YPF

Iuliano: "La opción para Vaca Muerta es el mercado global"

El vicepresidente de No Convencionales de YPF, Pablo Iuliano, traza el cuadro de situación del shale e insta al gremio petrolero a retomar el diálogo.

"Vaca Muerta puede exportar 700.000 barriles de petróleo. Soy un convencido de que toda la industria puede hacerlo y en YPF lo vemos así. La opción para el shale es el mercado global del petróleo y hay que transitar el camino de la eficiencia y de la productividad que le puede abrir al país esa gran oportunidad”.

Hace dos meses que Pablo Iuliano es el vicepresidente de No Convencionales de YPF, la precursora de los desarrollos no del shale en Argentina. Estuvo en el comienzo de la historia, allá por 2012, cuando fue parte de los primeros pozos que se hacían en Loma Campana. Luego de tres años en Tecpetrol, donde también fue clave para el desarrollo de Fortín de Piedra, la principal área gasífera sobre Vaca Muerta, volvió a un lugar que considera “su casa”. “Una empresa donde me formé y aprendí buena parte de lo que sé”, sostuvo.

En diálogo con +e, habló de todo. De la perspectiva de haber estado en el comienzo y ahora en la más estricta actualidad del shale, de la ventana de tiempo que tiene Vaca Muerta para desarrollar su petróleo y no ser una nueva oportunidad perdida, de las chances globales del gas y de la búsqueda de un acuerdo con el gremio petrolero para comenzar a reactivar la actividad en la peor crisis de la historia del sector. “Los invitamos a retomar la senda del diálogo y buscar un consenso para poder levantar equipos, garantizar los puestos de trabajo y ser más competitivos”, afirmó.

–Estuvo en el desarrollo inicial de Vaca Muerta. ¿Cómo ve todo lo que pasó desde entonces?

A partir del 2012, YPF comenzó a trabajar para explorar qué alternativas había en no convencionales. Los primeros cuatro años fueron un período de pioneros. El objetivo era desarrollar Vaca Muerta sin los equipos que tenían formaciones como Permian (EE.UU.). Ver cómo allí se pudo pasar de ser un importador a un productor neto de energía a nivel mundial. Era algo que podía replicarse. Había que hacer varias cosas. Determinar que esa roca tuviese las condiciones de productividad que creíamos que tenía. YPF logró instalar a Vaca Muerta como un play fuera de Estados unidos. Y eso creo que fue el principal logro de esa primera etapa.

–¿Luego?

A partir de eso, llegó la primera gran asociación de YPF con Chevron. Una empresa muy grande, con negocios en no convencional en áreas como Permian; nos acompañó y nos ayudó a desriskear (sacar el riesgo en las áreas) en esa primera etapa. Llegaron otros acuerdos como el de Petronas. El contexto: el crudo a 100 dólares. Atraer socios de ese tipo habla de lo bien que habíamos hecho las cosas en ese período. Un aprendizaje gigantesco. YPF sobre Vaca Muerta pudo acelerar la curva de aprendizaje de lo que había pasado en Estados Unidos, y eso nos hizo ganar mucho tiempo. Y llegaron otros jugadores con acreaje como Shell, ExxonMobil. YPF optimizó toda su operación, conoció las áreas. Sin eso, claramente lo que se proyecta hoy no sería posible.

Pablo-Iuliano-YPF-02.jpg

–¿Y qué es eso que se proyecta?

Soy un convencido de que nuestro futuro es el mercado global, y hablo desde YPF, que fue el líder de exploración y de producción durante todos estos años, y es la compañía que tiene más del 60% de la actividad de Vaca Muerta. Tenemos que llegar al mercado global del petróleo. Llegar al mercado internacional para poder exportar. Poder convertirnos en una compañía que crezca y sea un exportador de petróleo y abastecer la necesidad energética interna y ofrecer esta alternativa para el país.

–¿Por qué podría hacerlo?

La verdad es que Vaca Muerta tiene mucho petróleo y mucho gas para solo quedarnos con el abastecimiento interno. Tenemos que pensar adónde llegamos con este crudo. Y para llegar a los mercados internacionales, hacer negocios y potenciar la llegada de divisas, volver a equilibrar la balanza comercial y asegurarnos el ingreso de dólares, lo que tenemos que hacer es ser competitivos. Nuestro norte tiene que estar ahí y competir, y tener la productividad y exigencia que tienen los mejores actores que desarrollan no convencional sobre todo en Permian, porque contra ese petróleo vamos a tener que competir.

–¿Cuál es el camino?

Necesitamos mejorar la eficiencia y la competitividad que tenemos. Desarrollar y hacer sustentable la cadena de valor de la industria del petróleo, fundamentalmente con la sustentabilidad de las pymes. Las pymes neuquinas forman y tienen que formar parte de un papel aún más importante. Esa es la visión de futuro que yo imagino, no solo para YPF, sino para la industria petrolera en Neuquén.

Pablo-Iuliano-YPF-03.jpg

–¿Hay una ventana de tiempo para eso, teniendo en cuenta a todos los jugadores globales?

Acá hay algo importante: nosotros esto lo tenemos que desarrollar en 10 años, no más. Porque si no lo desarrollamos en este tiempo, habremos perdido la oportunidad de generar valor y riqueza a partir del subsuelo. El tema del tiempo es clave. Si nosotros no desarrollamos Vaca Muerta en diez años, no la vamos a desarrollar nunca.

–¿Por qué?

Porque, quieras o no, de alguna manera hay alternativas de energía que comienzan a ganar terreno y lo van a continuar haciendo. Tenemos una oportunidad de corto plazo para hacerlo.

