Hidrógeno

¿Qué es y para qué se usa el hidrógeno?

Clave para almacenar energía, tanto gobiernos como empresas están investigando su desarrollo. Pero es difícil de extraer y tiene desafíos para su transporte.

El hidrógeno es un vector para acumular energía que se encuentra en el agua y en los hidrocarburos atrapado en moléculas, por lo que existen diferentes métodos para obtenerlo. Es que si bien el hidrógeno es el elemento químico más abundante del planeta, no se encuentra disponible en ningún yacimiento y es necesario obtenerlo combinado con otras fuentes.

La forma de producirlo es a través del agua o los combustibles fósiles a través de procesos como electrólisis -es el método más extendido y el que se usa en la Argentina-, gasificación, reformado, procesos biológicos o termólisis. El objetivo de tener este vector es tener seguridad de abastecimiento y acceso a grandes cantidades de energía que, a diferencia de la electricidad, se puede almacenar.

Y ese es el mayor potencial que tiene el hidrógeno para los objetivos de transición energética. Hace décadas que las investigaciones en relación a este elemento están enfocadas en cómo almacenar y hacer más eficientes a las energías renovables, cuyo principal problema es la intermitencia. Además, están realizándose pruebas para utilizar el hidrógeno como combustible.

La principal aplicación industrial del hidrógeno es el amoníaco, aunque tiene otros usos industriales en la petroquímica y química, en refinerías de petróleo y tiene un rol importante en la industria metalúrgica, electrónica y aeroespacial.

Una ventaja técnica es que al poder utilizar fuentes autóctonas para producir hidrógeno, puede reducir la dependencia de energía importada. Es así que en los países occidentales de Europa y en los países asiáticos como Japón y Corea del Sur están invirtiendo con mucha fuerza en el desarrollo científico para hacer comercialmente viable al hidrógeno.

> Grandes petroleras invierten en el hidrógeno azul

La demanda de esta tecnología, además de las presiones para acelerar la descarbonización, llevó a que las propias empresas de petróleo y gas se lanzaran a invertir en esto. Más empresas históricamente "hidrocarburíferas" ahora están lanzadas a diversificar sus áreas de trabajo con energías renovables e hidrógeno, como es el caso argentino de YPF que con Y-TEC pretende tener sus propia propuesta de hidrógeno verde.

El hidrógeno cuando reacciona con el oxígeno del aire produce agua, así que de ese modo no genera ningún compuesto de carbono como sí sucede con los combustibles de origen fósil. Hay pruebas piloto en el mundo para emplearlo en motores de combustión interna como camiones, buques y aviones.

Sin embargo, el hidrógeno presenta cierta dificultad para producirlo y es considerado peligroso por ser altamente inflamable. Por eso, su transporte y almacenamiento significan un verdadero desafío. Otra dificultad que tiene que resolver la industria es que para producir hidrógeno se generan pérdidas en cada etapa de transformación, por lo que la búsqueda de eficiencia se orienta a que no sea más rentable seguir teniendo energía desde la fuente primaria.

1-hidrogeno-verde-PRINC.jpg

> Y-TEC lanza un consorcio para el desarrollo del hidrógeno

La producción de hidrógeno mediante electrólisis del agua a partir de energías renovables es el método más extendido y que se conoce hace más de 200 años. Un "electrolizador" tiene celdas electroquímicas para provocar la reacción que provoca la ruptura de la molécula del agua generando así oxígeno e hidrógeno gaseosos.

El gobierno de Río Negro tiene el Plan Estratégico de Hidrógeno Verde que cuenta con el apoyo de Fortescue Future Industries (FFI), una división renovable e industrial de Fortescue Metals, la minera que tiene actividad en varios países del mundo.

El hidrógeno tiene una larga historia en la Argentina. Uno de los asesores del proyecto del gobierno rionegrino es nada menos que Juan Carlos Bolcich, presidente de la Asociación Argentina de Hidrógeno, quien fue uno de los impulsores de la primera Planta Experimental de Hidrógeno en Pico Truncado, en la provincia de Santa Cruz, construida en 2003, que contó con el interés de Canadá, Alemania y Japón. Actualmente está parada pero existen chances de reactivación.

> Entrevista con Juan Carlos Bolcich

En esta nota

Comentarios