ENERGÍA

El abastecimiento de energía: ¿Estamos preparados para afrontar el invierno?

En el ingreso del periodo más frío del año, el Gobierno se vio favorecido por la menor dependencia de Brasil al gas de Bolivia. El GNL sigue siendo el gran dolor de cabeza.

Argentina ingresó en el periodo del año más frío del año, otra vez cruzando los dedos para que el clima no complique las cosas. En el verano, la ola de calor puso al límite el sistema eléctrico, y en el invierno, la demanda de gas para consumo y para generación serán los indicadores a tener en cuenta. A las complicaciones macroeconómicas propias del país, con la falta de dólares, se combina la incertidumbre internacional por la invasión de Rusia a Ucrania que disparó los precios de la energía, en especial el gas natural licuado (GNL).

La encargada de las importaciones de GNL es Energía Argentina (ex Ieasa). En lo que va del año, la empresa estatal compró 31 barcos para abastecer el invierno. La Secretaría de Energía estimó en 70 los barcos, pero el escenario internacional revirtió las proyecciones y se buscaron alternativas, entre ellas el uso de gasoil, que terminó resultando más barato cuando el millón de BTU a escala global superó los 100 dólares. El precio promedio obtenido fue de alrededor de 28 dólares.

Daniel Gerold, director de G&G Energy Consultants, calculó una balanza comercial energética negativa del orden de los 4700 millones de dólares. Fundación Capital, consultora creada por Martín Redrado, estableció en 6300 millones de dólares el rojo energético.

El déficit superará los 5000 millones que podrían ingresar extraordinariamente del campos por los mayores precios de los cultivos. Las exportaciones del propio sector oil & gas, según el Indec, significaron 4306 millones de dólares en 2021. La provincia de Chubut es la mayor exportadora dado que su crudo Escalante generó 1400 millones de dólares, mientras que el Medanito de Neuquén recién empieza a consolidarse en el comercio exterior.

Brasil: lluvias y electricidad

Un golpe de suerte con Brasil ocurrió en los últimos meses. La mejora de la hidraulicidad, después de una feroz sequía, llenó los embalses, por lo que el vecino país no requirió gas de manera extrema, tal como se evaluaba en el peor escenario. Eso favoreció a que Bolivia brinde gas a Argentina y, por su parte, Brasil enviará energía eléctrica.

Las importaciones llegan casi a 2000 MW/hora a través de la conexión entre las conversoras Garabí I y II de Rio Grande do Sul, y de la Subestación Rincón Santa María en Corrientes. El acuerdo, con la mediación de la embajada argentina, se alcanzó entre el Ministerio de Economía argentino y el Ministerio de Energía brasileño.

“Por el lado de la demanda, el Gobierno está en manos de la meteorología: de las lluvias en Brasil, donde ya tuvo suerte, y de la temperatura para este invierno”, dijo Mauricio Roitman, consultor en economía y energía, ante la consulta de +e.

A nivel doméstico, la bajante en las represas es otro tema que preocupa de cara a abastecer el sistema eléctrico, algo que llevó a extender por 180 días la emergencia hídrica en la cuenca del río Paraná. Sin embargo, la Secretaría de Energía indicó que la bajante no provocaría un estrés para el sistema eléctrico en general.

Fortín de Piedra _ Tecpetrol.jpg

El gas local y el boliviano

Los envíos de gas de Bolivia a Brasil se redujeron un 30% para entregárselo a Argentina. El gobierno de Luis Arce acordó con Alberto Fernández el suministro en invierno al mercado argentino 14 MMm3/d, con posibilidad de ampliar hasta 18 MMm3/d. YPFB celebró que el precio cerrado con Argentina es más alto que con Brasil (el gobierno argentino no reveló claramente el valor que pagó).

En abril, la producción de gas natural en el país llegó a 127 millones de metros cúbicos por día (MM m3/d), un aumento interanual del 12%. El segmento no convencional tuvo una enorme participación: fueron 67 MM m3/d los que vinieron principalmente de Vaca Muertay en menor medida de otras formaciones como Agrio (tight gas). El desafío argentino consiste en pisar el acelerador con las obras del nuevo gasoducto, que conectaría en un primer tramo a Tratayén con Salliqueló, para incrementar la producción desde Neuquén y aprovechar los recursos que están en Vaca Muerta.

“La asistencia del barco en Bahía Blanca cubre lo que no viene del sur, por el declino de la producción, y lo que no puede sumar Vaca Muerta por las restricciones de transporte”, explicó Roitman. “Creo que puede haber idas y vueltas en algunas semanas puntualmente muy frías, pero la situación no es tan negra como se preveía en enero último”, añadió.

torre alta tensión buenos aires.jpg

El problema económico

En el diálogo con este medio, Roitman apuntó que los mayores problemas que tiene el Gobierno son netamente económicos: en dólares y en pesos. “En dólares porque se necesitan para importar GNL y combustibles líquidos; y de pesos porque de alguna manera esas importaciones y el Plan Gas están en dólares, y como las tarifas no se actualizaron, salvo para transportistas y distribuidores, entonces eso te genera mucha emisión monetaria”, señaló.

El Instituto Argentino de la Energía General Mosconi indicó que los subsidios energéticos acumulados a marzo de 2022 fueron de $305,4 millones, un aumento del 190% respecto a igual periodo de 2021. Quien lidera estas transferencias es la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) con $ 265,3 millones (el 87% de los fondos ejecutados). Y Energía Argentina se lleva $21,2 millones, que fue un crecimiento del 66,9% respecto de igual periodo anterior.

Gas - Importaciones de Argentina con Bolivia.jpg

> Cammesa: deudas millonarias y subsidios

El esquema tarifario del servicio de electricidad, que está en discusión por la quita de subsidios y la prometida segmentación, tiene un lado B preocupante: las enormes deudas de las principales distribuidores.

Las deudas suman 333.000 millones de pesos, y la gran mayoría paga en forma parcial y con atrasos. La lista de morosas la encabezan Edesur y Edenor, que adeudan algo más de 135.000 millones.

Darío Lucca, presidente de CALF, dijo a +e que la cooperativa tiene su deuda regularizada. “Cuando CALF en la pandemia no pagó, enseguida le hicieron una demanda e intentaron iniciarle un juicio. Y acá hay grandes empresas que deben mucho más dinero del que en su momento debía CALF y no las demandan”, apuntó.

> Plan Gas: la producción para generación

Desde la implementación del Plan Gas.Ar, el Mercado Electrónico del Gas (MEGSA) empezó a realizar subastas para que los productores pongan sus excedentes a disposición de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), que requiere del recurso para abastecer a sus centrales.

Las subastas tradicionales quedan desiertas dados los mejores precios en dólares de la versión vinculada al programa de incentivos nacional.

No obstante, fueron apenas siete ofertas (cinco de ellas de productoras con yacimientos en Neuquén, una en Tierra del Fuego y otra en la provincia de Santa Cruz) las que constaron en el concurso de precios para abastecer entre el 30 de mayo y el 12 de junio, con un total de 9,3 MM m3/d a un precio máximo de 4,57 dólares el millón de BTU.

En esta nota

Dejá tu comentario