millones

Distribuidoras criticaron al gobierno y advirtieron por posibles apagones

Edenor y Edesur señalaron que las distribuidoras recibieron una recomposición del 31% desde 2019, cuando la inflación fue de más del 260%.

La distribuidora Edesur remarcó hoy que "no recibe ningún tipo de subsidio por parte del Estado ni de los usuarios", además de advertir que en los últimos tres años "sólo recibió dos aumentos", equivalentes a menos de la octava parte de la inflación acumulada en ese período.

Así lo planteó Romina Pandiani, representante de la empresa, en su exposición en la audiencia pública convocada para debatir los nuevos valores de referencia del Precio Estacional de la Energía Eléctrica (PEST).

Pandiani señaló que la tarifa del servicio eléctrico se compone de las etapas de generación, transporte y distribución, además de la carga impositiva, y que "de la factura total, la remuneración de Edesur representa menos del 30%".

"Hemos recibido sólo dos aumentos desde marzo de 2019, un 21,8% en 2021 y un 8% en febrero de este año, acumulando un 31,5% en más de tres años, en los que la inflación fue del 263%", señaló.

Asimismo, recordó que el presidente Alberto Fernández dispuso en 2020 la apertura de un proceso de negociación para delinear un acuerdo de transición tarifaria, pero que hasta el momento "no ha tenido lugar".

Mientras que Edenor consideró "injusto, arbitrario e inconstitucional" el tratamiento que a su juicio le da el Estado nacional a las compañías distribuidoras de energía eléctrica y aseguró que "pone en riesgo la calidad del servicio", al tiempo que advirtió sobre "posibles apagones".

Así lo señaló el representante de la empresa, Federico Méndez, al exponer en la audiencia pública. Se quejó por lo que considera un trato desigual, ya que sostuvo que en el caso de la distribución "las tarifas son fijadas por el gobierno" con incrementos que se ubican por debajo del resto de los precios de la economía, en tanto "otros sectores, como los productores de gas, petróleo y energía eléctrica, tienen ingresos dolarizados".

Al respecto, señaló que entre enero de 2019 y marzo de este año el aumento en las facturas de electricidad fue del 31%, "más que insuficiente para afrontar costos de la compañía, que aumentaron 229%" en el mismo lapso.

"Esto es injusto, arbitrario e inconstitucional, pero lo peor es que es un error que pone en riesgo la calidad del servicio y puede derivar en posibles apagones", alertó, para agregar que "este desbalance no se puede sostener en el tiempo".

Méndez indicó que, en 2021, las empresas del sector de generación tuvieron ganancias por $ 95.264 millones y distribuyeron dividendos por $22.390 millones, en tanto las distribuidoras registraron pérdidas por $40.134 millones y no repartieron dividendos.

También recordó que en la audiencia de febrero se informó que la necesidad de fondos de Edenor para 2022 ascendía a $56.800 millones, pero el aumento tarifario concedido le representó a la empresa ingresos por $2.900 millones.

En esta nota

Comentarios