renovable

El cepo importador pone en riesgo a las renovables para el verano

Las trabas a las importaciones empiezan a dejar fuera de operación a algunos equipos que no tienen repuestos para volver a funcionar. El panorama podría agravarse en los próximos meses.

Además de los problemas en la actividad de Vaca Muerta, las nuevas trabas a las importaciones empiezan a generar preocupación en Cammesa, donde observan un escenario de reducción de oferta eléctrica, especialmente en los parques de energía renovable.

Fuentes del sector indicaron a este medio que “cada vez hay más dificultades en poner en funcionamiento máquinas que se paran por problemas habituales por falta de repuestos. Hay un riesgo de potencial reducción de energía renovable en los próximos meses si no se normaliza la situación”.

Ante la consulta de +e, desde Cammesa reconocieron este riesgo que afecta a toda la industria, pero explicaron que el sector de renovables es el más perjudicado, “ya que, para estas firmas, principalmente las fotovoltaicas, no es habitual mantener stocks de repuestos o componentes dado que los fabricantes o representantes no disponen, siquiera, de algún almacenamiento global en el país que les permita este suministro para sus clientes”.

“Como las firmas han desarrollado proyectos siempre pensando en la minimización de costos de inversión, hay plantas que, para la misma capacidad de generación y origen de la tecnología, los componentes, en particular, los conversores de frecuencia, son extremadamente diferentes. Unos tienen la capacidad de colectar unas cuantas decenas de MW, mientras que otros sólo tienen capacidad de colectar, apenas, una fila de paneles fotovoltaicos. Esto hace a una gran diversidad de componentes, aún de la misma marca, lo que hace que el disponer de repuestos y/o reemplazos para varias centrales, sea, en alguna medida, bastante engorroso ya que no hay posibilidad de concentrar en unos pocos modelos y cantidades un stock suficiente para satisfacer las posibles necesidades de las distintas plantas fotovoltaicas”, agregan para clarificar la dificultad del escenario.

El problema de la aprobación de importaciones viene registrándose hace más de un año ante la falta de reservas del Banco Central. De hecho, en uno de sus primeros actos como ministro, Sergio Massa anunció en la Oil & Gas de Neuquén 2022, la puesta en marca de un “canal verde” que viabilice las importaciones necesarias para el sector.

Sim embargo, el cimbronazo que representó la sequía enterró la efectividad de este programa y las últimas medidas tomadas en el marco del nuevo acuerdo con el FMI agravaron todavía más este cuadro.

Según la consultora Eco Go, en los últimos nueve días, el ingreso de importaciones se contrajo en un 75% para poder revertir la sangría de divisas.

En el Gobierno confían que cuando llegue el desembolso de 7.500 millones de dólares del FMI, se podría normalizar, parcialmente, la entrada de repuestos vitales. Sin embargo, de continuar este rumbo, no sólo causaría un estrangulamiento inédito de la actividad económica, sino que entrarían en riesgo varias cadenas estratégicas como la energética.

“Hoy te pueden faltar repuestos para que funcione cualquier cosa en la cadena energética. Indisponibilidad de aerogeneradores, térmicas o paneles solares. Puede haber una caída en la capacidad de generación en cualquier momento”, sostiene un referente del sector.

Impuesto país

Al mismo tiempo, hay una gran incertidumbre sobre la letra chica del Impuesto País que empezarán a pagar diversos productos importados. Es que, si bien se dijo que la industria energética quedaría exceptuada, en el sector se muestran reticentes a esa información.

Hay preocupación respecto a de qué manera se van a terminar de definir el listado de excepciones de la cadena energética con una lista de productos y las posiciones arancelarias. El tema es saber qué queda adentro y qué queda afuera. Porque hay una serie de insumos que usa la cadena energética que también los usan otras actividades. Entonces es todo muy confuso”, indicaron desde la industria.

En rigor, más allá de lo que suceda con este listado de bienes, ya se está dando un encarecimiento de costos mediante la contratación de servicios como fletes, software, mantenimiento, asesoramiento y reparaciones. “Ya se siente el impacto del Impuesto País en los servicios. Eso no va a quedar exceptuado y son costos que se agregan a los proyectos. Hay unos 1.400 MW de eólica en construcción que se ponen en riesgo por falta de componentes, poder pagar un servicio al exterior y la demora en la construcción de los parques por esta incertidumbre en los costos”, agrega otra empresa líder en renovables.

La alerta máxima es que se repita el récord de temperaturas que se está viendo en el hemisferio norte durante el verano argentino, donde, además, la participación fotovoltaica suele escalar por la mayor cantidad de horas de luz.

En esta nota

Dejá tu comentario