descarbonización

La descarbonización con Vaca Muerta como aliada

Transición. Además de una apuesta a las renovables y al hidrógeno, el Gobierno argentino mantiene en su agenda la gasificación de consumos energéticos.

El informe de Lineamientos para un Plan de Transición Energética al 2030 que presentó la Secretaría de Energía de la Nación se lanzó en el marco de los compromisos asumidos por Argentina para reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y contribuir a la lucha contra el cambio climático. El documento establece medidas de eficiencia energética, el impulso de las energías renovables y la creación de una hoja de ruta para lograr un complejo productor y exportador del hidrógeno como nuevo vector energético. Además, la estrategia tiene en cuenta la implementación de una serie de decisiones tendientes a gasificar consumos energéticos que actualmente son abastecidos por medio de combustibles líquidos derivados del petróleo.

Respecto de este último punto, tras la presentación de los lineamiento volvieron a ponerse en valor Vaca Muerta y sus recursos, en particular el gas natural, y reitera que para la estrategia de autoabastecimiento es necesaria la aceleración del desarrollo de los yacimientos con objetivo en la roca shale.

Al respecto, ante la consulta de +e, Ernesto Díaz, vicepresidente para América Latina de Rystad Energy, señaló que el gas es un combustible “fundamental” en el camino hacia la transición energética a la que se dirige el mundo. “Vaca Muerta puede jugar un papel muy importante para aprovechar el potencial que tiene con el recurso y exportar por barco a los mercados de mayor consumo”, sostuvo.

Para Díaz, “las metas que fijó el Gobierno van en línea con las expectativas de las principales potencias a nivel global y con lo que se estuvo hablando en la Cumbre COP26, en la ciudad escocesa de Glasgow, pero no dejan de ser metas que dependen de acciones prácticas”.

De cara al futuro, el documento de Energía detalla que el desarrollo del sector hidrocarburífero local permitirá aportar las divisas necesarias que el proceso de transición hacia una matriz más limpia requiere y advierte que la actividad del crudo y el gas “se constituye como una fuente de energía primaria estratégica, como complemento para la expansión de las energías renovables”.

“La realidad es que con la incertidumbre que tenemos en términos de financiamiento, de inversiones y de desarrollo de infraestructura, es difícil plantear iniciativas para los próximos 10 años. Tenemos urgencias para el año que viene y tenemos barreras muy grandes, como por ejemplo el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, afirmó Díaz.

En este sentido, el referente de Rystad Energy consideró que “es muy interesante lo que podemos plantear en términos de exportación de gas de Vaca Muerta” y destacó los recursos naturales con los que cuenta Argentina y su capacidad para impulsar al sector de las fuentes renovables a través de los vientos, la radiación solar y el litio.

“Ahora existe la posibilidad de que esa energía limpia pueda ser exportada mediante el hidrógeno”, afirmó. “Nuestro país puede generar un impacto mucho mayor exportando energía que planteando metas internas de transición energética en un contexto de incertidumbre”, detalló.

Por su parte, Alex Valdéz, ex director de Hidrocarburos de Neuquén y un ingeniero con extensa trayectoria en la industria hidrocarburífera, remarcó el rol fundamental de Vaca Muerta en el sendero hacia el recambio de la matriz energética y resaltó la importancia de los combustibles fósiles en los diversos procesos productivos. “Hay que ir pensando en encontrar este camino de dejar los fósiles, que puede ser disminuyendo el consumo, racionalizando la energía y haciendo más eficiente su empleo”, dijo.

El experto hizo hincapié en “resolver los problemas macroeconómicos del país” para apuntalar a Vaca Muerta, cuya actividad consideró clave para llegar a la instancia de transición energética. “Debemos hacer un sinceramiento de toda la situación y sentarnos a caminar con esta joya de Vaca Muerta, que es la última bala de plata que nos queda”, agregó Valdéz.

> Y-TEC y su plataforma de trabajo

A mediados de 2020, Y-TEC anunció el lanzamiento del Consorcio para el Desarrollo de la Economía del Hidrógeno en Argentina (H2ar), una iniciativa creada para avanzar en el desarrollo integral de la cadena de valor del elemento en el país, desde la producción hasta la aplicación local y la exportación.

El Consorcio H2ar, liderado por la compañía de tecnología de YPF y el Conicet, está integrado por más de 30 firmas y participa activamente del foro “Hacia una estrategia nacional Hidrógeno 2030”, la propuesta del Consejo Económico y Social (CES) destinada a analizar las potencialidades de impulso de una matriz energética inclusiva y sustentable.

El consorcio H2ar le permite a las empresas socias contar con información y herramientas para potenciar la generación de capacidades técnicas. Además, propicia un espacio para crear negocios innovadores en un sector al que el gobierno nacional quiere prestarle particular atención por el potencial que tiene en el futuro energético global.

Hidrógeno Genérica.jpg

> Futuro: el camino rionegrino hacia el hidrógeno verde

El acuerdo con la empresa australiana Fortescue Future Industries, firmado recientemente por el presidente Alberto Fernández y presentado en la cumbre climática de Glasgow, tiene por objetivo llevar adelante una inversión de 8400 millones de dólares en la provincia de Río Negro, donde se construirá una planta de producción de hidrógeno verde.

El proyecto Pampas, que será emplazado en la mina subterránea de Sierra Grande, busca convertir a la provincia en un polo mundial exportador de hidrógeno verde en 2030, con una capacidad de producción de 2,2 millones de toneladas anuales.

El anuncio fue realizado en el marco de la Cumbre Climática COP26, tras la reunión de trabajo que Fernández mantuvo con el presidente de Fortescue, Andrew Forrest, su CEO, Julie Shuttleworth, y el presidente para la Región de Latinoamérica, Agustín Pichot.

“En poco tiempo nuestro país podrá convertirse en uno de los proveedores mundiales de este combustible que va a permitir reducir drásticamente las emisiones de carbono en el mundo”, afirmó el presidente argentino Alberto Fernández tras la firma del acuerdo con la empresa de origen australiano.

Una vez finalizados los estudios preliminares del proyecto, se dará comienzo a la construcción de la planta, la cual será edificada en un total de tres etapas. La fase piloto iniciará en 2022 y contará con una inversión estimada en 1.200 millones de dólares, donde se prevé producir unas 35 mil toneladas de hidrógeno verde.

Más adelante, para 2024, la compañía iniciará la primera etapa productiva, con una inversión aproximada de 7.200 millones de dólares, que producirá unas 215 mil toneladas del elemento, el equivalente para cubrir el consumo eléctrico de más de un millón de hogares, y se extenderá hasta el año 2028.

“Este anuncio no solamente es para Río Negro y el país, sino para el mundo. Estamos hablando de una agenda en la cual ésta provincia y la Argentina tendrán un papel muy importante”, dijo la gobernadora Arabela Carreras tras el anuncio de Fortescue al presidente Alberto Fernández, en Glasgow.

En esta nota

Comentarios