Bolsonaro

Bolsonaro despidió a su ministro de Energía por el aumento de combustibles

Adolfo Sachsida sustituirá a Bento Albuquerque. El presidente brasileño instó a Petrobras a no subir más los precios de las naftas.

Por Gram Slattery y Lisandra Paraguassu (Reuters) - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sustituyó este miércoles a su ministro de Energía, Bento Albuquerque, por un alto funcionario del Ministerio de Economía, la más reciente señal de la agitación política provocada por las subidas de los precios de los combustibles de la petrolera estatal Petrobras.

Adolfo Sachsida sustituirá a Bento Albuquerque, un almirante retirado de la marina brasileña que había estado en el cargo desde que Bolsonaro asumió la presidencia en enero de 2019. Sachsida, el nuevo jefe del Ministerio de Minas y Energía, también ha sido parte del Gobierno de Bolsonaro desde enero de 2019, primero como secretario de política económica bajo el ministro de Economía Paulo Guedes y luego como su principal asesor estratégico.

Bolsonaro había instado a la petrolera estatal, cuyo nombre formal es Petroleo Brasileiro SA, a no subir los precios de los combustibles, y la atacó por sus enormes ganancias, pese a que los brasileños se enfrentan a un alza de los precios en las gasolineras.

Momentos después, la empresa reportó un beneficio trimestral de unos 9.000 millones de dólares, casi 40 veces más que en el mismo trimestre del año anterior. Petrobras subió el lunes los precios del gasóleo en un 9%, diciendo que el aumento estaba en línea con su política de seguir los precios internacionales.

https://twitter.com/ASachsida/status/1524335386369138692

No quedó claro de inmediato cómo afectará a Petrobras la renovación en el ministerio. La empresa no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Bolsonaro había despedido al presidente ejecutivo de Petrobras en abril, para sustituirlo por un firme defensor de los precios de mercado.

Albuquerque, sin embargo, había sido visto como un baluarte contra la interferencia política en la empresa, una amenaza particularmente aguda a medida que la inflación se convierte en un tema central en las elecciones presidenciales de este año, para las que Bolsonaro no es el favorito.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar