gas

Wood Mackenzie advierte un salto en las importaciones de GNL

Así lo ve la consultora internacional, en un reciente informe con críticas al Plan Gas. Propone tener cuidado en la intervención.

La agenda nacional para el sector del gas incluye temas como el precio en boca de pozo, un plan de estímulos a la producción y la regulación del mercado para no tener desabastecimiento en los próximos inviernos. Wood Mackenzie realizó un informe sobre la situación de la Argentina en materia gasífera, aconsejó revisitar el panorama del 2002, donde algunos errores estarían repitiéndose, y no perder la oportunidad de los enormes recursos de Vaca Muerta.

La pandemia debilitó a la ya alicaída economía del país, dándole un puntazo final que obligó al gobierno de Alberto Fernández a establecer medidas de cuarentena, distribución de ingresos (como el IFE y los ATP) y el congelamiento de las tarifas. Entre ellas, claro, las de gas. Wood Mackenzie señala que Enargas utilizó un tipo de cambio atrasado (u$s 42, cuando el oficial está en u$s 70) y tampoco se revisaron tarifas de transporte y distribución desde abril del año pasado.

Mauro Chávez, analista principal para temas de gas en América Latina de Wood Mackenzie, explicó que los yacimientos no convencionales tienen un fuerte declive sin inversión intensiva, como ha explicado en otras notas +e por eso Vaca Muerta sufrió con más rapidez el golpe de la pandemia. Para evitar la escasez, Chávez señaló que la Argentina necesitará otra terminal de regasificación de GNL, de cara al 2022. Caso contrario, las importaciones llegarían a u$s 3000 millones.

"Como las importaciones de GNL son pagadas por el estado- a través de IEASA- con transferencias del tesoro nacional, esto podría agregar más estrés a la capacidad de Argentina para pagar la deuda externa", advirtió Chávez. “Argentina tiene los recursos naturales para proporcionar servicios energéticos competitivos a su población e industrias. A pesar de las buenas intenciones, la intervención del gobierno en los mercados puede tener consecuencias no deseadas", añadió.

En los últimos años, la Argentina tuvo un boom del sector gasífero de la mano de las innovaciones en la explotación de rocas shale. Compañías de primer nivel, como YPF y Tecpetrol, tienen concesiones que dieron ejemplo mundial sobre tecnología para producir shale gas en Vaca Muerta. La enorme producción se convirtió en un problema al faltar mercados, tanto internos como una estrategia para evacuar el fluido en el exterior a través del GNL.

La pandemia del nuevo coronavirus impactó negativamente en toda la economía del país y los campos hidrocarburíferos, aunque fueron declarados esenciales sólo trabajaron con guardias mínimas. La baja actividad por el freno de la demanda llevó a que los campos shale declinen rápidamente. Desde mediados de mayo se pueden ver movimiento en los pozos de gas, con el objetivo de completar tareas pausadas en marzo y para cumplir con la demanda estacional por el invierno.

Al respecto del Plan Gas 4 que pagaría u$s 3,5 el millón de BTU, Wood Mackenzie observa: introducción de riesgos de pago desde el gobierno, incertidumbre a largo plazo, una posible competencia desleal y subsidios cruzados indiscriminados. "Hay otros precios de mercado y los mecanismos de contratación que podrían ser más eficientes y proporcionar la supervisión que el mercado argentino de gas necesita", opinó Chávez.

En ese sentido, Chávez propuso que la adopción de contratos a largo plazo con precios en moneda mixta, complementados por subastas a corto plazo para abordar los desequilibrios. "Podría proporcionar un marco sólido para el sector de gas del país", indicó. En relación a los usuarios más vulnerables, el referente de la consultora expresó que pueden fortalecerse la cobertura de tarifas sociales.

LEÉ MÁS

El gas le da un leve respiro a Vaca Muerta

En baja: el shale oil y la caída de mayo

En esta nota

Comentarios