litio

Litio: el dilema de industrializar o solo exportar carbonato

La discusión sobre industrializar el mineral o exportar carbonato de litio sigue vigente entre los actores de la actividad minera.

Un gran debate divide las aguas en la industria del litio: si el país está en condiciones de proponerse la fabricación de baterías o si debe concentrarse en exportar exclusivamente carbonato de litio.

La discusión abarcó varios paneles y conversaciones de pasillo en el Seminario Internacional del Litio desarrollado en Salta, donde +e pudo recoger opiniones tanto de las provincias como del gobierno nacional y las empresas.

La primera en romper el hielo en este sentido fue la secretaria de Energía, Flavia Royón, que en su discurso de apertura afirmó que “existe una oportunidad para el desarrollo de baterías de almacenamiento en energías renovables en nuestro sistema”.

El vicepresidente de YPF Litio, Hernán Letcher, fue más allá y, en diálogo con este medio, destacó: “A finales de agosto, en la planta de Y-TEC vamos a estar haciendo el LFP, el material activo para las celdas, y a mediados de septiembre va a estar funcionando una planta para hacer las propias celdas”.

“Hay que pensar con precisión cuál es el mercado que puede alcanzar la producción de baterías argentinas. Probablemente sea para el mercado sudamericano en el futuro. Ahora, los próximos pasos son escalar esa planta. Estamos avanzando con Santiago del Estero para hacer una planta similar pero cuatro veces más grande, y en los últimos días hemos avanzado muchísimo con Catamarca, que está muy interesada en el proceso de producción del LFP”, agregó. Por otro lado, Letcher adelantó que están en conversaciones con empresas privadas para generar alianzas en este desarrollo y mencionó el caso de firmas chinas.

La provincia de Salta fue la anfitriona del evento y su secretaria de Minería, Romina Sassarini, destacó a +e: “Si bien nuestra primera meta es producir carbonato e hidróxido de litio, por supuesto que queremos que todo el resto del agregado de la cadena de valor se haga en Salta, para generar más empleo y más proveedores. Ya el hidróxido y el carbonato son productos de un gran agregado de valor. Lo que nosotros estamos trabajando con Nación es que esas medidas deben venir de la mano del sector primero de las provincias y después del sector privado, porque no podemos ahuyentar las inversiones que tanto nos costó a las provincias atraer. Entonces, lo que estamos planteando es que eso sea consensuado, ordenado y que Nación no legisle cuestiones desde el centro del país sin consultar a las provincias, sin que las provincias intervengan y sin que dispongan que efectivamente esos métodos pueden servir o no a cada una”, alertó sobre las propuestas de sancionar leyes de industrialización desde el Congreso Nacional.

“Quizás la solución no sea hablar directamente de la producción de batería. Quizás la solución para las provincias sea el abonamiento productivo anterior, sea ánodo, sea cátodo, sea celdas”, añadió en una mirada que comparte con otros distritos y empresas.

El gobernador jujeño, Gerardo Morales, se expresó en una línea similar y dijo: “Somos conscientes de que la exploración y la explotación del litio deben generar en la República Argentina un proceso gradual de crecimiento en el agregado de valor”.

Frente a la consulta de este medio, una importante productora dijo: “La prioridad debe ser fomentar el upstream, aunque apoyamos el downstream que es el proceso de baterías y celdas. Hay que tener en cuenta que geográficamente estamos hoy muy lejos de la demanda y que la batería no es solamente de litio, tiene muchos otros componentes que habría que importar”.

Otra gran jugadora quitó la responsabilidad de las productoras e indicó que el proceso depende más de “la estrategia de las industrias automotrices y el desarrollo del mercado de vehículos eléctricos, porque si la mayor demanda no está aquí y los mayores centros de fabricación de baterías no están aquí, vamos a estar importando tal vez el 80% de los componentes”.

Finalmente, una tercera empresa subrayó que en las actuales condiciones macroeconómicas del país, “hay que darle mucho ímpetu a este primer eslabón de producir carbonato de litio que requiere y demanda muchísima mano de obra y que está agregando mucho valor. Después, obviamente que sería buenísimo fabricar baterías, ojalá que se pueda tener toda la tecnología necesaria acá en el país y el conocimiento y el recurso humano para hacerlo”.

En esta nota

Dejá tu comentario