Tarifas

Tarifas: una discusión abierta y en la cuenta regresiva

Para mayo se espera la definición de las tarifas de transición. Con los porcentajes que se anticiparon desde el Enargas, se estima que no va a alcanzar a cubrir con las necesidades planteadas por las prestadoras.

Arrancó la cuenta regresiva. Muy poco tiempo queda ya para que se definan, tal como se anticipó, el esquema de “tarifas de transición” para los servicios energéticos. Todo indica que no va a alcanzar a cubrir con las necesidades planteadas por las empresas que prestan esos servicios y que tendrán más peso los porcentajes de incremento anticipados por los entes reguladores bajo intervención.

Para el caso del gas natural, se realizaron dos audiencias públicas a mediados de marzo, que fueron convocadas por la Secretaría de Energía, por un lado, y por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), por el otro.

El titular de Energía, Darío Martínez, y el interventor del ente, Federico Bernal, coincidieron en que la salida del congelamiento es el objetivo principal del proceso de renegociación y también –palabras más, palabras menos– que esa actualización que se debe aplicar a los precios de la energía no deberá ser mayor a la evolución que puedan tener los ingresos de los usuarios. Sin embargo, al momento de hablar de porcentajes, existen algunas disidencias.

En rigor, desde el Ministerio de Economía, que es a quien responde directamente Martínez, se informó con un documento oficial que, para mantener los subsidios en los niveles del presupuesto aprobado por el Congreso, la tarifa de gas tendría que aumentar por lo menos un 35%. No obstante, Bernal ya anticipó públicamente que los incrementos se ubicarán en la franja de entre un 6% y un 7% para los usuarios residenciales y de un 4% para pequeñas y medianas empresas.

En la audiencia del Enargas, que se realizó para definir la transición en los servicios de transporte y distribución, las empresas informaron que tienen un atraso tarifario del 128% y que necesitan para mantener la calidad del servicio un incremento del 50%, que en la tarifa final quedaría plasmado como un 15% de suba.

Al cumplirse un mes de las audiencias, el Enargas convocó a las licenciatarias para tener una primera reunión el jueves 15 de abril, que se celebró de manera remota. Al respecto, Bernal dijo a las prestadoras: “Se entiende oportuno continuar con las reuniones referidas, haciéndoles llegar en esta ocasión pautas de organización dentro del proceso de renegociación de cause complejo ya iniciado, y en esta instancia en particular, en aras de lograr consenso para el acuerdo definitivo de renegociación”.

gas hogar hornalla - consumo residencial.jpg

A este escenario difícil de encauzar, se agrega el problema del precio del gas. Con los datos e informes recabados en la audiencia que encabezó la secretaría, se debe definir cuánto se pagará por el gas, aunque finalmente quien decide si ese nuevo precio se traslada a tarifas es el Enargas. De hecho, Bernal dijo que podría haber una tercera audiencia pública, si es necesario, para definir ese traslado. Lo que no pase a tarifas se tendrá que cubrir con subsidios del Estado.

Si bien no estaba en agenda al momento de realizarse las primeras dos audiencias, el parate que atraviesa hoy la conexión de pozos de gas natural y pérdida de producción en Vaca Muerta, que lleva ya más de 15 días de cortes de ruta por el conflicto con el personal de Salud al que se le sumó la disputa salarial de los petroleros, ya en marzo se podía anticipar que iba a haber problemas con el abastecimiento. Con todo, las previsiones de escasez se profundizan y ponen un piso al precio del gas.

Luego de las audiencias, se dio paso a un período de análisis y estudios, y en función de eso, se decidirán los nuevos cuadros para el período de transición, que se espera esté vigente en mayo. Luego, en un plazo menor de dos años, tiene que entrar a regir una nueva tarifa, que será producto de una nueva Renegociación Tarifaria Integral (RTI), que de acuerdo con cómo está estipulado, tendrá una vigencia de cinco años.

En rigor, las tarifas están congeladas desde antes de la gestión de Alberto Fernández. Si bien el anterior presidente, Mauricio Macri, aplicó un “sinceramiento”, la devaluación en 2018 obligó a dar marcha atrás. Después vino el crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) y, a pesar de las condiciones para reducir el déficit fiscal, pudo más la inminencia del año electoral. Así las cosas, no se modifican desde abril de 2019.

tgs-tratayen.jpg

>> Transportistas: el impacto en el bolsillo

Las empresas que transportan el gas consumido en la Argentina y que abastecen en forma directa a distribuidoras, generadoras eléctricas e industrias, presentaron sus propuestas en el marco de la audiencia pública convocada por el Enargas.

Por su parte, Transportadora de Gas del Sur (TGS) solicitó una adecuación tarifaria, de transición, para el concepto de transporte del 58,6%. “Así, el caso de la categoría de usuario R.1, que tiene un consumo promedio de 214 m3 al año, paga actualmente 46 pesos promedio por mes en concepto de transporte sin impuestos. Con la aplicación del ajuste transitorio propuesto, pasaría a pagar 73 pesos promedio por mes”, detalla TGS.

En tanto, con la propuesta de Transportadora de Gas del Norte (TGN), y a modo de ejemplo, un consumidor residencial promedio del área de Gasnor en Tucumán con tarifa plena pasará de pagar 679 pesos por mes a 702 pesos por mes, lo que en términos porcentuales equivale a un aumento final para el usuario del 3,4%, correspondiendo un 2,6% al transporte y un 0,8% a los impuestos.

>> Debate: resta saldar las internas en el gobierno

  1. Emergencia energética. El diputado nacional José Luis Gioja (FDT) presentó un proyecto de ley que limita las subas de tarifas de servicios públicos para residenciales y pymes, y declara la “emergencia energética” hasta el 31 de diciembre.
  2. Discusión en Casa Rosada. En los últimos meses se generó una interna dentro del gobierno entre las posturas de mantenimiento de subsidios y la actualización de tarifas por el atraso de costos y su impacto en el presupuesto.
  3. Lo que quiere Guzmán. Días atrás, el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que habrá dos actualizaciones de tarifas en el año, con un acumulado de dos dígitos y segmentación por capacidad adquisitiva de los usuarios.
  4. Subas razonables. Alberto Fernández destacó que si se hubiera aplicado el esquema creado en el gobierno de Macri, las tarifas habrían escalado exponencialmente. “Quiero que se termine la disyuntiva de pagar los remedios o la luz”, dijo.

En esta nota

Comentarios