los bloques Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Coirón Amargo Sur Oeste.

Lo que llegó después no colaboró en casi nada para que pudiera acelerar en esas áreas.

Sin embargo, ahora junto a Equinor concreta la segunda operación desde Vaca Muerta en dos meses, en un área más cercana a las instalaciones tempranas de tratamiento de crudo y de transporte para así comenzar a obtener resultados sobre su inversión de inicios de este año.

En esta nota

Comentarios