Pampa

Pampa Energía, enfocada en la generación tras su salida de Edenor

La empresa nacional que abarca varios segmentos del negocio energético, fortalece su participación en el mercado de la generación eléctrica tras concretar este año su salida de la distribuidora eléctrica.

Por cuarto año consecutivo, Pampa Energía, la compañía del holding que maneja Marcelo Mindlin, se apresta a liderar la generación de energía eléctrica en la Argentina, con 16.469.654 MWh entregados, que equivalen al 12,3% del total producido a nivel nacional.

Para consolidar esa posición, inauguró hace pocos meses el cierre de ciclo combinado de la central térmica Genelba, ubicada en la localidad bonaerense de Marcos Paz y considerada la más eficiente del país; y encara asociada con YPF las obras de cierre del ciclo de la central Ensenada Barragán, en cercanías de la ciudad de La Plata. Ambas centrales – de las que +e participó de una reciente recorrida- forman parte de las nueve termoeléctricas que opera la compañía, las tres centrales hidroeléctricas y los 3 parques eólicos. En conjunto esos activos le ofrecen una capacidad instalada de 4.970 Mw, que sumada a las próximas expansiones de 280 Mw, incrementará la capacidad instalada total a 5.250 Mw.

Genelba se convirtió en la central icónica del grupo tras adquirirla al grupo brasileño Petrobras. Posee una potencia instalada total de 1.253 MW, lo que la hace la más grande del país al momento con 3% del parque argentino. Cuenta con dos ciclos combinados compuesto por cuatro turbinas de gas y dos de vapor, y allí acaba de concretar una inversión de US$ 350 millones para realizar el cierre del segundo ciclo combinado, ampliación que le permite generar energía para 2,5 millones de hogares.

Las obras permitieron aprovechar el vapor que generan las turbinas a gas en el proceso de generación eléctrica y sumar un 50% más a la capacidad de la planta mediante una turbina de vapor, sin utilizar una molécula adicional de gas natural.

Ubicada en un predio de 1.000 hectáreas y en un lugar estratégico pues está a sólo un kilómetro de la estación transformadora de Ezeiza, nodo de referencia del Mercado Eléctrico Mayorista al que entrega su energía, y a una distancia similar del Gasoducto San Martín del que recibe el gas para su funcionamiento como único combustible posible. La eficiencia de esta central y en consecuencia su menor costo de generación hace que sea una generadora de base, es decir que funciona prácticamente las 24 horas aportando electricidad al sistema.

Actualmente, los esfuerzos de ingeniería y de construcción de Pampa Energía están volcados en los trabajos encarados en el cierre de ciclo de Ensenada Barragán, la planta ubicada en el polo petroquímico de la localidad de Ensenada, que fue adquirida al Estado nacional en 2019 en un proceso hoy auditado por la Justicia. La central se encuentra conformada por dos turbinas a gas a ciclo abierto con una potencia instalada total de 567 Mw, que se elevará con la habilitación de una turbina de vapor Siemens de 280 MW que la llevará a 847 Mw, es decir un 2% de la capacidad instalada de la Argentina tras el cierre de ciclo.

El proceso abrirá la posibilidad de consumir gas natural o gasoil. Para este último caso cuenta con dos tanques de almacenamiento con una capacidad combinada de 45.000 m3 y, además, se está construyendo un puerto para descarga con una capacidad de almacenaje de 20.000 m3. Con una inversión de u$s 220 millones, las obras emplean a más de 1.500 trabajadores y se asegura que estará en operaciones en el segundo trimestre de 2022.

Pampa participa en la transmisión transformándose en la compañía integrada de electricidad más grande de Argentina, a través de la empresa Transener donde es socia del Estado nacional a través de la empresa Integración Energética Argentina (IEASA). Así presta el servicio público de transmisión de energía eléctrica en extra alta tensión, como concesionaria de 14.489 kilómetros de líneas de transmisión y 57 estaciones transformadoras, operando en forma directa el 85% de las líneas de alta tensión del país.

ENS_DJI_0965.jpg

> El gas de Vaca Muerta como objetivo

Hasta este año Pampa Energía era la única compañía que integraba toda la cadena del sector eléctrico con el control de la distribuidora Edenor, empresa que finalmente decidió desprenderse del 51% de su capital social en una operación comunicada al mercado por u$s 100 millones, al grupo de fondos de inversión representado por los empresarios José Luis Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti. Pampa reconoció que la operación le permitirá concentrar sus recursos en los negocios de la generación eléctrica y en la producción de gas natural. En este último caso tiene en marcha un plan de inversiones por u$s 250 millones por los cuatro años que dure el Plan Gas.Ar, de los cuales más de u$s 100 millones prevé volcar este año en sus operaciones en Vaca Muerta.

En esta nota

Comentarios