Vaca Muerta

Vaca Muerta: ya suman 24 perforadores en los yacimientos

La actividad necesita más perforación, puesto que el fracking está orientándose a los pozos DUC y a muy pocos nuevos pozos por el Plan Gas.

El número de equipos de perforación en los yacimientos de Vaca Muerta llega a 24, según los últimos datos del Ministerio de Energía y Recursos Naturales de Neuquén a los que accedió +e. Implica un repunte, pero todavía el número está lejos de la prepandemia cuando en enero del año pasado había 33 y mucho más atrás de los 53 previos al DNU 566 del 2019.

Justamente la perforación es la actividad que está faltando para que la industria hidrocarburífera de la Cuenca Neuquina tenga un nuevo salto, dado que el movimiento de sets de fractura está orientado a terminar tareas que quedaron pendientes en la cuarentena más dura (abril y mayo) y a completar los pozos DUC (perforados pero no completados), tal como detalló +e.

El incremento de la demanda de combustibles y los estímulos del Plan Gas.Ar le dieron un impulso a la industria. De tener 20 mil trabajadores suspendidos y con sueldos reducidos, en la actualidad quedan 1.300 operarios en esa condición. Este mes termina el acuerdo por el 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo que contempla a los stand by y se espera que más trabajadores vuelvan al campo.

No obstante, sin un número mayor de perforación esta reactivación que atraviesa Vaca Muerta podría ingresar a un cuello de botella. Cuando se termine el stock de DUC's, la producción se estancaría y la actividad no podría generar empleos, retrocediendo casilleros con mano de obra ociosa. Estos temas están en la agenda nacional y de la Ofephi (cuya presidencia la tiene Neuquén) para alentar una ley de inversiones petroleras.

Perforadores en Neuquén - Marzo 2021.jpg

Abril fue el mes más duro con cero equipos de perforación y cero etapas de fractura realizadas. La incertidumbre era enorme en todo el mundo y en la industria petrolera nadie sabía cuándo se volvería a producir cuando las cuarentenas eran estrictas para evitar la propagación del COVID-19 y acondicionar los sistemas de salud. Todo esto ocurrió en aquella "primera ola" del nuevo coronavirus y la actividad se congeló.

Las campañas de vacunación alentaron a los mercados y el petróleo actualmente está en la órbita de los u$s 60 por barril, tocando un máximo de 70 hace 10 días. En la Argentina se observa con atención la fluctuación del Brent y las operadoras con redes de estaciones de servicio están planeando subas en los surtidores que si bien tiene impacto en los bolsillos de los trabajadores, lo cierto es que es la vía que tienen para fondearse y reactivar a pleno la industria hidrocarburífera.

En esta nota

Comentarios