Hidrógeno

Grandes petroleras invierten en el hidrógeno azul

Shell, Equinor y Chevron son algunas de las gigantes del mundo petrolero que trabajan en hacer viable el uso comercial del hidrógeno.

Compañías como Shell y Equinor, que tienen importantes inversiones en el desarrollo de los hidrocarburos de Vaca Muerta, están metidas de lleno en las inversiones por el hidrógeno. Con diversas plantas experimentales, estas empresas que vienen del mundo de los combustibles fósiles están buscando una alternativa menos contaminante y aliada a los objetivos de reducción de emisiones que se exige en todo el mundo.

El hidrógeno azul es clave para la reducción de los gases de efecto invernadero mientras avanza la tecnología que permita expandir el hidrógeno verde, a partir de energía renovable.

Equinor pretende llevar a gran escala el hidrógeno azul, pero necesitará alianzas entre varios actores. “Las soluciones bajas en carbono en sí mismas son proyectos grandes, integrados y complejos que requieren financiamiento público”, dijo Neri Askland, asesor en descarbonización de la compañía noruega, en un webinar organizador por la revista Upstream.

“El hidrógeno azul será un trampolín hasta que alcancemos ese punto de ruptura alrededor de 2030, donde veremos que la electricidad basada en energías renovables en realidad será más barata”, señaló, por su parte, Jane Ploeger, jefa de tecnología de productos de aplicaciones industriales de Siemens Energy.

Paul Bogers, vicepresidente de hidrógeno de Shell, opinó que las empresas están más enfocadas en las inversiones a largo plazo de infraestructura. “Si esperamos hasta que todo sea completamente transparente y sepamos exactamente qué incentivos existen tanto para los emisores como para las personas que desarrollan el esquema, simplemente nos vamos a quedar sin tiempo y tenemos ocho semanas antes de la COP26”, expresó en su intervencion durante la conferencia SPE Offshore Europe 2021.

La Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) prevé inversiones por u$s 1.000 millones en proyectos e infraestructura para el hidrógeno hacia 2030.

Recientemente, Chevron firmó un memorando de entendimiento con la firma Cummins para forjar una alianza estratégica en la búsqueda de oportunidades de negocio comercialmente viables en hidrógeno. De este modo, otro gigante del mundo de los hidrocarburos decide meterse en la investigación de este nuevo combustible.

La petrolera estadounidense, que también pisa firme en Vaca Muerta en sociedad con YPF en el bloque Loma Campana y con su propio yacimiento shale conocido como El Trapial, tiene un acuerdo con Caterpillar para desarrollar hidrógeno en unidades de transporte. “Colaborar con Chevron es una gran oportunidad para demostrar la viabilidad del hidrógeno como fuente de combustible”, dijo Joe Creed , presidente de Energía y Transporte del grupo Caterpillar.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera anunció la creación de la primera molécula de hidrógeno a partir de energías renovables con fines comerciales. “Chile tiene un gigantesco potencial para transformarse en un líder en el mundo en materia de eficiencia y bajos costos en la producción de hidrógeno verde”, dijo el mandatario del vecino país.

En la Argentina, además de la iniciativa que tiene YPF -a través de Y-Tec y un consorcio de empresas-, tambíén está el proyecto de Fortescue con la provincia de Río Negro y la histórica planta que produce hidrógeno a través de electrólisis en Comodoro Rivadavia a cargo de Capex/Capsa. Crece el interés en este combustible del futuro.

hidrogeno h2 genérica.jpg

> Combustible del futuro

Hace 20 años, Shell abrió la primera estación de servicio de vehículos propulsados por hidrógeno en Islandia. Por aquella época, BP también experimentaba con autobuses en Londres. Hoy el hidrógeno es un negocio de interés para los grandes inversores y una política de estado para los gobiernos de todo el mundo. Incluida la Argentina con el Foro del Hidrógeno 2030 y la apertura de las investigaciones con más firmeza de parte de YPF en este terreno.

Los países con enormes reservas y recursos de gas natural podrían apostar al hidrógeno azul, por lo que el gas es considerado el combustible de la transición energética. Ahí entra Vaca Muerta, con su creciente producción de shale gas, con el objetivo de lograr la seguridad de suministro -pese a la caída de los campos maduros-, abrir mercados de exportación y ser un apoyo para proyectos de hidrógeno en el país.

“El mundo va hacia un lugar donde Argentina tiene todo para ofrecer”, definió el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. “El cambio climático tiene cada día respuestas concretas desde la ciencia y la industrialización, y requiere un esfuerzo de organización política”, apuntó.

En esta nota

Comentarios