adenda

Rucci: "No vamos a retomar las negociaciones por la Adenda"

Para el referente del sindicato, a partir de ahora deberían regir las condiciones del convenio colectivo tanto para los convencionales como para Vaca Muerta.

Marcelo Rucci fue tajante: “No vamos a retomar las negociaciones por la Adenda”. En los últimos días, en el marco de las recorridas y asambleas en los yacimientos, el actual secretario administrativo del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, había deslizado que las negociaciones con las operadoras y las empresas de servicios habían llegado a un punto de no retorno. Consultado por +e, el dirigente que aspira a suceder a Guillermo Pereyra en la conducción señaló que a partir de ahora solo aceptarán para toda la actividad las condiciones del convenio colectivo de trabajo.

Rucci señaló que el régimen laboral para la industria del shale en Vaca Muerta “es un tema superado”. Y apuntó: “No vamos a retomar las negociaciones por la Adenda. Entendemos que fue un momento de aprendizaje y que está superado”.

Aquella curva de aprendizaje es la que viene construyéndose hace más de diez años en Vaca Muerta con la adenda, la búsqueda de tecnología y las mejoras de eficiencia para la producción de petróleo y gas no convencional.

“Resultó que, con el paso del tiempo, los compañeros no solamente han entendido sino que también han superado los récords de perforación o de etapas de fractura”, aseguró Rucci ante la consulta de +e en la inauguración de consultorios y una farmacia del sindicato en Plottier.

La curva de aprendizaje está completa, según el análisis del ex intendente de Rincón de los Sauces. A mediados de julio, Pereyra y Rucci se reunieron con autoridades de la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) y de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) para definir los lineamientos de la nueva Adenda Vaca Muerta.

Fracking - Set de Fractura 3.jpg

La discusión entre el sindicato y las cámaras entró en un callejón sin salida a mediados de julio, después de un encuentro en Neuquén.

No obstante, las negociaciones no llegaron a buen puerto dadas las diferencias entre las compañías y el sindicato -y dentro de la propia industria- sobre el número de trabajadores que deben componer una dotación para los equipos de perforación y los sets de fractura de Vaca Muerta.

“Nosotros nada más pretendemos que se normalice todo como corresponde y que los compañeros vuelvan y ocupen los puestos que tienen que ocupar. Es una cuestión de sentido común, si hace cinco o cuatro años nosotros hacíamos tres o cuatro facturas por día con 13 personas, hoy estamos superando récords mundiales de más de 12, entonces cae de maduro que se necesita más gente”, repasó el secretario administrativo.

“En algunas operadoras encontramos una fuerte resistencia, de algo que no entendemos, porque no tiene una explicación lógica”, sostuvo Rucci. “En las últimas reuniones que tuvimos, no hubo una predisposición de negociación, hubo una imposición. Nos hemos sentado en cada mesa a la que nos han llamado pero justamente son mesas de negociación, no de imposición”, enfatizó el candidato a sucesor de Pereyra para las elecciones del gremio.

Y es justamente el contexto electoral del sindicato que está metiéndose en la negociación por la Adenda Vaca Muerta. Ya con una fecha para los comicios, el próximo 20 de octubre, en el frente gremial está pensando en cómo se concretará la transición, dando por descartado que triunfaría Rucci.

“Nosotros tenemos un convenio colectivo de trabajo, y eso representa a todos los trabajadores, no necesitamos de la Adenda. Necesitamos que se creen puestos de trabajo en la provincia y que se les dé posibilidades a los neuquinos,”, argumentó Rucci.

En sintonía a esta postura, el sindicato petrolero firmó el año pasado el Acuerdo 223 Bis -las suspensiones con reducción de sueldo- por la pandemia del COVID-19. Luego, con YPF firmó el Acuerdo de Sustentabilidad y Empleo que mantenía las suspensiones un tiempo más hasta que empiecen a verse resultados alentadores en materia de producción.

Este es quizás uno de los puntos que el sindicato expone con más fuerza: los petroleros pusieron el hombro en las malas y ahora, ante un mejor escenario, quieren recuperar actividad, empleos y poder adquisitivo.

loma-campana-2.jpg

> Claves de la discusión por Vaca Muerta

1. La discusión por la Adenda Vaca Muerta llegó a la ciudad de Neuquén a medidados de julio, cuando el sindicato y las cámaras empresariales tuvieron un plenario que finalmente no terminó con un acuerdo. Si bien parecía que en los días siguientes habría novedades con respecto a la nueva adenda, en agosto se confirmó que el gremio no está dispuesto a firmar.

2. El eje de conflicto principal estaba en el número de operarios que deben integrar un equipo de perforación y los sets de fractura. Si no hay adenda para la actividad de Vaca Muerta, los petroleros consideran que debe volverse al convenio colectivo para los yacimientos convencionales.

3. Con los números de producción de petróleo y de gas en alza en toda la industria, y particularmente en Neuquén, para los petroleros la “curva de aprendizaje” llegó a su nivel más alto y que Vaca Muerta puede continuar con estos indicadores sin la necesidad de reducir costos en la actividad de la industria del shale a través de un régimen especial.

En esta nota

Comentarios