Economía y Petróleo

El fin del barril congelado arrancó con una suba del 5% de YPF

Es el incremento que aplicó la principal productora del país. Las petroleras y las refinadoras negocian hace días la salida de las restricciones al precio. El rol de la compañía nacionalizada será central en los aumentos.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

Finalmente, llegó el famoso día 91, el día D para la industria petrolera y en particular para el sector shale, paralizado desde hace tres meses. A primera hora YPF dio a conocer un incremento de sus combustibles del 5%.

Desde hoy, las negociaciones entre las petroleras y las refinadoras darán lugar al nuevo precio del crudo que se produce en Argentina. Es una clave del futuro: esa en que el petróleo de Vaca Muerta puede cifrar una posibilidad para el país, si bien el principal problema será destrabar la llegada de inversiones ante la incertidumbre económica.

YPF tendrá un rol central en la formación de precios, ya que produce el 60% de los combustibles. El incremento que fijó para sus productos será un parámetro para el resto de las refinadoras y para el crudo comercializado localmente.

En la etapa previa, el crudo Brent interno congelado había provocado un freno en las inversiones de la Cuenca Neuquina y un alejamiento de los precios de los surtidores respecto del camino a valores de equilibro que se buscaban.

El decreto de necesidad y urgencia 566 del gobierno de Mauricio Macri estableció un techo para el petróleo tipo Brent (u$s 59) y una cotización del dólar debajo del oficial ($45,19). La fórmula buscó frenar una suba de combustibles y una escalada de precios en la canasta básica. Nación, presionada por las petroleras y las provincias productoras, flexibilizó luego ese marco hasta alcanzar la actual cotización de $50 por cada dólar para el sector petrolero, aunque con el mismo precio para el barril. Desde hoy ese contexto no regirá más. Por lo que el precio de comercialización del barril será el pactado entre las petroleras y las refinadoras.

Las fuentes consultadas en los dos últimos días sostienen que el crudo podría llegar a comercializarse en los próximos días en la brecha de 53 a 56 dólares. Tal como lo informó +e el 2 de noviembre pasado, el descongelamiento del precio tendrá lugar, pero resta saber cómo será el camino del traslado de ese nuevo valor a los surtidores.

Es decir: cómo actuará el aumento del crudo en el precio de los combustibles, ya sin el freno del DNU.

Fuentes consultadas prevén subas de entre el 5% y el 9% en una primera escala, con posibles nuevos incrementos el mes que viene en la etapa previa de la asunción del gobierno de Alberto Fernández.

Como parámetro: YPF, la principal productora de naftas y petróleo del país, mantiene una brecha en torno al 17% respecto del precio al que debería comercializar sus naftas sin intervención estatal. Esta mañana dio a conocer un incremento del 5% en sus combustibles en todo el país, que es el primer indicio alcista luego de la nueva liberación del mercado.

El rol de la petrolera controlada por el Estado nacional será central en la conformación de precios en lo que viene. En buena media, es el actor que determina el tenor de los aumentos y al que miran el resto de las empresas de combustibles para fijar sus precios, ya que no podrían aplicar variaciones mucho mayores si es que no quieren ver afectado su segmento del mercado.

Como trasfondo, la producción y el ritmo de inversiones. Están íntimamente ligados. Neuquén lo sabe como pocas provincias productoras. Ya perdió unos 600 millones de pesos en regalías, por el precio a la baja en la venta de crudo.

En uno de los indicadores cruciales del nivel de producción en Vaca Muerta, las etapas de fractura en los pozos horizontales de las áreas en producción de crudo bajaron un 50%. Y de acuerdo al día que se tome, hubo en los dos últimos meses entre 9 y 15 equipos perforadores menos en actividad.

Con todo, la principal preocupación a la hora de las inversiones se vincula al futuro. El Brent congelado fue central, es verdad. De hecho, las principales productoras de crudo siguieron los pasos de Vista Oil & Gas que fue la primera en ir a la Justicia Federal para cuestionar el DNU del gobierno nacional. Lo hicieron dos meses después, marcando sus reparos y exhibiendo la medida de lo que no esperaban que continuara y ahora empieza, en principio, a disolverse: el freno a los precios internos.

Ahora la incertidumbre pasa por saber cómo hará el gobierno de Fernández, cuyos referentes para el sector energético proponen un marco jurídico para atraer inversiones, pero sin dejar en claro cómo harán para destrabar las restricciones al manejo de divisas, aspecto central para mover la aguja de capitales para Vaca Muerta.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar