producción

Neuquén modera su proyección sobre el crudo para 2020

En medio de las tensiones por el decreto que había frenado el barril, el ministro de Economía dio detalles de lo que espera la provincia: solo 11 mil barriles más de crudo para el próximo año.

En medio de la salida del barril congelado, y cuando todavía no se conoce a ciencia cierta en qué consistirá la política para el sector petrolero del gobierno de Alberto Fernández, la provincia moderó sus previsiones acerca de la producción de crudo y gas para el 2020.

Fue a través del ministro de Economía, Norberto Bruno, quien fue el encargado de explicar los números centrales del proyecto de presupuesto del gobierno de Omar Gutiérrez.

Si bien detalló que habrá un incremento en la producción, el crecimiento no es el que podría haberse plasmado en un contexto como el anterior a la entrada en vigencia del decreto de necesidad y urgencia 566, que quedó sin efecto el 14 de noviembre, luego de 90 días que marcaron un parate en la actividad hidrocarburífera.

Ante los integrantes de la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Legislatura provincial, Bruno puso el acento en atender en los próximos meses el desarrollo de la actividad de la industria luego del coletazo del DNU 566.

El funcionario provincial informó que el actual presupuesto plantea un incremento moderado en la producción de crudo, que sube de 160.000 barriles diarios a 171.000, algo que le permitiría a Neuquén continuar como el mayor productor de petróleo del país, con un valor del barril promedio del orden de los 57 dólares.

Las oportunidades de crecimiento en este rubro pueden impactar de manera directa en el presupuesto provincial, pero el freno del DNU provocó que desde Hacienda realizaran una previsión más conservadora.

En este marco, Bruno mencionó que el proyecto fija en 68,8 millones de metros cúbicos por día la curva de producción de gas y dispone un valor promedio de 3,3 dólares el millón de BTU. Sin embargo, distinguió que para este producto las condiciones de incremento de su curva se ven impedidos por la saturación y falta de nuevos gasoductos y, también, por los compromisos que el vecino país de Chile mantiene con otros prestadores al momento de importar el insumo.

Desde Neuquén se pueden bombear unos 80 millones de metros cúbicos diarios de gas, sin embargo esto implica poner al borde de su capacidad de transporte hacia los centros de consumo.

Por eso es vital para el crecimiento de la producción de gas nuevas obras de infraestructura.

Hay, de hecho, en proyecto: el tendido desde Tratayén (Neuquén) a Salliqueló es una opción en carpeta que ahora deberá aguardar hasta el 31 de marzo para la apertura de ofertas, luego del pedido de aplazamiento de esa instancia oficiado por parte de los interesados en la compulsa, a partir de las nuevas condiciones económicas del país, y también por el ingreso de un nuevo tramo de esa obra que antes era considerado una obra complementaria.

Con todo, el sector de la producción que podría dar un salto de magnitud de modo rápido si se generan las condiciones es el petrolero.

Como lo viene informando +e, la producción de las mejores áreas de shale oil de Vaca Muerta implicaban un crecimiento del orden del 15% anual, si bien era una estimación muy conservadora. Si se mantenía el ritmo de crecimiento que había caracterizado el primer tramo del año, esa posibilidad iba a superarse, con la consiguiente posibilidad de que el país tuviera excedentes para poder habilitar exportaciones.

Son las condiciones que ahora deben recuperarse, si es que el nuevo gobierno nacional aspira a obtener dólares frescos para la economía, tal como pareciera ser el caso.

Lo del gas requiere de más largo plazo, si bien hace meses que las nuevas autoridades trabajan en un paquete noramtivo que estimule la posibilidad de apalancar este segmento productivo.

En esta nota

Comentarios