China

China inicia proyectos de carbono pese al avance de la crisis climática

China anunció una gran cantidad de nuevos proyectos de carbón y acero con altas emisiones de carbono en la primera mitad de 2021.

Por David Stanway

SHANGHÁI (Reuters) - China anunció una gran cantidad de nuevos proyectos de carbón y acero con altas emisiones de carbono en la primera mitad de 2021, según mostró el viernes un estudio, pocos días después de que un informe clave de la ONU instara a tomar medidas inmediatas a nivel mundial para frenar el uso de combustibles fósiles y evitar un cambio climático descontrolado.

El impulso se produce mientras los expertos en clima exhortan a los Gobiernos de todo el mundo a tomar medidas drásticas ante los fenómenos meteorológicos extremos que se están extendiendo cada vez más, como los incendios letales, la sequía e incluso las mayores precipitaciones de los últimos 1.000 años en el centro de China, fenómenos que, según los expertos, están directamente relacionados con el impacto humano en el medio ambiente a través de las emisiones de dióxido de carbono.

"El resto del mundo está recibiendo el mensaje de que es hora de abandonar el carbón, pero los intereses del sector en China están dando largas, y el Gobierno central no les pone freno", afirmó Christine Shearer, directora del programa de carbón de Global Energy Monitor (GEM), el grupo de expertos estadounidense que elaboró el informe sobre los proyectos de carbono de China en el primer semestre junto con el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA), con sede en Helsinki.

Durante el primer semestre, China, principal consumidor de carbón del mundo y fuente de gases de efecto invernadero que contribuyen a calentar el clima, anunció planes para construir 18 nuevos altos hornos de carbón, más que en todo el año pasado, según la investigación de CREA-GEM. También se han propuesto otras 43 unidades de centrales eléctricas de carbón, según el estudio.

China ha prometido reducir las emisiones de carbono a cero para 2060, pero se enfrenta a cada vez más llamamientos a establecer objetivos más ambiciosos y a actuar con mayor rapidez.

China, principal consumidor de carbón del mundo y fuente de gases de efecto invernadero que contribuyen a calentar el clima, anunció planes para construir 18 nuevos altos hornos de carbón. China, principal consumidor de carbón del mundo y fuente de gases de efecto invernadero que contribuyen a calentar el clima, anunció planes para construir 18 nuevos altos hornos de carbón.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas advirtió esta semana en un informe de casi 4.000 páginas que el cambio climático había "afectado a todas las regiones habitadas del planeta" y que corría el riesgo de descontrolarse.

Sin embargo, según el estudio CREA-GEM, China inició la construcción de 15 gigavatios (GW) de nueva capacidad de energía a partir de carbón en el primer semestre. Es un ritmo más lento que el del año pasado, pero aun así equivale a una central por semana, y es suficiente para abastecer a unos 4,5 millones de hogares, más que en ciudades del tamaño de Londres o Nueva York.

"RITMO DE CAMBIO ANQUILOSADO"

Las emisiones de gases de efecto invernadero de China se dispararon tras el fin de los confinamientos de COVID-19 el año pasado, y las tasas de aumento sólo empezaron a disminuir en el segundo trimestre de este año, según el estudio CREA-GEM.

Lauri Myllivirta, analista principal de CREA, dijo que, aunque China está tratando de frenar los préstamos inmobiliarios para la construcción de nuevas viviendas, que son un factor clave en el reciente aumento de las emisiones, la continua inversión en energía y acero a base de carbón es "preocupante".

"Aquí es donde se necesita un cambio mucho más rápido, y el actual ritmo de cambio anquilosado no está en consonancia con la urgencia de reducir las emisiones mundiales", dijo.

China aún no ha comentado el informe del IPCC, y ya ha dicho que sólo empezará a reducir el consumo de carbón a partir de 2026.

Xie Zhenhua, máximo representante de China en materia de clima, declaró la semana pasada que los objetivos actuales ya requerían "esfuerzos extremadamente arduos", dado que las emisiones totales del país alcanzarán su punto máximo en 2030 con una tasa per cápita inferior a la de Estados Unidos, Japón o Europa.

En esta nota

Comentarios