–¿En qué instancia está el diálogo con los sindicatos del sector y cómo se inscriben en ese plan del futuro del shale?

Es que una cosa está atada a la otra. El futuro, poder producir más, hacer de Vaca Muerta algo realmente grande, va a pasar por ser mejores en eficiencia y en capacitar a los trabajadores de ahora y los del futuro. Necesitamos llevar adelante proyectos de capacitación y entrenamiento. Hemos logrado acuerdos y consensos con pymes, con las cámaras de empresas productoras, las de servicio. No estamos logrando lo mismo con los sindicatos en Neuquén. Continuamos buscando acuerdos a través del diálogo. La verdad es que en la última semana con resultados infructuosos, y por eso es que les pedimos a los sindicatos retomar el diálogo para poder retomar de forma paulatina la actividad. El coronavirus llegó para quedarse y cambiar nuestra forma de vida. La industria puede retomar la actividad de manera gradual. YPF quiere trabajar, quiere levantar equipos, tiene la voluntad de hacerlo. Creemos que con todos los sectores que aportan, en una situación de caja de YPF que no es la mejor. Hoy la demanda no está recuperada. Estamos procesando a mucho menos crudo. Y en esta situación, en la cual estamos atravesando una crisis tan importante, buscamos sostener el empleo y adecuarnos a este momento.

–¿Buscan modificar el convenio colectivo?

Vamos a respetar todos los puntos del convenio, lo que necesitamos es trabajar para mejorar la productividad y sustentabilidad de las pymes. Y generar la capacitación. Por eso les pedimos que nos sentemos a trabajar, porque del trabajo de la gente depende que podamos hacer este plan para el futuro.

Pablo-Iuliano-YPF-04.jpg

–¿Cómo jugará en eso el actual contexto de precios del crudo?

Yo no tengo en la cabeza que el crudo vuelva a tener un precio de ochenta, cien dólares. Se va mantener en precios relativamente bajos, probablemente un poquito por encima de los de ahora, pero en 45/50 dólares, por lo que tenemos que desarrollar la competitividad. Y hacer que cada barril nos cueste cada vez menos, de tal manera que podamos hacer negocios por debajo de los 40 dólares. Y hacer una industria que sea resiliente, que no tenga vaivenes en los cuales en un momento tiene que parar porque deja de ser negocio. Hay que buscar costos de desarrollo que nos permitan ser resilientes.

–¿Cree en el gas a escala global?

Creo que es más de lo mismo, con algunas cuestiones distintas. En el caso del gas, hay que construir la planta de GNL. Y no estamos en la mejor posición geográfica para acceder a los mercados de Asia. Hay mucho terreno por ganar para ser competitivos. Tenemos que abastecer la demanda interna y los mercados del Cono Sur, que son una alternativa más clara en el corto plazo. Formar una base exportadora que nos permita un mercado adicional al argentino. Prepararnos para ser competitivos a menos de un dólar, un dólar el millón de BTU. La oportunidad está, hay que capturarla.

plan-gas.jpg

El precio del barril que le sirve a YPF y la productividad

“Para nosotros, dentro de nuestro plan es fundamental incrementar la productividad un 30%. Esto es, incrementar la eficiencia. Significa hacer un 30% más con lo mismo”. Ese es el diagnóstico y el objetivo que se traza la principal productora de hidrocarburos del país en el dramático contexto de crisis en el que está hoy la industria petrolera.

Para la empresa, es la única forma de garantizar recursos que le permitan poner a funcionar la rueda nuevamente cuando haya condiciones para incrementar la producción.

“De esa manera nos podríamos asegurar la caja que nos permita invertir. Venimos del peor balance de la historia. Hay situaciones preexistentes que afectaron a toda la industria y que se dan de frente con el impacto de la cuarentena”, describió el contexto Iuliano en medio de la entrevista.

El vicepresidente de No Convencional, un cargo que por primera vez tendrá su sede en Neuquén, habla de la necesidad de aplicar estas mejoras para “generar la sostenibilidad y la cadena de valor de la industria y de las pymes locales que han sido fuertemente golpeadas en esta situación de pandemia”.

“Representamos el 70% de toda la industria, hemos encontrado acuerdos con todos los sectores. Pero si no avanzamos con nuevos acuerdos que incluyan a los sindicatos, no vamos a poder volver a los niveles que eran los normales de actividad”, detalló.

En otro tramo de la entrevista con +e, Iuliano, ante una pregunta, habló del precio del barril de crudo en función de lo que le cierra a la petrolera en sus áreas de Vaca Muerta.

“Hay de todo en la canasta, pero más allá de eso, tenemos que pensar en ser resilientes. Porque no sabemos cuál va a ser el precio. Pero hay que buscar una eficiencia y un costo de desarrollo que sea suficiente para ser rentables y que si un día el petróleo está en 35 dólares no sea un problema”, afirmó.

“Yo insisto una y otra vez en este término: competitividad. Porque va a ser central en toda la cadena de valor si queremos ser competitivos a nivel mundial y no dejar de lado una oportunidad y preservar los niveles de empleo”, dijo.

Recordó que la empresa tuvo su peor balance con una pérdida de 85.000 millones de pesos en el segundo trimestre del año. “La industria está en crisis. Hoy YPF, como un gran jugador, muestra indicadores que están retrocediendo a niveles que teníamos en el 2012, hoy la situación es apremiante, el escenario internacional nos coloca en una posición en la que YPF no tiene una capacidad para invertir y sostener la actividad. Cuando llegué, nuestro plan era tener 4 equipos para el resto del año, hoy la prioridad es recuperar la caja y generar los acuerdos para paulatinamente recuperar niveles de actividad”.

En esta nota

Comentarios