entrevista

Sean Rooney: "Hay que hacer de este escenario una oportunidad"

El presidente de Shell Argentina habla del barril congelado y lo que viene. Cree en sumar esfuerzos entre todos los actores de la industria para hacer sustentables a los no convencionales del país.

Por Fernando Castro

El presidente de Shell Argentina trata de mirar hacia adelante: la empresa es una de las que más apuesta al futuro del shale de Vaca Muerta, y en un año en el que se aprestaba a acelerar con tres desarrollos masivos en Cruz de Lorena, Sierras Blancas y Coirón Amargo Sur Oeste, se encontró con el contexto nacional de freno a la producción de crudo.

En diálogo con +e, Sean Rooney, que asumió al frente de la compañía en octubre de 2018, ofrece algunas claves de lo que considera trascendente como para tener en cuenta cuando el contexto político tienda a generar mejores condiciones y para el futuro del shale en Argentina.

–¿Cuál es el camino de salida para todo lo que pasa en Vaca Muerta con el freno al precio interno del Brent?

Tenemos que transformar el escenario actual en una oportunidad. Analizar el impacto que este contexto tiene sobre nuestros proyectos, nuestros equipos, las personas que empleamos y contratamos, y sobre las áreas donde desarrollamos nuestras actividades. Y preguntarnos si es eso lo que queremos para Vaca Muerta o si podemos hacer algo mejor. A partir de ese aprendizaje vamos a poder llegar conjuntamente, entre todos los actores de la cadena energética y las autoridades, a una solución que nos permita regresar a un entorno más competitivo. Nadie tiene la solución mágica de cómo hacerlo, tenemos que participar todos en ese debate y en esas decisiones.

–Hacia el futuro, ¿cuáles deberían ser las prioridades de una política energética? ¿Y en qué ámbitos debería darse ese debate?

Vaca Muerta es una oportunidad única para la Argentina y para el desarrollo energético argentino. Tiene el potencial de generar miles de empleos, millones de barriles de producción, miles de millones de dólares de inversión en los próximos años. Pero eso solo vamos a lograrlo si están dadas las condiciones para hacerlo, y esas deben ser las prioridades de una política energética. Entre otras, tener un marco institucional y regulatorio estable y previsible, un entorno fiscal competitivo y sostenible, más y mejor infraestructura, disponibilidad y acceso de servicios y bienes intermedios de la cadena de valor y desarrollo de talentos e innovaciones tecnológicas.

–¿Está de acuerdo con la necesidad de un gran acuerdo para Vaca Muerta como se reflotó en los últimos días por la situación que generó el decreto 566?

Lograr el desarrollo de Vaca Muerta que todos queremos va a requerir acuerdos constantes. Tener las condiciones que se necesitan para alcanzar ese desarrollo es tan necesario como mantenerlas. Y para eso necesitamos tener siempre canales de diálogo abiertos e intentar buscar siempre el consenso. Cada actor puede tener opiniones e intereses distintos en torno a diferentes temas. Es lógico que suceda. Pero todos tenemos que estar de acuerdo en que el objetivo es lograr el pleno desarrollo de Vaca Muerta. Si nos ponemos de acuerdo en torno a eso, la respuesta a cada situación será siempre debatirla y llegar a soluciones que beneficien a todos.

En esta nota

Comentarios