importaciones

Las trabas a las importaciones jaquean herramientas claves para Vaca Muerta

Uno de los problemas más urgentes son la falta de herramientas de geonavegación, fundamentales para la perforación de los pozos de Vaca Muerta. Las compañías de servicios no pueden acceder a los dólares ni al Canal Verde para importar. Tampoco hay oferta mundial de sets de fractura.

Las trabas a las importaciones por la sequía de dólares del Banco Central ya afecta a las operaciones de Vaca Muerta. La preocupación crece en el sector, a medida que se incrementan las dificultades para acceder a repuestos y equipos.

Uno de los problemas más urgentes son la falta de herramientas de geonavegación, fundamentales para el seguimiento en tiempo real durante la perforación de los pozos shale, que permiten guiar los trépanos con precisión quirúrgica.

Ernesto Díaz, vicepresidente para Latinoamérica de la consultora Rystad Energy, señaló a +e que ese es uno de los obstáculos críticos en la actualidad, junto con la dificultad de conseguir sets de fractura y equipos de perforación.

A las empresas de servicios no les conviene traer esas herramientas por la liquidación oficial del dólar. Además, sucede que para cuidarlas de posibles roturas, y ante la falta de acceso a los repuestos importados, las operan de forma más lenta, por debajo de su eficiencia óptima.

Mientras que con los sets de fractura el problema radica en la falta de oferta a nivel mundial. En Vaca Muerta hay 8 equipos de ese tipo en operación, y se necesitarán entre uno y dos más para hacer frente al crecimiento de la actividad esperado por las operadoras del próximo año.

“No hay sets de fractura en Estados Unidos porque las empresas fabricantes son pocas y controlan el mercado. En los últimos años perdieron plata o ganaron poco y ahora controlan el precio. Armar esos equipos cuesta entre 15 y 20 millones y se requieren inversiones”, explicó el consultor.

Díaz señaló que se espera que la oferta de sets de fractura crezca hacia la segunda mitad de 2023. Pero el mercado argentino es ínfimo comparado con Estados Unidos donde hay 330 equipos, 300 de ellos en actividad, sumado a las trabas en las importaciones por la falta de dólares.

“En Argentina varias operadoras están pensando en armar sus empresas de servicios”, indicó el vicepresidente para Latinoamérica de Rystad Energy. “No les va a quedar otra que asociarse con fabricantes en Estados Unidos, invertir y traer los sets ellas mismas, ya sea para operarlos a través de sus propias empresas o para que lo operen las grandes compañías de servicios especiales”.

En cuanto los equipos de perforación, ante los 35 que hay activos en Vaca Muerta, se estima que para 2023 se necesitarán unos 3 o 4 más. “Hay disponibilidad, habría que buscar en Latinoamérica, no habría problemas si se despeja el acceso a los dólares, algo que debería pasar”, dijo Díaz.

Una de las grandes dificultades para el sector es que el Canal Verde para facilitar las importaciones que habilitó el ministro de Economía, Sergio Massa, sólo funciona para las operadoras y no para las compañías de servicios ni pymes. Las empresas de servicios no tienen autorización para sacar dólares para la compra de repuestos, y entran en incumplimiento de contratos, lo que conlleva cortocircuitos con las operadoras.

En esta nota

Dejá tu comentario