Vaca Muerta

"Hay una vuelta al mercado interno en Vaca Muerta"

Gonzalo Echegaray es economista y asesor en CEIPA, estima que la recuperación de la actividad petrolera será lenta. Habrá una apuesta fuerte al gas.

Por Adriano Calalesina - adrianoc@lmneuquen.com.ar

La pandemia vino a poner una manto de impredecibilidad a una industria petrolera que ya estaba en problemas, exactamente después de las PASO de 2019, cuando se implementó el congelamiento de los combustibles, algo que generó un sacudón a los planes de inversión que tenían algunas multinacionales en los desarrollos masivos de Vaca Muerta.

Gonzalo Echegaray es economista local y asesora a la Cámara Empresarial Industria Petrolera y Afines del Neuquén (CEIPA), y desde ese lugar intenta llevar datos y análisis para el sector de empresas neuquinas que espera señales urgentes de una recuperación, en pos de salvar el empleo en la región, hoy jaqueado en dos meses difíciles.

—¿Se reactiva la industria en algún momento. Qué expectativa hay adelante en la pospandemia, con los empresarios que están hablando. Hay panorama sombrío o no sobre Vaca Muerta??

Lo que hay es una reactivación lenta, estamos pensando en 90 o 120 días, para septiembre y para fin de año recuperar ente el 80 y 90 por ciento de la demanda de hidrocarburos, que va a relacionarse con el mismo nivel de actividad. Lo qué si esperamos es un cambio en la industria y en los principales jugadores, donde YPF, a partir de los anuncios de las reducciones del capex (capital expenditure en sus siglas en inglés, inversiones y gastos en bienes de capital) del 20 o 30 por ciento por parte de las empresas multinacionales, lo que se espera que eso sea la gran parte de la reducción de la actividad, respecto a julio de 2019. Y que, además, a partir de las restricciones del movimiento de divisas internacional, que se ve en mayor medida, si la renegociación de la deuda no sale bien.

—Una oportunidad también para reforzar lo interno.

Probablemente vamos a concentrar los niveles de actividad en petróleo y en gas, en empresas de capitales argentinos. Eso es lo esperable.

—¿Qué expectativas se generaron en el sector sobre este anuncio sobre el nuevo Plan Gas, teniendo en cuenta la demanda estacional y la ventana del crudo que será de lenta recuperación?

Sí, hay expectativa y es fuerte porque atiende los vaivenes de la demanda cíclica que tiene que ver con el gas domiciliario e industrial. El Plan Gas es recuperar el incentivo, porque parte de la reducción de la actividad que habrá en el petróleo sea recuperada por el gas, que entendemos que también YPF esta vez va a ser un beneficiario de este plan. Seguramente la empresa va a tener un rol central mucho más fuerte de lo que tenía en los últimos años. Serán importantes las gestiones desde el gobierno provincial, la motivación de Nación y desde las cámaras porque creemos que una obra pública dirigida a gasoductos tiene beneficios.

—¿Por ejemplo, cuáles son los beneficios de apostar al gas en esta etapa?

En principio nos reduce la demanda de gas que tenemos que hacer hacia los demás países, porque llegamos a más lugares del país, genera trabajo través de la obra pública y además le daría sostenimiento a los puestos de trabajo de la región.

—¿Con la crisis que hubo en estos meses las pymes no pueden pagar los sueldos y hacen depósito por debajo de los convenios. ¿Hay operadoras que están pensando en comprar algunas pymes?

No veo ese panorama por ahora, pero las pymes sí están en una situación crítica que se verá agravada en estos próximos 60 días de muy baja actividad. Que los ATP (programa de Asistencia al trabajo y la Producción) serán fundamentales para las empresas en caso de que se continúe con el impedimento de suspender trabajadores (se extendió hasta diciembre el pago de doble indemnización) y que no haya un financiamiento y flexibilización, sobre todo para las pymes que tienen deudas con grandes empresas.

—¿Qué perspectiva hay sobre los desarrollos masivos de Vaca Muerta que quedaron a mitad de camino en diciembre pasado? ¿Se tendrá la continuidad en su momento de la manera en que se pensó en 2016?

Hay empresas que están reactivando, como el caso de Shell, con el anuncio de hace unos días, todas sus operaciones. Imagino que esto también será una negociación con el resto de las operadoras, entre el gobierno provincial y nacional que deberán exigir, en la medida de lo posible, el cumplimiento de los contratos y compromisos que las operadoras tienen firmados. Sabemos de las dificultades a nivel internacional y de las restricciones de capital y de flujo de fondos que tienen pero esperamos que esto se soluciones a la brevedad. Esperemos que sea un retraso y no una suspensión de los desarrollos.

—¿A mediano plazo qué es lo que se retoma, la exportación de crudo, buscar mercados o la apuesta a los oleoductos?

Es una respuesta compleja porque primero se tiene que recuperar la demanda para que se vuelva a demandar en el mercado local los hidrocarburos en una forma habitual antes de la crisis del COVID-19 y a mediano plazo hay que trabajar en la infraestructura para el transporte. Lo que va a estar muy alejado es la apuesta al GNL, la planta de licuefacción. Uno imagina una actividad hidrocarburífera que en los próximos 12 meses estará centrada en el mercado local.

Recuadro-página-8-entrevista.jpg

LEÉ MÁS

La escala de los residuos y la etapa temprana del shale

Martín Genesio: "Se vienen 10 molinos más"

Combustibles. La recuperación pospandemia

En esta nota

Comentarios