Sureda

Sureda: "Se necesita una macro estable y mucha paciencia"

Así consideró el consultor la estrategia para recobrar a la industria pospandemia. Sureda convocó a retomar la exploración para complementar a Vaca Muerta.

El consultor en temas de petróleo y gas José Luis Sureda brindó una videoconferencia para la comisión de jóvenes profesionales del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG) sobre el escenario energético en la pandemia del COVID-19. El ingeniero químico de amplia trayectoria en la industria repasó la necesidad de una política económica estable y que el sector apueste por nuevas exploraciones en rocas convencionales y el mar.

"La coyuntura es difícil pero nosotros tenemos el poder para decidir si nuestros problemas son coyunturales o estructurales", les planteó Sureda a los jóvenes profesionales. La crisis por la pandemia golpeó a la industria, alteró los movimientos geopolíticos y desafía a la Argentina a repensarse. "El mundo estaba más que bien abastecido de petróleo desde 2014, esto llevó a negociaciones inéditas como acuerdos entre Rusia y Arabia Saudita", comentó.

"Si antes el petróleo salía de Oriente para ir a Occidente, con la "Shale Revolution" de Estados Unidos cambiaron las reglas del juego geopolítico. Esta pandemia llega en un mundo complicado. El petróleo es un recurso gigantesco y había un desplazamiento del carbón por parte del gas natural", describió quien estuviera a cargo de la Secretaría de Hidrocarburos de la Nación en su breve paso por la política entre 2015 y 2016.

En relación al panorama nacional, Sureda comentó las peleas internas políticas y la judicialización de las tarifas fueron el telón de fondo de la búsqueda del autoabastecimiento y la reducción de los subsidios a la energía que perseguía el macrismo. En ese mismo contexto, los recursos no convencionales de Vaca Muerta empezaron a despegar y el abastecimiento fue percibido como "cada vez más abundante".

Los subsidios por metro cúbico incentivaban la demanda de gas natural en el país, sin embargo estaban beneficiendo a sectores medios y altos de la sociedad argentina, por lo que la producción seguía subiendo, explicó Sureda. "Convertirse en fuertes exportadores de hidrocarburos hubiera sido el siguiente paso, pero la pandemia nos ubica ahora en una 'nubolosa'", añadió.

"A mi me preocupa la creciente dependencia de una sola roca, de las expectativas en Vaca Muerta. Nadie niega su potencial, pero desde el punto de vista de la seguridad de suministro de hidrocarburos para el país es un peligro. La Argentina tiene que pensar también en los recursos convencionales. Hubo una ronda offshore que fue muy exitosa, que supone una apuesta muy importante. Se necesita, entonces, un mix armonioso entre los convencionales y Vaca Muerta", aseguró.

"Si me preguntan cuáles tendrían que ser las medidas básicas para poner en marcha la industria después de la pandemia, estas son una macro estable y muchísima paciencia", contestó Sureda ante la pregunta de uno de los asistentes a esta videoconferencia. El acceso al financiamiento tiene que cambiar, sin dudas uno de los problemas básicos de la gestión anterior y el gran desafío del gobierno de Alberto Fernández.

El problema estructural de la industria es que los yacimientos convencionales son muy maduros, como ocurre en la centenaria Cuenca del Golfo San Jorge, y los pozos no convencionales declinan rápido sin inversión intensiva . "Tenemos que tener un gran acuerdo exploratorio y buscar campos jóvenes convencionales para complementar lo que tenemos. Ojalá que este gobierno lo haga y que le vaya muy bien", indicó.

"El petróleo de Vaca Muerta produce cinco calidades diferentes de petróleo, no es el Medanito. Actualmente no están tipificados, en el sentido de saber cuál es el rendimiento y poder así comercializarlo. Esto le pone una incógnita al precio del crudo Vaca Muerta que hoy se vende al valor del referencial del Brent menos 12 dólares, cuando el Escalante (en Chubut) tenía un descuento de 7 u 8 dólares menos que el Brent", describió Sureda.

"Esas cinco calidades hay que llevarlas a los puertos para su exportación, se necesita toda la infraestructura para esa nueva industria. Y con estos crudos se pueden hacer los blends. En gas, la Argentina puede convertirse en un fuerte exportador. De lograrse, el precio interno puede asociarse a un 'export parity', dando el mejor precio posible para Vaca Muerta. Un precio de gas económico y un flujo de capitales muy importante también", propuso el ingeniero químico.

El consultor, que tuvo una importante trayectoria en el área de gas de Pan American Energy a fines de los noventa y buena parte de los 2000, dijo que no le gusta el rol que tendrá el "precio sostén", puesto que sólo contribuiría a las provincias en sus cuentas pero no aportará grandes cambios en la industria. Tampoco que se empiece a hablar de "otra nueva" ley para el sector, vinculada en este caso a las inversiones.

El sector aerocomercial se desplomó, tampoco no sabemos cuál será la conducta de los individuos cuando el COVID-19 se aplaque. La nueva normalidad es la incertidumbre, afirmó Sureda. El final de la pandemia lo irá regulando cada país con instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta la llegada de una vacuna para despejar todas las dudas.

LEÉ MÁS

Horizonte shale: la otra producción no convencional

Petróleo: de dónde salen los barriles de la pandemia

En esta nota

Comentarios