Patagonia

La Patagonia creará una Mesa Integral del Hidrógeno

La convocatoria servirá para que la Patagonia acuerde políticas públicas que promuevan la investigación y el desarrollo del hidrógeno en la región.

En la última sesión del Parlamento Patagónico, los legisladores aprobaron crear una Mesa Integral del Hidrógeno que permita acordar una agenda de trabajo para debatir y formular políticas conjuntas que promuevan la investigación, desarrollo, uso y aprovechamiento del hidrógeno en la Patagonia.

El proyecto fue debatido en las comisiones y contó con la adhesión de todos los legisladores. “El hidrógeno es el futuro de la energía, especialmente para la Patagonia. Las distintas provincias están teniendo sus iniciativas y Santa cruz tiene una planta que data del 2010. Es una de las primeras de la Patagonia y hace poco sabemos todo el desarrollo que tuvo Río Negro con esta iniciativa”, sostuvo Gabriel Oliva, diputado provincial de Santa Cruz.

“El hidrógeno está destinado a ser la descarbonización de la economía y parte de la transición energética. Argentina se ha prometido reducir 27% las emisiones de carbono para el 2030 y ser neutrales de carbono para el 2050. El mundo está buscando estas fuentes energéticas que no impliquen gases de efecto invernadero. Tenemos mucho para cooperar en cuestiones estratégicas por lo que todas las provincias deberían tener un proyecto en común y colaborar en lo tecnológico en lo científico y también en lo normativo porque todo esto requiere de discusiones y como se van a utilizar cómo se van a usar nuestros recursos. Es una oportunidad para que la región se de una estrategia importante”, destacó.

Hidrógeno Genérica.jpg

Asimismo, la legisladora provincial de Río Negro, Adriana del Agua, aseveró que las provincias tienen recursos naturales que ayudan a la producción de hidrógeno y resaltó las cualidades del proyecto de Fortescue. “Las tierras van a ser concesionadas, no van a ser cedidas, y tendrán un órgano de control que estará integrado con Sierra Grande. Tuvo muchas dificultades económicas y esto le dará mano de obra 15 puestos de trabajo. Todos los bloques votaron a favor y eso quiere decir que, más allá de las posiciones ideológicas que tenemos, nos podemos poner de acuerdo pensando en el futuro para mitigar el cambio climático y que todos podamos vivir mejor”, subrayó y propuso que cada provincia pueda conformar una mesa de trabajo.

Su par rionegrino, Marcelo Szczygol, recordó que en 1996 se llevó a cabo un proyecto de transformar un Renault 9 naftero a hidrógeno y resaltó las bondades que tiene la Patagonia para encontrar una nueva oportunidad energética. “El hidrógeno es uno de los elementos que más abunda en la naturaleza y los procesos por los cuales se obtiene también se conocen desde tiempos remotos”.

Asimismo, ponderó que la inversión que realizará Fortescue es comparable con las inversiones que recibe Vaca Muerta. “Hay que utilizar la experiencia de Río Negro donde se van a generar 15 mil empleos de forma directa y 45 mil de forma indirecta. Eso es lo que va a cambiar a la Patagonia y tenemos que pensar en una educación que enriquezca a la producción y a la industria que nos va a permitir ser un poco más competitivos con los demás países”, consideró.

En tanto, el diputado provincial de Santa Cruz, Matías Mazú, propuso invitar a la próxima sesión del Parlamento Patagónico a los funcionarios de la Municipalidad de Pico Truncado para que transmitan su experiencia con el hidrógeno en los últimos 12 años.

“Las regulaciones muchas veces frenan los proyectos”

Así el presidente de la Asociación Argentina de Hidrógeno (AAH), Juan Carlos Bolcich, se refirió a la creación de un marco regulatorio para los proyectos en marcha y consideró que la creación de una Mesa Integral del Hidrógeno, por parte del Parlamento Patagónico, puede significar un freno para las iniciativas.

“Desde el 2006 hay una ley de hidrógeno, pero nunca se reglamentó. Ha habido avances y se propusieron modificaciones a la ley, pero no se ha concretado. O por lo menos, no hemos tenido novedades al respecto. Esa sería un buen marco normativo”, subrayó. En diálogo con +e, el precursor del hidrógeno en el país aseveró que Argentina tiene reglas claras desde lo tecnológico, pero cuando una estructura se desarrolla en exceso, generan ciertas diferencias.

“En ese momento aparecen regulaciones, decretos o leyes que muchas veces hace pesado un proyecto y aparece un freno. Es imprescindible tener algunas regulaciones, pero tampoco un exceso porque se puede terminar transformando en una burocracia, que establecen más límite que regulaciones para que se pueda encarar un emprendimiento en materia de hidrógeno o en cualquier otra circunstancia”, aseguró Bolcich.

En esta nota

Comentarios