yacyretá

Aceleran las obras de ampliación de Yacyretá

En septiembre la construcción de la represa del brazo Aña Cuá ingresará en su pico de obra. Más de 3.000 obreros trabajarán día y noche.

La histórica bajante del Río Paraná no detiene el avance de las obras de la única represa hidroeléctrica en construcción de la Argentina, lo que permitirá que el proyecto Aña Cuá ingrese en septiembre en su pico de obra. Los trabajos para la ampliación del complejo Yacyretá a poco más de un año de inicio y esta semana superaron al 90% de avance de obra de las tareas de excavación, la más avanzada de las distintas etapas licitadas y que son ejecutadas por el consorcio Astaldi, Rovella Carranza y Tecnodil.

La obra de la nueva represa hidroeléctrica Aña Cuá, tiene previsto el inicio del pico de la obra civil para septiembre con el proceso de hormigonado masivo, lo que permitirá alcanzar en 2022 los 3.000 empleos y el monto máximo de la inversión. La maquinización del brazo ampliará la potencia instalada en 270 MW, y otorgará una generación estimada anual de 2000 gigawatts por hora (GW/h). Esto permitirá ampliar la capacidad de generación de energía de la Central Hidroeléctrica Yacyretá aproximadamente entre un 9% y un 20% según fluctúe el nivel de agua del río Paraná, realizando un aprovechamiento de los caudales que deben ser erogados por razones ambientales.

El proyecto de la represa ubicada entre Ituzaingó, provincia de Corrientes, demanda una inversión de US$ 400 millones que es financiada con recursos propios de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), por la venta de energía a ambos países, y deberá estar finalizada en 2024. El año próximo será el período de mayor desembolsos, ya que la Entidad proyectó necesidad de US$ 180 millones, poco menos del costo total, muy por encima de los US$ 53 millones de 2021.

Yacyretá representa el 45% de la energía hidroeléctrica generada en el país y es largamente superavitaria por la venta de energía, pero a pesar de ello depende del presupuesto que anualmente le asigna el Estado nacional que siempre resulta mucho menor a los ingresos. Esto generó en los últimos ocho años una deuda a favor de la Entidad de US$ 3900 millones, en el caso de la Argentina que toma el 90% de la electricidad del complejo, y de unos 450 millones del lado paraguayo.

El director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Ignacio Barrios Arrechea, y el director de la obra Fabián Ríos, indicaron a +e en una reciente recorrida por Aña Cuá que "el pico de la obra civil comenzará en septiembre con el hormigonado masivo". A partir de ese momento, el empleo se incrementará hasta alcanzar los 3000 trabajadores directos e indirectos, y a partir de marzo próximo comenzarán a llegar los primeros componentes de los elementos electromecánicos.

En los últimos días, comenzó a funcionar la planta principal de hormigón de la empresa Holcim, que sufrió retrasos por las detenciones obligadas que sufrió en este primer año de obras debido a la pandemia de coronavirus y por haber estado retenida en la Aduana más tiempo de lo previsto parte de la maquinaria importada.

Los directivos precisaron que la generación de las tres turbinas que fabrica la multinacional alemana Voith Hydro -junto al equipamiento de transformadores de Siemens- que equiparán a la represa facturará entre US$ 6 y US$ 7,5 millones al mes, por lo que "la inversión se recupera en pocos años, y todo con financiamiento propio".

Represa Aña Cua _ Hidroeléctricas 004 (1).jpg

También se destacó que se trata de una obra de bajo impacto ambiental ya que no genera nueva superficie inundada ni relocalizaciones, por lo que el caudal ecológico actual de unos 1.000 m3/ segundo se mantendrá de la misma manera tras la maquinación del brazo pero con un aprovechamiento energético.

De esta manera, Aña Cuá -ubicada 15 kilómetros aguas arriba de Yacyretá, sobre la presa de cierre lateral derecha- ofrecerá una generación eléctrica continua ya que deberá cumplir con el compromiso ambiental de un caudal mínimo constante de 1000 metros cúbicos por segundo (m3/s) adoptado por Argentina y Paraguay a la hora de gestionar el financiamiento de Yacyretá.

La oferta de la obra se concretó en cinco licitaciones ya adjudicadas para obra civil, componentes electromecánicos, consultoría de ingeniería, provisión de transformadores y servicios de inspección.

Solo resta para antes de fin de año, explicaron, definir el tendido de la red de interconexión para vincular la generación de Aña Cuá al complejo de Yacyretá y del sistema eléctrico nacional, por unos US$ 18 millones adicionales. El diseño final también prevé el canal aductor a la central, la embocadura, la casa de máquinas, el canal de fuga, un sistema de trasferencia de peces para la sostenibilidad del ecosistema del río y una playa de interconexión con sus líneas de transmisión.

En esta nota

Comentarios