Energía Renovable

La inversión en fósiles fue seis veces mayor que en renovables

El año pasado se agregaron más de 256 gigavatios (GW) de capacidad de energía renovable a nivel mundial, superando el récord anterior en casi un 30%. Sin embargo, el sector de los hidrocarburos siguió en auge.

Durante el año pasado, las restricciones a la circulación y las medidas económicas asumidas frente a la llegada de la pandemia de coronavirus tuvieron un notorio impacto en la producción y en el uso de la energía renovable, indicó la organización REN21 a través de su informe global.

De acuerdo al documento del grupo de expertos, en 2020, la demanda de energía primaria registró una reducción de alrededor de un 4%, que resultó en una caída del 5,8% en las emisiones de dióxido de carbono al ambiente.

Para la entidad, la energía renovable experimentó un aumento récord de nueva capacidad de energía a nivel mundial y fue la única fuente de generación que experimentó un aumento neto en su capacidad total. En este período, la inversión en capacidad de fuentes limpias aumentó, de manera ligera, por tercer año consecutivo, mientras que las corporaciones continuaron rompiendo récords de abastecimiento de electricidad renovable.

Además, el informe explica que, en la etapa evaluada, la producción de biocombustibles para el transporte disminuyó y las ventas de vehículos eléctricos mostraron una expansión.

“El año pasado, la energía renovable alcanzó su participación más alta observada en la combinación de electricidad mundial, en un 29% estimado, debido en gran parte a los bajos costos operativos y al acceso preferencial a las redes eléctricas durante los períodos de baja demanda”, detallaron.

CLIMATE-CHANGE-EU-JUSTTRANSITION.jpeg
FOTO DE ARCHIVO: Una turbina de molino de viento generadora de energía es fotografiada durante la puesta de sol en un parque de energía renovable en Ecoust-Saint-Mein, Francia, 6 de septiembre de 2020
FOTO DE ARCHIVO: Una turbina de molino de viento generadora de energía es fotografiada durante la puesta de sol en un parque de energía renovable en Ecoust-Saint-Mein, Francia, 6 de septiembre de 2020

Durante 2020, se agregaron más de 256 gigavatios (GW) de capacidad de energía renovable a nivel mundial, superando el récord anterior en casi un 30%, mientras que, en los últimos años, los costos de producir electricidad a partir de energía eólica y solar bajaron significativamente, donde el valor promedio global de la electricidad de la energía fotovoltaica a escala de servicios públicos disminuyó un 85% desde 2010, mientras que los costos de la energía eólica terrestre cayeron un 56% durante el mismo período.

Sin embargo, el reporte del grupo mundial que reúne a representantes de la ciencia, gobiernos y ONGs, advirtió: “Incluso cuando las emisiones globales disminuyeron en 2020, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera continuó aumentando a niveles récord”.

En este punto, los especialistas de REN21 hicieron énfasis en la necesidad de lograr un cambio estructural para alcanzar los objetivos climáticos a largo plazo. “A pesar de los bloqueos y la caída de la actividad económica, particularmente a principios de año, no hubo una mella duradera real en las emisiones globales como habían anticipado algunos pronósticos. Ya para finales del período, mientras la mayoría de los países seguían lidiando con la pandemia, las emisiones de CO2 se habían recuperado fuertemente de sus mínimos anteriores, aumentando en diciembre a niveles que eran un 2% más altos que el año anterior”, explicaron.

Según la entidad, “solo cinco de las economías miembros más grandes del mundo del G20 establecieron objetivos para lograr una cierta proporción de energías renovables en el uso final de energía”, donde se destacan la UE-27, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido.

“Los obstáculos que han frenado el progreso en el sector de las energías renovables en los últimos años persistieron durante 2020, ya que por primera vez, el número de países con políticas de apoyo a las energías renovables no aumentó con respecto al año anterior”, señaló el grupo, quien afirmó que la inversión en combustibles fósiles fue seis veces mayor.

"Las principales empresas de hidrocarburos siguen invirtiendo mucho en proyectos de extracción de petróleo y gas, y solo una pequeña parte de sus inversiones totales se destina al sector de las renovables, donde se espera que algunas firmas no alcancen sus propios objetivos de inversión en energía verde", señalaron.

En esta nota

Comentarios