Pymes

Pymes: seguir arriba del ring

El 10% de las empresas están al borde del cierre, según CEIPA. Agosto es un mes clave, con la esperanza de que suban más equipos de los seis en Vaca Muerta.

"Hay que mantenerse arriba del ring y recibir las piñas, pero si te bajás, perdés”, dijo un hombre que conoce la industria petrolera, y la frase bien puede graficar la situación actual de las pymes neuquinas.

El escenario en estos días es dramático para muchas, en cuanto a la caída de la facturación por la pandemia, pero la protección que hacen desde las cámaras (Ceipa, Capespe y Fecene) es que la mira de la recuperación vendrá en el primer trimestre de 2021, un horizonte lejano e inalcanzable.

“Bajarse del ring” para muchas pymes es sinónimo de cerrar las puertas, con la incertidumbre de nunca más volver a abrir, de haber perdido años de capacitación del personal en el shale, compra de maquinarias y todo un capital específico que en estos días está ocioso por la falta de actividad.

El análisis que hacen las cámaras es que el 10% de las pymes neuquinas están en serio riesgo de cerrar, debido a la falta de actividad y el endeudamiento que tienen, tanto en el tema de créditos como de capital de trabajo y equipamiento disponible que no puede facturar.

En estos días hay unas 22 empresas de servicios, de acuerdo con lo informado por Ceipa, que están analizando presentar un preventivo de crisis, un mecanismo que deja a las empresas con dificultades futuras en cuanto a contrataciones y al borde de la quiebra. “Esto no es simpático, no se trata de lo que muchos piensan que hay presiones por subsidios, la verdad es que nadie quiere cerrar”, sostuvieron fuentes del sector en diálogo con +e.

De los 29 equipos que había en febrero en la Cuenca Neuquina, hoy solo seis están en actividad, y esa número impacta en la cantidad de pymes asociadas a los servicios de exploración, perforación, fractura y terminación de pozos hidrocarburíferos en Vaca Muerta, que no pueden trabajar.

Según informaron desde Ceipa, las empresas que más están padeciendo la crisis “al borde de cierre” son las asociadas a estos servicios, y donde se ve claramente que no facturaron en relación a la actividad.

En marzo se practicaron 430 etapas de fractura (incluso al final del mes en plena pandemia), en abril hubo cero etapas en la cuenca, en mayo 28 y en junio la actividad se recuperó y llegó a 196 fracturas. Pero todo muy lejos de los números habituales.

¿Cuál es la perspectiva que tienen las pymes en la pospandemia? De acuerdo con las conversaciones que tienen con las operadoras, esperan que a partir de agosto y septiembre se suban otros seis equipos de perforación en la provincia de Neuquén, algo que traería alivio, aunque aún se estaría en menos de la mitad de las torres que había operando antes de la pandemia del coronavirus (COVID-19).

También está el factor de la demanda de combustibles. Las consultoras energéticas indican que recién en diciembre podría recuperarse el 90% de la demanda, pero la mejora de la economía no se dará en los mismos tiempos. Por ejemplo, el jetoil, el combustible que utilizan los aviones, representa al 20% de la producción y hoy está frenado debido a las restricciones en la aeronavegación por la crisis sanitaria de la pandemia.

En resumen: sin demanda, no hay recuperación de la producción y de la actividad, y tampoco decisiones de subir más equipos de perforación. El sistema es un todo asociado que decanta, finalmente, en la facturación de las pymes.

El gobierno neuquino ha implementado una serie de mecanismos financieros para ayudar a las empresas locales, pero la solución está en un escenario de fondo, y en la metáfora inicial: esta pelea se está perdiendo, pero bajarse del ring implicaría un daño mayor, a la espera de la recuperación.

Comercio. Depender de los hidrocarburos

Daniel González, president de Acipan, sostuvo que los comercios del tercer anillo que dependen de la industria petrolera han tenido una facturación dispar y que, de no aumentar la demanda, la situación seguirá siendo compleja. “Hay comercios que dependen de forma exclusiva de la actividad petrolera y esos están complicados, pero la mayoría se están diversificando”, indicó González, quien además integra Ceipa y Fecene.

Dijo que hay un sobrestock de petróleo y que antes de pensar en nuevas perforaciones, las compañías tendrán que resolver el mercado de ese almacenamiento. “Se abrió una ventana de la exportación pero que requiere mucha eficiencia y, visto este panorama, la actividad en general todavía está parada hasta que se recupere la demanda de combustibles”, concluyó.

En esta nota

Comentarios