Vaca Muerta

Gas: otra señal de precios en la crisis

Las empresas productoras y el Gobierno comenzaron el tira y afloja de un nuevo precio competitivo para la producción de gas. Nación busca tener garantizado el suministro en el 2021, cuando rendirá su primer test electoral.

POR FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

El gobierno nacional les da una nueva señal de precios a las empresas petroleras en medio de la tormenta económica. Tras la aplicación del precio sostén del crudo, ese largo reclamo de una parte de las productoras y las provincias petroleras, ahora trata de esquivar un problema incipiente. La chance de que, por el declino natural de los pozos productores de gas de todo el país, pudiera encontrarse de pronto con un panorama que se anticipa desde octubre del 2019: sin inversiones, el país puede pasar malos momentos en medio del primer test electoral que rendirá la administración de Alberto Fernández en 2021.

Así, por lo que se sabe, la semana que viene comenzará a delinear con empresas productoras su plan de precio estímulo para garantizarse un horizonte de disponibilidad de este fluido, en medio de un mercado interno derrumbado.

A trazo grueso, las empresas tomaron el debate sobre esta medida como una buena señal de precios, si bien la letra chica todavía está en pleno proceso de elaboración.

La propuesta en ciernes es tomada como una opción dentro del reino de lo posible. Por lo que se sabe, sería de aplicación irrestricta para todas las cuencas. Así, buena parte de la producción se comercializaría en el mercado interno a 3,50 dólares por millón de BTU.

La cifra se acerca a los valores de importación de gas natural licuado (GNL), de acuerdo con los últimos registros oficiales.

mas-e-p08-claves.jpg

La foto del final de esta semana muestra una de un problema que el gobierno nacional busca eludir con la iniciativa: la presión sobre el dólar en un contexto de restricciones financieras. Después de todo, fue parte de los problemas sustanciales que el kirchnerismo ya padeció, con sangrías desestabilizantes en el Banco Central de la República Argentina (BCRA) por importaciones de combustibles.

Las fuentes consultadas aseguran que el valor sobre el que se evalúa aplicar el subsidio deja al grueso de las empresas en condiciones de producir en los campos gasíferos.

Las áreas de mejores resultados de Vaca Muerta encuentran un rango de ganancias que movilizaría a la perforación, una vez que el nuevo precio entre en vigencia. “No es un precio con el que todos salgamos corriendo a perforar. Pero es una buena opción en un mercado interno de bajos precios y sin chances de indagar en el exterior en términos sostenibles”, afirmó una fuente de una de las principales productoras del país.

El subsidio atenderá una demanda signada por cierta urgencia, pero también podría ser una señal de precios hacia lo que viene. Al menos un punto de partida en un contexto en el que la única señal que había dado era mala para el sector: el freno tarifario que no respondía cómo iba a producir más gas el país sin un valor comercial que permitiera recuperar costos de producción.

La subasta de gas de esta semana en el MEGSA ofrece una postal del dilema: el promedio del precio ponderado para la entrega de gas en junio, un mes de plena vigencia del ciclo de mayor consumo interno, matizado por el derrumbe de demanda por el coronavirus, da cuenta de un valor de u$s 2,55 por millón de BTU.

Las petroleras, en este contexto, seguirán con atención la propuesta oficial en temas tales como qué porción de la producción se llevará el premio.

mas-e-p08-gnl-exportacion.jpg

Se dice que una opción es que sea el gas incremental. Vale decir: todo el gas “nuevo” o de más que se produzca en función de los objetivos declarados de un área que se hayan oficializado. En este punto, las empresas se preguntan si para el cálculo se tomará la recuperación del declino natural o habrá que acelerar de tal modo que lo único que sirva para el beneficio sea superar esa cota productiva.

A diferencia del plan que incluso todavía rige, el de la resolución 46/17 del gobierno de Cambiemos, el nuevo incentivo parece sostenible en una primera mirada. No está del todo claro cuánto gas necesitará el país hacia el 2021, algo que en buena medida dependerá del modo de flexibilización de la cuarentena y el consiguiente efecto en la marcha de la economía. Argentina no puede proyectar un subsidio más fuerte a largo plazo. En ese contexto, la medida de acuerdo a sectores de la industria aparece como una primera señal de precios para atacar una urgencia camino a un año electoral.

mas-e-p08-carrera-yacimientos.jpg

En esta nota

Comentarios