Sindicato

Claves del diálogo petrolero que sigue la semana próxima

El gremio petrolero y las cámaras empresarias siguen negociando tras el primer encuentro. "Fue una muy buena reunión", hizo saber Pereyra.

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa informó que las negociaciones con las cámaras que representan a las empresas petroleras continuará la semana próxima, aún sin fecha definida.

El titular del sindicato, Guillermo Pereyra, habló de una "muy buena reunión" que se desarrolló "en un clima cordial" luego del primer encuentro realizado ayer y que se extendió durante buena parte del día de forma virtual.

El diálogo había llegado en la recta final hacia la concreción de un paro que estaba previsto para el jueves de esta semana desde las 20. Fue la respuesta a días en los que el diálogo había quedado roto, en medio del posicionamiento de YPF ante sindicatos de todo el país para conseguir mejoras en la productividad en las áreas, algo que había sido tomado por el gremio conducido por Pereyra como un intento de avance en el convenio colectivo de trabajo del sector.

En este contexto, el sindicato había reclamado una suba del 16%, que estaba pendiente de la paritaria del 2019. Se trata de una actualización en función de la evolución de la inflación.

Desde la otra vereda, YPF expresó la necesidad de entablar nuevamente un diálogo, algo expresado por el vicepresidente de No Convencionales, Pablo Iuliano, que sumó el apoyo de la cámara de productoras (CEPH) y de las empresas de servicios especiales (CEOPE), lo que dio lugar al ámbito que funcionó desde ayer y evitó la realización de una medida de fuerza.

La negociación también tiene como contexto la drástica caída en los niveles de actividad en la Cuenca Neuquina que provocó que unos 17.000 trabajadores aún continúen en sus viviendas por la cuarentena del coronavirus. Este es otro de los nudos del problema.

Desde hace tres meses vienen percibiendo sus salarios de forma parcial. El gremio rubricó dos convenios para sostener esta situación en medio de la urgencia. Se estableció que el personal que no asista a sus puestos de trabajo por las condiciones de la cuarentena cobbre en torno al 60% de sus haberes, algo que para algunas pymes resultó imposible de pagar.

El último de los acuerdos con estas características rige hasta el lunes 31 de agosto. Pereyra viene diciendo en el último mes que el sindicato no está dispuesto a firmar una extensión de esas condiciones. Por el contrario, reclama que más empleados lleguen a trabajar a las áreas petroleras.

Para eso busca que las empresas "suban" más equipos en áreas productoras, un punto que se da de frente con las necesidades que plantean las compañías de tener un compromiso de mejora en la productividad. Esto, por el impacto que tiene en sus finanzas el bajo consumo de combustibles durante la cuarentena.

En buena medida, lo que también está en juego es cómo se sostienen los niveles de actividad en los meses que sigan luego de la pademia del coronavirus.

YPF, la principal productora atraviesa una complicada situación de caja. La empresa que más invirtió para el desarrollo de Vaca Muerta recibe el impacto de la baja demanda de naftas. Hoy vende cerca del 35% de los combustibles que comercializa en una situación normal, y es de ese sector de donde toma los fondos para invertir en todas sus áreas petroleras del país.

El gremio, al margen de reclamar que más empleados vuelvan a reincorporarse, le pide también a las productoras un compromiso de que no tocarán el convenio colectivo de trabajo del sector.

En esta nota

Comentarios