Hidrógeno

El proyecto de hidrógeno pierde consenso y no se trataría este año

La iniciativa acapara un rechazo casi unánime del sector energético y del arco político opositor, que asegura tener un proyecto de hidrógeno mejor.

Así como el marco regulatorio propuesto para el GNL recibió una aceptación considerable por parte de la industria energética y el arco político argentino, el proyecto de ley de hidrógeno generó un rechazo casi unánime que le otorga muy pocas chances de tratamiento en Diputados.

En un documento firmado por los principales jugadores y think tanks del sector como el CEARE (Centro de Estudios de la Actividad Regulatoria Energética - UBA), la AAEE (Asociación Argentina de Energía Eólica), la UTN Buenos Aires, Valle de H2 Verde del Hinterland de Puerto Quequén, la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), la Cámara Eólica Argentina (CEA), la Asociación de Generadores de Energía Eléctrica de la República Argentina (AGEERA), el Instituto de Energía de la Universidad Austral, y el Círculo de Políticas Ambientales y Transición Energética Sostenible, se expresa una “preocupación” respecto al contenido de la iniciativa por incorporar “trabas, objetivos inalcanzables, y amenazas a la competitividad del hidrógeno argentino”.

“No parece existir un análisis realista de la industria del hidrógeno y la altísima exigencia en materia de competencia por sus costos a nivel internacional”, destacan y enumeran una serie de críticas como el régimen de retenciones, la exigencia de contenido nacional y la falta de un plan estratégico.

“No debería existir ningún tipo de retenciones, el porcentaje de contenido nacional es impracticable, se crean impuestos y estructuras burocráticas innecesarias y la ley carece de metas cuantificables que impiden evaluar las políticas”, sostiene un especialista en el tema.

A nivel político, la opinión del arco opositor es igual de negativa y aseguran que, de tan malo, el proyecto no se puede mejorar con modificaciones y se debe presentar uno nuevo. A diferencia del GNL, en este caso Juntos por el Cambio sí tiene un consenso interno respecto a un proyecto presentado por la mendocina Pamela Verasay. El problema es que el oficialismo no estaría dispuesto a tomarlo como propio y, por lo tanto, todas las partes prevén que finalmente se terminará pateando el debate para el año que viene.

"El tratamiento viene lento y nos llegan observaciones de todo tipo. Más que modificaciones hay que ver qué se quiere hacer. La comisión aún no está constituida y no hay fecha", explicó Verasay.

“Nosotros creemos que es razonable que haya legislación específica para, de alguna manera, fomentar y destrabar estos proyectos. En el caso del hidrógeno, Juntos por el Cambio hace tiempo que viene planteando una discusión legislativa sobre ese tema, sin éxito, del lado del oficialismo. Nosotros pensamos que el nuestro proyecto es mejor, digamos, por temas específicos”, manifestó Nicolás Gadano a +e.

“La ley no responde a la necesidad de poner el foco en el potencial exportador de argentina en esta industria. Terminan poniéndole sobrecostos y barreras a la industria y le quitan competencia internacional. Necesitamos el proyecto de ley para que algunas inversiones ya comiencen a desarrollarse, pero no podemos cometer errores por el apresuramiento. Esto requiere un debate en profundidad y lograr un alto nivel de consenso político en cuál es la dirección que le queremos dar al desarrollo del hidrógeno en la Argentina”, opinó el referente en temas de energías renovables y ex Diputado por Cambiemos, Juan Carlos Villalonga, ante la consulta de este medio.

Uno de los máximos expertos en economía energética del país cuestionó, en diálogo con +e, la lentitud con la que se está tratando el tema por parte de Argentina y la oportunidad desaprovechada en relación a la visita al país de Úrsula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

“Una de las principales políticas europeas viene a la Argentina y pasa desapercibida, mientras que en Chile aprovechan para firmar un acuerdo histórico con la Unión Europea para impulsar las exportaciones de hidrógeno verde”, afirmó.

El enojo de la industria pasa, principalmente, por los dos años que se perdieron en presentar un proyecto que está lejos de los lineamientos conversados. “Justamente lo que no abunda en esta carrera es el tiempo”, coinciden.

Según pudo averiguar este medio, el miércoles hubo una reunión de asesores en la comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados, donde ya fue girado el proyecto, y prácticamente no se registraron avances. “El termómetro de la reunión indicó que el oficialismo no piensa en hacer un trámite exprés y va a ser difícil que se trate”, reveló una fuente al tanto de las conversaciones.

En esta nota

Dejá tu comentario